La violeta africana es una planta pequeña que destaca por su color y muy fácil de cuidar.  También es conocida como Saintpaulia. Hasta el siglo XIX era desconocida en Europa, donde se empezó a cultivar en diferentes colores. En origen era azul y de ahí se fueron sacando híbridos que son los ejemplares que suelen verse hoy. En la actualidad, es habitual verlas de color violeta, azul, morada o blanca.

La violeta africana es una planta de interior y puede vivir en verano en penumbra. No necesita demasiada luz en verano. En invierno, en cambio, sí necesita mucha luz. Pero evitando siempre que el rayo de sol le dé directamente.

Debes tener en cuenta que esta planta tiene unas raíces muy pequeñas y endebles, para la cantidad de las hojas que tiene.  Normalmente tenemos la costumbre de regar las plantas por arriba, es decir, por las hojas.  En el caso de esta planta no. De ahí que cuando riegues la planta nunca se le eche agua directamente a la hoja.

Por otro lado,  se recomienda poner el tiesto en un plato y echar el agua en ese plato para que la planta vaya absorbiendo el agua según va necesitando. Pero hay que evitar que la raíz entre en contacto directo con el agua. Aunque a veces más que el propio agua lo que necesita es que el ambiente esté húmedo.

Cómo cuidar una violeta africana

En cuanto a su reproducción, se puede reproducir por semilla, pero no se suele hacer.  Lo más habitual es que se haga por hoja con un pequeño trozo de tallo.  Por ello, si queremos que se reproduzca esta planta no deberemos coger ni las hojas más antiguas, ni de las más nuevas del centro.  Habrás de coger una hoja de tamaño medio de la zona que no esté ni en el centro ni en la parte exterior de la planta.

A continuación te explicamos todos los trucos para que sepas cómo cuidar las violetas africanas y de paso puedes convertirla en un elemento más de decoración en tu hogar de una forma muy original.

¿Que necesitas para cuidar una violeta africana?

  • 1 maceta con violeta africana
  • 1 recipiente grande en el que podamos sumergir la planta en agua, pero sin que ésta la toque.
  • 1 recipiente más pequeño donde entre nuestra maceta
    Cómo cuidar una violeta africana
  • Piedras pequeñas.
  • Flores cortadas (pueden ser margaritas por su mayor durabilidad).
  • Otra maceta, si hubiera que trasplantarla o quisiéramos plantar una hoja para tener una nueva planta.
  • Para reproducción:
    • Tiesto
    • Turba
    • Arena o perlita
    • 1 o varias hojas de violeta africana
    • Alambre
    • Bolsa de plástico
    • Hormonas herbáceas
    • Fungicida

Instrucciones para cuidar una violeta africana

  1. Vamos a poner en un recipiente de cristal amplio y alto, el cual llenaremos de agua hasta la mitad.
  2. Si quieres puedes adornarlo con flores como por ejemplo, margaritas cortadas, ya que son flores que duran mucho.
  3. A continuación toma el recipiente más pequeño.
  4. Introduce piedras pequeñas.
  5. Coloca el recipiente con las piedras en el centro del recipiente con agua. De esta manera, conseguimos que la planta esté un ambiente húmedo, pero sus raíces no lo tocan.
  6. Violetas africanas cuidado y reproducción. En el caso que tengamos que trasplantar la planta a otra maceta, la violeta africana no requiere de una tierra especial.  Necesita una tierra a base de turba que sea fibrosa y que no lleve ningún otro tipo de sustrato. Pero sí habrá que darle abono en el agua de riego. A continuación te explicamos cómo puedes reproducir la violeta africana. Ya verás cómo es muy sencillo. Además agarran enseguida y  se compactan y florecen en el mismo año.
  7. Deposita tierra mezclada con perlita o arena. Si no tienes hecha la mezcla, no te preocupes puedes hacerla tú mismo. Tan solo necesitas mezclar a partes iguales la turba con la perlita o arena.
  8. Corta una hoja con un poco de tallo de un ejemplar de violeta africana. Deja unos 2 ó 3 centímetros de tallo.
  9. Moja el tallo con hormonas  de tallo herbáceo. (También se emplean con arbustos este tipo de hormonas)
  10. Mete el tallo de la hoja en la tierra hacia la parte externa del tiesto o recipiente. Introdúcela en la tierra hasta que toque la base de la hoja. Ahora inclínalo hacia el borde.
  11. Puedes colocar varias hojas en un mismo tiesto, si así lo deseas.
  12. Una vez colocado las hojas, regamos la tierra.
  13. Con un alambre harás una especie de campana y cubrirás todo con una bolsa de plástico transparente.
  14. Cierra la bolsa.
  15. Pasadas 6 semanas, verás que en el centro habrá empezado a formarse  un pequeño anillo de hojas.
  16. Perfora la bolsa con un agujero para que empiece a oxigenarse. Y así también la ayudas a que empiece a tomar contacto con el exterior.
  17. Al cabo de dos o tres meses tendrás una planta con muchas hojas. Ya puedes sacarla de la bolsa.
  18. Observa que la hoja madre irá desapareciendo y en 30 días comenzará a florecer.

Consejos para cuidar una violeta africana

  • Si  el sol le da directamente a la planta le quemará las hojas y dejará de florecer.
  • Al introducir la planta en otro recipiente también nos resulta más sencillo realizar su riego por abajo y no por las hojas.
  • También puedes utilizar como recipiente grande esa pecera o terrario que ya no usas y q no sabes qué hacer con él.
  • En el caso que hayamos decidido no introducir las piedras en el recipiente habrá que retirar el agua del plato al cabo de media hora. Tiempo más que suficiente para que la planta haya absorbido el agua que necesita. Recuerda que no debe estar en contacto con el agua con el fin de evitar que se estropeen las raíces.
  • Si el mundo de las plantas y las flores te gusta no puedes dejar de visitar nuestra categoría dedicada a las flores con información interesante y que seguro te será de utilidad.

¿Te ha gustado?
39 usuarios han opinado y a un 97,44% le ha gustado.