Qué es la buganvilla

Sin duda si has viajado alguna vez a las zonas costeras de Murcia o Alicante habrás visto en más de una ocasión esta planta. De tipo trepador, se caracteriza por sus bonitas flores de colores intensos. Es una planta verdaderamente bonita y puede tener flor durante todo el año si se planta en climas cálidos. De ahí que en el sur de España sea muy utilizada para dar vida a jardines privados. Es muy cubriente pero algo sucia, pues sus flores caen con bastante frecuencia al suelo. Y son verdaderamente numerosas. Sin embargo, si te gustan los colores brillantes y los jardines con un toque alegre, sin duda la buganvilla es tu planta.

La buganvilla forma parte de la especie Bougainvillea y adquiere muy diferentes nombres dependiendo de la zona. En España se denomina Buganvilla pero por ejemplo en Colombia o Cuba se conoce como Trinitaria. En Perú se denomina Papelillo mientras que en Argentina o en Uruguay se denomina Santa Rita. Curioso, ¿verdad?

Al ser trepadora permite adaptarla a prácticamente cualquier tipo de superficie. Pueden llegar a medir entre 1 m e incluso alcanzar los 12 m de altura. Son ideales a modo de ornamentación para los jardines. Por ejemplo:

  • Para delimitar espacios. Muchas personas las usan para delimitar los jardines colocándolas en las vallas. Al ser trepadoras terminan cubriendo toda la superficie y creando una ilusión óptica verdaderamente maravillosa.
  • Para crear arbustos y setos floridos. Son fáciles de podar y se les puede dar la forma que se quiera. Incluso redondeada o de fantasía.
  • Para hacer bonsáis. Los amantes de esta planta y del precioso arte del bonsái, pueden usar las buganvillas para fabricar estos pequeños arbolitos. Quedan verdaderamente espectaculares.

Cuidados y cultivo de la buganvilla

Esta planta se caracteriza por ser fuerte y resistente. Tanto a las plagas como a los cambios climáticos. Sin embargo, si quieres que luzca verdaderamente bonita, no está de más conocer cuáles son sus cuidados. Hagamos un repaso de los principales a continuación.

  • Debe de recibir gran cantidad de luz. Esta planta mostrará toda su belleza si dispone de suficiente iluminación. En caso contrario irá perdiendo las hojas de manera habitual y no dará flor. Si la colocas en el jardín haz lo posible para ubicarla en la zona con mayor cantidad de sol. Ojo, ponla siempre lejos de la piscina pues pierde muchas hojas.
  • Temperaturas. Ya hemos explicado que la variante más fuerte aguanta hasta los -7º C. Es a partir de los 5ºC cuando comienza a perder hojas. La temperatura ideal para esta planta es la que se da desde la primavera al otoño. En las zonas más cálidas no pierde tantas hojas. En invierno, por norma general, sí pierde más cantidad pues bajan las temperaturas. No es recomendable para zonas con heladas. En caso de plantarla deberá de hacerse en macetas para poder introducirlas en el interior del hogar durante los periodos más fríos del año. Si se mete dentro de casa en invierno, o se planta en interior, hay que recordar que en esta época la planta ha de descansar. Es decir, debe de tener una temperatura más fresca y un mínimo riego. En caso de no poder introducir la planta en el interior lo mejor es taparla con plásticos durante el invierno para que aguante bien las heladas y las temperaturas bajas.
  • Para regarlas… en verano han de regarse unas 2 o 3 veces por semana si están dentro de casa. En caso de estar fuera será suficiente 1 vez a la semana. En invierno cuando notemos la tierra seca.
  • Poda. La buganvilla se poda durante el invierno en los climas cálidos. Si se planta en clima frío lo mejor es podarla en primavera. Para podar esta planta en jardín lo más sencillo es cortar todos los brotes que han nacido durante la temporada en los laterales. Hay que dejar una distancia de seguridad de 5 cm con el tallo principal. No hay que cortar sobre los brotes nuevos, sino por encima de ellos. Si ves que hay tallos muy largos, lo mejor es que los cortes. Con el tiempo terminan debilitándose debido al peso de la propia planta.
  • Abono. Para aquellas buganvillas plantadas en maceta lo mejor es abonarlas cada 15 días durante la primavera y el verano. En caso de estar plantada directamente en jardín ni siquiera necesita abono. Como te comentábamos es una planta muy resistente y fuerte que crece a la perfección sin ayuda.

Colores de la buganvilla

En realidad lo que conocemos como “flor” de la buganvilla no lo es. Se trata de brácteas que protegen a la verdadera flor. Esta es más bien pequeñita y con colores blancos.

¿Habías oído alguna vez este término? Pues bien, cuando hablamos de brácteas nos referimos a una parte de la planta que botánicamente no se corresponde ni a la flor ni a la hoja. Las brácteas están a medio camino entre las hojas y el perianto. Su función principal es proteger a la flor de manera directa. Esta parte de la planta no se encarga de llevar a cabo la fotosíntesis.

