Una de las flores más atractivas que existen son los narcisos, unas flores que han conseguido cautivar a millones de personas gracias a sus bonitos colores ligeramente amarillentos.

Estas plantas llevan viviendo millones de años literalmente sobre la tierra, teniendo incluso más antiguedad que los seres humanos. Estas plantas viven en terrenos con bastante humedad y con temperatura tirando a fría.

Por este motivo, se suelen situar a orillas de los ríos, con la distancia suficiente para tener humedad, pero sin llegar nunca a ser encharcados, ya que como vamos a ver después, el agua es buena pero en su justa medida.

Los narcisos se encuentran muy presentes en la cultura popular, ya que han conseguido ser la fuente de inspiración de muchos poetas, los cuales han comparado a la belleza de mujer con la de los dulces narcisos, algo que ha hecho que se consideran muy importantes en la vida diaria de cada uno.

Y no es para menos, ya que estas plantas de color blanco y amarillo son de las más bonitas que existen, teniendo a su vez un olor muy agradable que gustará a cualquiera sin lugar a dudas. Esto ha provocado que cada vez sean más cultivados en los hogares de todo el mundo, ya que sin duda es un planta que se puede criar para fines estéticos y ornamentales.

Eso si, como siempre digo cuando hablo de plantas, hay que tener cuidado con ellas, por la sencilla razón de que son seres vivos, ya que estrictamente hablando realizan las tres funciones vitales, es decir, nacen, crecen y se reproducen, como todos los seres vivos que hay sobre la faz de la tierra.

Con esto quiero decir que al igual que tenemos que saber cuidar a una mascota y saber cómo cuidarnos a nosotros mismos, también tenemos que saber cuidar a los narcisos, ya que son unas plantas que tienen una muy buena estética y que merecen ser cuidados como se merecen, es decir, como seres vivos.

Eso además es beneficioso para la estética de tu hogar, ya que cuanto mejor cuidado esté un narciso, más bonito va a ser en tu hogar y va a tener un mejor efecto estético en las visitas y en la gente que vaya a tu casa con regularidad.

También va a conseguir que tengas un jardín precioso, un jardín que también sea capaz de inspirar a poetas y a otros autores que están deseosos de poder disfrutar de un jardín como el tuyo, un jardín tan bonito que incita a la locura.

Locuras de artistas aparte, también tenemos el lado negativo de no cuidarlo. Si no cuidamos bien a esta flor, no sólo no va a crecer bien, sino que se va a marchitar, tornando en una desagradable color negro, el cual no sólo no es estético en tu jardín, sino que da una imagen de falta de higiene alarmante.

Por este motivo, debemos aprender a cuidar a estas flores, para que así tengamos a uno de los mejores jardines que existen con una de las mejores flores que existen.

Si no has cuidado nunca una flor de este tipo y no sabes nada de jardinería, no tengas miedo, ya que realmente este es un tipo de flor que puede cuidar todo el mundo, siempre que siga los pasos que te ofreceré y tenga un poco de dedicación y constancia con la flor, tratándola como el ser vivo que es .

Si quieres aprender cómo cuidar un narciso y saber además todos los secretos para que crezca sano, estás en el lugar correcto. Ahora mismo te lo voy a explicar aquí en los siguientes  pasos, así que presta atención.

