Cómo cultivar ginkgo biloba

La naturaleza está llena de maravillas, muchas de las cuales son totalmente desconocidas para el ser humano. De las que tiene conciencia ha podido aprovechar todo lo que tienen para ofrecer.

De esta manera, no solo se valen de los árboles para crear muebles, hojas de papel u otros recursos importantes, sino también para beneficio de la salud en general. Aliviando desde un simple dolor de cabeza hasta los síntomas de enfermedades como el cáncer.

Para nadie es un secreto que muchos de los medicamentos a los que tenemos acceso hoy día, se han producido a partir de diferentes tipos de plantas y árboles. De hecho, se cree que cada planta que existe está ahí con una finalidad. Posee un propósito definido, sin importar si es pequeña o de una altura inigualable.

ginkgo biloba

Una de las plantas a la que se le ha sacado mayor provecho es al aloe. Gracias a ellas se han podido combatir una gran cantidad de afecciones y enfermedades, haciendo que la calidad de vida de las personas sea mejor. No obstante, esta es tan solo la punta del iceberg. En realidad, la cantidad de plantas medicinales superan nuestra imaginación.

Otra planta muy valorada es el Ginkgo Biloba. Es considerada casi milagrosa y sus usos se extienden grandemente. En vista de sus grandes aportes y beneficios, sería de mucha utilidad poder contar con una planta de este tipo en nuestras casas. Pero, ¿acaso es posible? ¿Cómo puedes cultivar ginkgo biloba en casa?

Si deseas conocer la respuesta a esta pregunta, no puedes dejar de leer este breve artículo. En él encontrarás todo lo necesario para tener un ejemplar de este árbol milenario en casa. De esta manera, te podrás aprovechar de primera mano de todas sus propiedades para mejorar tu salud y la de tu familia. Veamos.

Instrucciones para cultivar ginkgo biloba

ginkgo biloba

El árbol de ginkgo es de lento crecimiento, crece de forma piramidal y puede llegar a alcanzar hasta los 30 metros de altura. Es de pocas ramas, pero las pocas que tiene llegan a ser largas y muy fuertes.

Su corteza es parda y gris. Tiene fisuras y ondulaciones. Sus hojas tienen la forma de un abanico, son de color verde brillante. No obstante, durante el otoño, cambian a un amarillo dorado. Tienen hendiduras profundas en el centro y sus bordes son ondulados.

Es una planta cuyos ejemplares pueden ser masculinos y femeninos. Sin embargo, los que suelen plantarse son los masculinos para evitar el mal olor que producen las semillas de los ejemplares femeninos.

Ahora bien, para cultivar un árbol de ginkgo biloba en casa, debes seguir las siguientes instrucciones:

  1. Lo primero que tienes que hacer es recolectar algunos frutos maduros de este árbol. Deben estar lo suficientemente maduros como para que se caigan con tan solo tocarlos.
  2. Luego, quítales la pulpa y lávalos muy bien, ya que lo que se quiere aprovechar es la semilla.
  3. Rompe el cascarón que recubre a la verdadera semilla para facilitar la salida de la raíz. Para ello, pues utilizar una herramienta de presión. Pero debes hacerlo con suavidad para evitar que, al quebrarse la cáscara, se termine rompiendo la semilla.
  4. Cuando hayas conseguido extraer la semilla, colócala en sustrato vegetal mirando hacia arriba para propiciar un óptimo crecimiento vertical.
  5. En cuanto a su ubicación, es necesario que esté expuesta a pleno sol o a media sombra. Ya que su temperatura ideal está entre los 10 y 20 °C. sin embargo, también es capaz de soportar temperaturas muy bajas.
  6. Con respecto al riego, estos deben ser normales. Deberás intensificarlos en época de verano y disminuirlos mientras sea invierno u otoño.

Tal como puedes darte cuenta, la manera de sembrar y cultivar un árbol de ginkgo biloba no es diferente a lo que se hace con cualquier otro árbol. Algo que te puede terminar de motivar a sembrar uno es conocer cuáles son sus principales beneficios. Hablemos de ello.