Por norma general las especies de esta planta que más se cultivan son dos:

  1. La Bouganvillea spectabilis.
  2. La Bouganvillea glabra.

Estas dos variedades se caracterizan por su alta resistencia al frío. De ahí que sean las que más plantan en los jardines de todo el mundo. Ambas pueden aguantar temperaturas bajo cero. La spectabilis puede resistir perfectamente hasta los -3º C, mientras que la glabra es capaz de mantenerse estupenda hasta los -7º C. Como hemos explicado unas líneas más arriba dan flor durante todo el año en los climas cálidos. Incluido el invierno. En el resto florecen desde la primavera hasta el otoño. Así que contarás con un jardín muy florido y atractivo durante la mayor parte del año.

Independientemente de la variedad, todas las plantas pertenecientes a esta especie se caracterizan por su enorme colorido. Que va desde los rosas a los blancos, pasando por los amarillos e incluso los morados. Normalmente las que más se ven son las lilas y las de colores rosáceos. Sin embargo puedes encontrar muchas tonalidades diferentes. Pregunta en tu vivero habitual para localizar las que más se ajusten a tu diseño de jardín. Las amarillas quedan verdaderamente espectaculares, al igual que las blancas.

Muchos diseñadores de jardines hacen combinaciones verdaderamente increíbles con los diferentes colores que ofrece la buganvilla. Esto, unido a su capacidad de adaptarse a cualquier tipo de forma y su increíble fortaleza, las convierte en unas plantas muy polifacéticas.

Plagas de la buganvilla

La buganvilla suele ser resistente a todo tipo de plagas. Sin embargo, nuestros queridos “bichitos de jardín” pueden terminar por “hincarle el diente” a esta preciosa planta trepadora. Entre las plagas más comunes que puede sufrir la buganvilla se encuentran sin duda las siguientes:

  • Ataque por cochinillas. La cochinilla suele ser una de las plagas más habituales que sufren este tipo de plantas. Se trata de un insecto que parasita en las plantas. Las hembras son más pequeñas que los machos y de aspecto redondo. Los machos, sin embargo, son más alargados y disponen de alas. Para alimentarse de las plantas usan una especie de pico por el cual chupan la savia. Al hacerlo segregan una especie de líquido con alto contenido en azúcar. Este líquido sirve como caldo de cultivo para el hongo Negrilla. Como su nombre indica es un hongo de color negro que ataca a las zonas donde las cochinillas han extraído la savia. Esta plaga es relativamente complicada de eliminar porque este insecto tienen un caparazón duro que le permite protegerse de los insecticidas. El primer paso es empapar un disco de algodón en alcohol metílico por las hojas y tallos afectados. Esto suele funcionar muy bien en las plantas de interior, aunque no tanto en las de exterior debido a su amplio tamaño. El siguiente paso consiste en rociar insecticida. Este se encarga de erradicar sobre todo las larvas que todavía no tienen el caparazón duro. Cuantas más numerosas sean las larvas, más eficaz es el tratamiento. De ahí que deba de llevarse a cabo en el periodo de cría de la cochinilla. Se aconseja hacer 2 aplicaciones preventivas a principios de mayo o junio. La segunda aplicación ha de darse unas tres semanas después. Una vez que se localice la plaga se han de realizar por lo menos 3 aplicaciones con un lapso de 15 – 20 días entre cada una de ellas. En el caso de los jardines lo mejor es hacer el tratamiento de choque en invierno y las aplicaciones preventivas en mayo – junio. Con el paso del tiempo es posible deshacerse de esta plaga.
  • Pulgón. El pulgón es otra de las plagas más comunes que puede sufrir esta o cualquier otra planta de jardín. Es normal que tanto en el interior como en el exterior nuestras plantas terminen siendo atacadas por estos insectos en algún momento de su vida. En general existen diferentes especies que atacan indiscriminadamente a todo tipo de plantas y cultivos. Sabemos que nuestras plantas tienen pulgón cuando vemos el insecto en sí (que puede llegar a medir hasta 3 mm), cuando las hojas permanecen enrolladas y están algo babosas y mordidas. Cuando los brotes más tiernos se encuentran mordisqueados y por la aparición de manchas de color amarillo o verde donde la planta ha sido atacada. Suele aparecer con facilidad en la primavera y el verano. En combinación con la poca humedad en el ambiente y la abundancia de fertilizantes. Las hembras son las que se encargan de transmitir esta plaga de una a otra planta pues las hay con y sin alas. No ponen huevos, sino que los paren. Al igual que la cochinilla el pulgón clava un pico chupador por medio del cual accede a la savia. Cuando pican a la planta la infecta. Para eliminar esta planta hay que retirar las malas hierbas y hojas secas. De esta manera evitamos que se refugien en estos espacios. Si no ha afectado a mucha parte de la planta, lo mejor es eliminar las hojas afectadas directamente. Lo que mejor funciona contra plagas abundantes son los insecticidas sistémicos. Es decir, aquellos que se introducen en la savia y hacen que el insecto muera cuando la chupa. Se ha de tratar durante todo el año por lo menos 3 veces en total. La primavera y el verano son sin duda 2 épocas en las que hay que realizar el tratamiento. El remedio ha de aplicarse en el envés de la hoja.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda para conocer una de las plantas trepadoras más bonitas que hay. Si quieres conocer más datos sobre plantas, no dejes de visitar nuestra sección de jardín.

Si quieres compartir con nosotros tus conocimientos sobre la buganvilla escríbelos en el apartado de comentarios. Como siempre desde doncomos te damos las gracias por leernos.

¿Te ha gustado?
7 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.