Las violetas son unas plantas que son tan importantes, que incluso le dieron el nombre a un color que es exclusivo de las mismas. Estas plantas tienen un olor muy bonito y una gran estética en tu hogar, así que aprender a cuidarlas te puede garantizar tener un jardín precioso.

Las violetas son unas plantas de origen tropical, las cuales son del color que las da nombre, aunque hay alguna mutación rara de otro color que son de la misma especie. Estas plantas son fáciles de cuidar, no necesitan de mucha atención y a cambio nos va a dar mucho.

En primer lugar, son preciosas y van a hacer que tu salón luzca sin duda maravilloso. También son muy buenas para jardín por su resistencia al calor, además de que son buenas para crear un buen olor en casa de forma natural.

Estos dos artículos también te gustarán: Cómo cuidar una Violeta Africana y Cómo cuidar de Violetas

Conseguir violetas es fácil, ya que ahora se pueden comprar en cualquier floristería y cuidarlas no requiere de apenas tiempo ni dinero, sin embargo, son plantas que como tienen sus diferentes particularidades, se deben conocer ciertas cosas sobre las mismas si se quiere aprender a cuidarlas de una forma eficaz.

Estas plantas si se cuidan bien van a tener la mejor estética, te van a durar años y te van a dar un olor muy especial en tu salón. En cambio, si no se cuidan bien, la cosa es muy distinta.

Desde una planta seca, hasta una planta con manchas negras, pasando por una planta amarilla que ha perdido su olor. Todo esto puede ocurrir si no sabes cuidar las violetas de la forma correcta, así que debes aprender a cuidarlas antes de realizar una compra y una planta.

Las buenas noticias es que cualquiera puede aprender, incluso si no sabe nada de jardinería y si nunca ha tenido una planta. Sin duda alguna, aprender a cuidar violetas es muy fácil y eficaz, pudiendo tener una gran calidad de plantaciones por poco dinero.

Por este motivo, debes prestar atención a todo, para así aprender de una vez y paso a paso, a cuidar estas maravillosas plantas de la forma correcta.

Instrucciones para cuidar de violetas

  1. Origen de Plantas tropicales:
    Lo primero que debemos saber antes de empezar a cuidar las violetas, es que debemos conocer muy pero que muy bien el origen de esta planta, ya que de esta forma, vas a saber exactamente lo que debes hacer para poder cuidar estas plantas de forma correcta. Debes saber que estas plantas vienen de zonas tropicales, es decir, de zonas cercanas a los trópicos. Por este motivo, debemos tratar de imitar de la mejor forma posible las características de estas zonas tropicales. Estas zonas tiene las característica de que tienen muchísima humedad, mucha agua, pero a su vez, muchísimo calor. Estas plantas han llegado a europa por el tema de la tecnología y los transplantes, sin embargo, debemos tratar de imitar de la mejor forma posible el clima de estas zonas, ya que si no podríamos dañar la planta. Nosotros vamos a explicarte paso a paso cómo hacer esto, ya que de esta forma, lograrás tener una planta de alta calidad y sin lugar a dudas, una planta de gran salud y que nunca morirá.
  2. No regar con agua fría:
    Ahora que ya sabemos el ambiente que debemos imitar, vamos a empezar con el tema del riego. En primer lugar, debemos saber que como la planta necesita humedad, debemos regar la planta unas tres o cuatro veces por semana, nunca menos, ya que así vamos a poder imitar el ambiente lluvioso de los climas tropicales. Eso si, tampoco hay que pasarse, ya que esto podría ahogar a la planta y matarla. En el caso de cómo debe ser el agua, se debe buscar un agua de una temperatura ligeramente caliente, es decir, que esté a la temperatura ambiente de los países tropicales, con agua templada. Si es agua muy fría, van a aparecer manchas negras en la planta, algo que hará que dañe su estética y también su salud obviamente. En cuanto al agua caliente, este obviamente va a quemar los tejidos de la planta y va a dañarla de igual forma, así que ya sabes, siempre debes de tratar de buscar el agua templada o tibia, es decir, que cuando toques este agua con las manos, toques el agua y la sientas caliente, pero no demasiado y sin quemarte.
  3. La luz justa y necesaria:
    Ahora vamos a continuar con el tema de la luz, para buscar que la violeta esté cuidada de la mejor forma posible y que nunca tengamos un problema de este tipo. La luz en este caso debe de dar, pero sin pasarse demasiado, ya que en los climas tropicales había grandes árboles dando sobra a estas plantas. SI no tiene suficiente luz, no va a tener la energía solar suficiente para poder hacer la fotosíntesis de la forma correcta. Sin embargo, si tiene demasiada luz, vamos a notar como las hojas se ponen de color amarillo si te pasas.Esto va a hacer que la planta deba tener más o menos un término medio para evitar todo esto, algo que se hará cambiando la planta según las estaciones. En invierno es mejor que de el sol por el tema de la temperatura que explicaré después y en verano mejor a la sombra, para evitar el contacto directo con el sol. Si las hojas se empiezan a notar amarillas, ya sabes.
  4. Nunca menos de 10 grados:
    Las violetas son plantas tropicales y por lo tanto, deben estar siempre a temperaturas muy elevadas. En los países tropicales, es muy raro bajar la temperatura más allá de los 10 grados y pro este motivo, la planta deberá tener esta temperatura de menos de 10 grados. De esta forma, vamos a lograr una temperatura muy estable para la planta. La forma de hacer esto es teniendo mucho cuidado en el invierno, estación en la cual es muy probable que bajes de esta temperatura, a menos que vivas en Andalucía y en zonas de mucho calor como Murcia. La forma de hacer esto es dejar la planta lejos del frío en casa, pero que la luz incida directamente sobre ella. Al ser invierno, la planta no sufrirá daños y se mantendrá cálida, así que no tengas miedo en hacerlo si quieres mantener viva y saludable a tu planta. También puedes poner la calefacción, siempre que la planta no esté en contacto con el frío exterior.
  5. Abono y evitar plagas:
    Finalmente, debemos aprender cómo se puede abonar esta planta de la forma correcta, ya que el abono es necesario para poder tener la tierra con las sales minerales necesarias para la vida. En este caso, vamos a echar un poco de abono de origen mineral una vez al mes, algo que será más que suficiente. En el caso de las plagas, debemos echar pesticida si detectamos alguna plaga como por ejemplo un pulgón o una mosca.De esta forma, vamos no sólo a matar a los insectos que estén atacando la planta, sino que vamos a prevenir que nuevos insectos ataquen la planta y acaben dañándole de esta forma. También, puedes probar algún repelente natural a base de incienso, el cual va a espantar a estos insectos y va a dejar la planta lejos de su merced.
¿Te ha gustado?
8 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.