Instrucciones para cuidar un narciso

  1. Preparar la tierra:
    El primer paso que tenemos que dar a la hora de cuidar un narciso, es preparar la tierra, es decir, tratar de que la tierra esté lo suficientemente lista para poder ser preparada de la manera correcta. Lo que debemos hacer en este caso, es preparar una tierra con el suficiente abono, el cual tendrá los nutrientes que esta flor necesita para poder sobrevivir. Una vez que la tengamos lista, debemos meterla en algún espacio o tiesto de suficiente tamaño, ya que así vamos a poder tener al narciso en una zona espaciosa, donde va a tener margen de crecimiento y sin duda va a poder crecer sin problemas de espacio y sin que tengamos que hacer cosas raras como hacer trasplantes, los cuales pueden estropear la flor para siempre.
    Narcisos: Cómo cuidar un narciso
  2. Climas ligeramente fríos:
    Lo segundo que tenemos que tener en cuenta a la hora de cultivar narcisos, es que estas plantas prefieren climas ligeramente fríos, con un poco de humedad. Eso si, todo hay que decir que estas plantas no sólo pueden vivir en estos climas fríos, sino que también van a ser capaces de vivir en unos climas un poco más cálidos. Sin embargo, lo que es perfectamente aconsejable es que vivan en climas un poco más fríos de lo normal, para garantizar el correcto crecimiento de estas preciosas flores. Entre el clima en el cual pueden vivir mejor, tenemos el clima de la zona norte de España, lugares en donde hay mucha humedad, pero que también da un poco sol, siendo así lugares ideales para que estas plantas crezcan correctamente.
  3. Luz solar un poco, sin pasarse:
    En tercer lugar, lo que tenemos que tener en cuenta a la hora de cultivar narcisos es la luz solar, ya que si conseguimos que estas tengan suficiente incidencia de luz, podrán crecer de una manera correcta. Eso si, luz solar pero sin abusar demasiado, ya que si da demasiado el sol, las plantas se van a secar y siendo una planta que está acostumbrada al medio de vida húmedo, no es que sea una gran idea secar estas plantas. Lo que hay que hacer en su lugar es colocar la planta en lugares donde de el sol de refilón, es decir, lugares sombreados pero por poco.Un buen ejemplo es una galería cerrada de una casa, en la cual no suele dar el sol directamente, pero sí que hay mucha radiación solar porque el sol entra y se queda allí. De esta manera, el narciso va a poder disfrutar del sol , pero también va a poder mantenerse siempre húmedo.
    Narcisos: Cómo cuidar un narciso
  4. Cuidado con el invierno:
    Aunque el sol directo sea un enemigo del narciso, esto no quiere decir que sea del todo afín al frío, ya que al igual que hay que tener cuidado con el sol y con verano, también tenemos que tener cuidado con el frío y con el invierno.Esto es principalmente por las temidas heladas, es decir, un fenómeno meteológico en el cual las temperaturas son tan bajas que el agua se congela. Estos fenómenos suelen suceder a primera hora de la mañana, en el cual la temperatura es muy baja. Lo que hay que hacer para evitar que el hielo de las heladas congele las plantas, es tratar de refugiarlas lo máximo posible del frío. Por ejemplo, puedes guardarlas dentro de un tiesto si las tienes en un jardín o puedes montar una especie de invernadero para refugiarlas de este fénomeno. Sea lo que sea, trata de que no se congelen las flores, ya que si esto ocurre, la planta morirá.
    Narcisos: Cómo cuidar un narciso
  5. Regar a menudo:
    Tienes que tener muy en cuenta que esta flor es propensa a vivir en zonas húmedas, en las cuales haya más agua que sol. Esto quiere decir, que esta es una de las plantas que hay que regar muy a menudo, entre 2 y 3 veces al día. Eso si, no hay que malinterpretar nada, ya que lo que no queremos es que la tierra donde está nuestra flor se convierta en una piscina. En su lugar, lo que vamos a hacer es regar lo justo para que la tierra esté siempre húmeda, lo cual es bastante. Lo que debemos tratar de evitar siempre son los charcos, los cuales son los mayores enemigos de las plantas, ya que literalmente las ahogan. Igual que los seres humanos no pueden tolerar gran cantidad de agua pero necesitan lo justo para vivir, las plantas operan de la misma manera.
    Narcisos: Cómo cuidar un narciso
  6. Podar las flores de vez en cuando:
    Finalmente como consejo final para cuidar un narciso, te diré que de vez en cuando, tienes que podar las flores de la planta,especialmente si están marchitas. Si por ejemplo has puesto las flores en invierno, han salido en primavera y ya estamos en Otoño, las flores habrán comenzado a cambiar de color y a cambiar ligeramente su vitalidad, haciendo que cada vez estén más caídas, algo que literalmente va a suceder hasta que se mueran las flores. Lo que hay que hacer es podar las flores antes de que se marchiten del todo, ya que si no hacemos esto, no vamos a poder garantizar que salgan el año que viene. Si podamos a tiempo, la planta no se va a contaminar por la necrosis de la flor, teniendo además más tiempo para regenerarse de cara a la primavera que viene.
¿Te ha gustado?
11 usuarios han opinado y a un 90,91% le ha gustado.