¿Que necesitas para cultivar ginkgo biloba?

ginkgo biloba

Se ha determinado que algunos de sus beneficios son los siguientes:

  • Puede legar a contribuir de gran manera en la recuperación de aquellas personas que han padecido de accidentes vasculares, como la arterosclerosis y los derrames cerebrales.
  • Ayuda a potenciar la memoria y la capacidad de concentración. Esto se debe a que, al dilatar los vasos sanguíneos, la sangre corre mejor por todo tu cuerpo, lo que incluye al cerebro.
  • Tiene gran incidencia en la visión. En especial en el caso de las personas que sufren de diabetes o glaucoma. Si consumes esta planta, puedes evitar que el avance de estas enfermedades sea mayor.
  • Previene el envejecimiento prematuro, ya que posee una acción antioxidante y elimina todo los radicales libres. De esta manera, tu piel siempre lucirá tersa, sana y radiante.
  • Ayuda a combatir la migraña y el vértigo, ya que genera un mejor riego sanguíneo lo que hace que se retrasen los episodios en ambos casos.
  • Impide que se formen coágulos. Puesto que favorece la buena circulación sanguínea, evita que se creen coágulos que puedan llegar a causar problemas como la trombosis.
  • Contribuye a la recuperación de un ACV. Puesto que activa el riego de la sangre, poco a poco va haciendo posible que la persona que ha sufrido el ACV pueda ir recuperando todas las funciones que ha perdido.
  • Aporta mucha energía. De esta manera evita la sensación de cansancio, en especial en las personas de la tercera edad. Pero, si eres una persona cuyo ritmo de vida es muy agitado, el ginkgo biloba puede llegar a ser tu gran aliado al darte la energía que necesitas.

Pese a todos estos beneficios, nunca es bueno caer en la automedicación. Por ello, antes de decidir si lo vas a tomar o no, lo mejor es que consultes a tu médico para evitar cualquier efecto adverso que pueda llegar a generar. Ahora bien, ¿qué otras recomendaciones debes tener en cuenta en lo relacionado con la siembra del ginkgo biloba?

Consejos para cultivar ginkgo biloba

ginkgo biloba

Es importante que sepas que esta planta resiste la polución, es decir, las contaminaciones intensas del aire, el suelo y el agua. A su vez, se puede plantar en cualquier tipo de terreno. Mucho mejor si son profundos y ligeros. Los más recomendados son aquellos que sean ricos en materia orgánica y que tengan un buen drenaje.

Durante el primer año de haberlo sembrado, será necesario que le aportes un cubo de agua cada semana, ya que esto hará posible un mejor enraizamiento.

Con relación a las podas, no son 100% necesarias. Y, si decides hacerlas, debes ser muy cauto en este particular, en especial si lo que se busca es darle forma al árbol. En caso de que quieras hacerlo, la mejor época para ello es al comienzo de la primavera.

Si la has sembrado en una maceta pequeña, pero ha crecido y quieres trasplantarla, en tal caso, la sugerencia es que lo hagas en época de otoño y primavera.

Puedes llegar a multiplicar esta planta valiéndote de semillas, injertos o esquejes. No obstante, la forma más tradicional y sencilla de hacerlo es utilizando otros ejemplares que ya estén enraizados, en vista de que poseen un crecimiento muy lento.

Cabe señalar que a este árbol no lo suelen atacar las plagas y enfermedades más comunes en las plantas, lo que la convierte en una especie muy fuerte y resistente. De modo que tampoco tendrás que lidiar con pesticidas y con plagas que puedan afectar a otras plantas.

De esta planta se pueden aprovechar sus semillas y sus hojas. En el caso de las semillas, se cree que son antibacterianas, astringentes, anticancerígenas, digestivas, sedantes, antitusiva y mucho más.

Por todo esto y por mucho más vale la pena esforzarse por sembrar y cultivar un árbol de ginkgo biloba en casa. Ya sabes cómo hacerlo. De modo que solo queda poner manos a la obra. ¡No te arrepentirás de haberlo intentado!

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.