El perejil es una de las llamadas plantas aromáticas y es un delicioso complemento en las comidas sazonando con su sabor particular y con su frescor salsas, caldos y arroces.

No es de extrañarse que en numerosos hogares se busque tener una planta de perejil a mano para usarlo recién cosechado en cualquier plato. Incluso hay quienes gustan de mascar una ramita fresca para refrescar el aliento.

Este artículo sobre las propiedades del perejil también te interesará.

Sin mencionar que el perejil despide un agradable olor que aromatizará cualquier espacio en que se coloque.

Excelente hierba el perejil

El perejil pertenece a la familia de las Umbelíferas lo que la hace prima hermana del cilantro y el apio y llega a medir hasta un metro de altura.

Es una planta que además de ser deliciosa, utilizada fresca aporta una gran cantidad de vitamina C, ácido fólico, potasio y magnesio, entre otras vitaminas y minerales.

Por todo esto,  contar con una planta de perejil en la propia casa y contar con esta rica y saludable hierba  es una gran idea. Además es muy fácil de lograrlo ya que es posible mantenerla viva prácticamente todo el año sin grandes y complicados cuidados.

¿Que necesitas para cuidar el perejil?

  • Una maceta mediana.
  • Planta de perejil.
  • Agua.
  • Sol.

Instrucciones para cuidar el perejil

Cultivar el Perejil

La planta de perejil se consigue fácilmente en cualquier vivero y en algunas tiendas de jardinería, en algunas ocasiones también puede adquirirse en supermercados o tiendas de autoservicio.

Sin embargo, si se prefiere es posible cultivar una planta de perejil propia desde su semilla y tampoco es complicado, aunque se deberá esperar más tiempo antes de poder disfrutar de sus frescas hojas en los platos.

Lo primero que se debe hacer es conseguir una maceta o jardinera y llenarla con tierra para sembrar (buscando una mezcla que sea rica en materia orgánica), en la cual se colocan las semillas con aproximadamente un centímetro de tierra cubriéndola.

Es necesario regar la maceta regularmente, manteniendo la tierra húmeda pero sin que se acumule agua encharcada para evitar los hongos. La planta tardará entre quince días y un mes en brotar.

Cuidados que requiere una planta de perejil

La planta de perejil se da muy bien en las zonas cálidas, pero es bastante resistente al frío. Aunque puede llegar a marchitarse o debilitarse en un invierno muy crudo, con los cuidados adecuados es posible contar con esta deliciosa hierba fresca todo el año.

Aunque es posible mantener una planta de perejil en el jardín, lo más común y recomendable es mantenerla en una maceta o recipiente de cristal, esto debido a que el perejil necesita de un ambiente cálido y luz del sol para su conservación.

Sin embargo también requiere de bastante humedad, por lo que resulta muy práctico el tenerlo en un recipiente que sea posible orientar hacia la luz solar y al mismo tiempo en un área que no sea seca en extremo.

Perejil recién nacido

La planta de perejil tardará desde su germinación, dos a tres meses para que sea posible cosechar hojas viables para su consumo sin afectar la vida de la planta.

Ubicación

El espacio en que sea colocado el perejil será clave en su conservación sano y fresco. Se debe buscar un espacio en la casa muy iluminado, o si es posible en algún balcón o al borde de una ventana.

Lo ideal es que la planta reciba la luz del sol directamente de cuatro a seis horas. Si se desea que la planta crezca hacia arriba y no se incline hacia donde sale el sol, será importante estar moviendo de manera circular girando la maceta cada tres o cuatro días.

La planta de perejil necesita asimismo de un ambiente húmedo, por lo que suele ser muy recomendable ubicarla en la cocina, donde los vapores de la cocción de alimentos y el uso constante del agua le aporten esa humedad que necesita para desarrollarse completamente.

Si se ubica en un espacio seco, será necesario refrescar la planta mediante atomizaciones de agua sobre sus hojas y manteniendo un plato bajo la maceta con agua.

El plato de agua deberá de vaciarse regularmente para evitar que las raíces de la planta se pudran.

Es de considerarse que aunque el perejil es resistente al frío, no tolera temperaturas extremas. Las raíces de una planta sembradas en maceta siempre estarán más expuestas a los cambios de clima y en el caso del perejil, la hacen sensible al ambiente frío.

Será importante en este caso poner la maceta con la planta dentro de otra maceta, para crear una barrera templadora que proteja las raíces del perejil.

De haber temperaturas frías muy extremas, será recomendable adicionalmente el resguardar el perejil en el interior de la vivienda durante la noche y las horas más tempranas  y frías de la mañana, sacándola a tomar el sol en las horas más cálidas del día.

Riego

El perejil requiere un riego constante que garantice que la tierra en que esta plantado se encuentre siempre húmeda, sin embargo es necesario tener cuidado de no ahogar la planta ya que un exceso de riego puede ocasionar encharcamiento en la maceta y por tanto la aparición de hongos.

Es importante que la maceta en que esté contenido el perejil tenga agujeros de drenado de agua.

Poda

La planta de perejil requiere ser podada cada dos o tres semanas retirando las hojas secas, rotas o dañadas que pudiera tener: esto ayuda a que la planta crezca más sana y fuerte.

Asimismo las flores del perejil no se consumen y deben ser cortadas en cuanto se produzcan para evitar la maduración de la planta y que deje de producir hojas tiernas y con sabor.

Se puede aprovechar la flor del perejil para generar otra planta, simplemente dejándola florecida y tomando sus semillas para plantarlas en otra maceta o jardinera.

Cosecha

Se necesitan de dos a tres meses para que sea posible cosechar hojas viables de perejil para su consumo sin afectar la vida de la planta, sin embargo lo ideal es esperar a que la planta dé hojas agrupadas de tres en tres y de un tamaño completamente desarrollado para garantizar que sean de un sabor intenso y fresco.

¿Cómo cuidar el Perejil?

Es importante cosechar las hojas poco a poco de acuerdo al consumo que se vaya requiriendo y cortar la cantidad que necesite cada día por la mañana, antes de que el ambiente esté muy caliente y la planta no se debilite en exceso.

Se debe procurar cortar las ramas laterales de la planta, de la parte de abajo más cercana al tallo principal, para que esta crezca abundantemente. Si cosechamos las ramas superiores, estaremos frenando su crecimiento natural.

Consejos para cuidar el perejil

¿Cómo cuidar el Perejil?

La planta de perejil puede ser beneficiada y crecer con más fortaleza para soportar de mejor manera los meses de invierno si es fertilizada cada dos a tres semanas de preferencia con soluciones liquidas orgánicas.

Si el tamaño de la maceta en que está sembrado el perejil lo permite, se puede aprovechar el espacio y sembrar junto a él otras hierbas de olor tales como orégano, menta y tomillo, cuyos cuidados y tratamiento son similares a la de la planta de perejil y crecen muy bien juntos.

Es posible congelar o dejar secar las ramas de perejil que no se usen inmediatamente después de su cosecha, para aprovechar al máximo la producción de la planta.

Si te gustan las plantas aprende cómo cultivar y cuidar lirios del mar.

¿Te ha gustado?
36 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.