Cómo cultivar pimienta negra

Agregar condimentos a la comida puede darle diferentes matices y hacer que un plato común se transforme en uno muy elaborado y sofisticado. Sin embargo, lo contrario también puede suceder, si se agregan distintos condimentos, de manera indiscriminada, sin tomar en cuenta la cantidad, podríamos terminar arruinando la comida.

La verdad es que la segunda situación puede darse por falta de conocimiento, pero también por descuido. Quizás estamos muy apurados, tomamos la especia, la echamos en la comida y pensamos que todo va bien, pero al momento de probarla, notamos lo que ha sucedido y ya es demasiado tarde para hacer algo al respecto.

Esto suele ocurrir, con mucha frecuencia, en el caso de las especias que tienen un sabor muy fuerte, como es el caso de la pimienta negra, un condimento casi obligatorio en el mundo de la cocina.

La pimienta posee un sabor picante. Pero, además les aporta aroma a las preparaciones. Por ese motivo, es uno de los ingredientes principales en muchas comidas. También es considerada como el toque secreto de chef de fama internacional.

Ahora bien, como es natural, puede suceder que, en determinado momento, no tengamos pimienta en nuestra despensa, ¿qué hacer en ese caso? La respuesta inmediata sería: ir a comprar. Sin embargo, ¿qué te parece la posibilidad de cultivar tu propia pimienta negra en casa?

pimienta

Tal vez te parezca que se trata de una idea descabellada, pero la verdad es que sí es posible. Te irá mejor si vives en una zona de clima tropical, pues es el propicio para el cultivo de esta planta.

Como toda planta, la pimienta negra requiere de ciertos cuidados. Pero, no tienes de qué preocuparte. Durante este post te estaré indicando, paso a paso, qué debes hacer para sembrar y cultivar tu propia pimienta negra. Veamos cómo.

Instrucciones para cultivar pimienta negra

Como dato curioso, ¿sabías que la pimienta se usó, por mucho tiempo, como moneda de cambio? No obstante, entre todas sus variedades, la pimienta negra era, y sigue siendo, de las más populares.

Esta especia proviene de un árbol que llega a medir hasta unos 4 metros. Sus bayas se recolectan antes de que lleguen a madurar y se cuecen en agua para romper sus paredes celulares y acelerar el proceso de oscurecimiento.

pimienta

Además de darle un exquisito sabor a las comidas y de ayudar a reducir la cantidad de sal que usamos en ellas, la pimienta negra posee otros beneficios aún más importantes. Por ejemplo: reduce el colesterol, fortalece el sistema inmunológico, previene el cáncer de mama, ayuda en el tratamiento contra el vitíligo, ayuda a combatir la depresión, disminuye las arrugas, etc.

Por todo esto y por mucho más, vale la pena asumir el trabajo de cultivar pimienta negra en casa. Pero; ¿cómo puedes hacerlo? Asegúrate de seguir las siguientes instrucciones:

  1. Encuentra un lugar parcialmente sombreado. La pimienta negra debe estar entre 6 y 8 horas bajo la luz del sol. Por eso, escoge un lugar en donde haya una combinación de sombra y luz solar durante el día.
  2. Coloca un enrejado en el suelo donde plantarás la pimienta. Puesto que se trata de una enredadera que crecerás más de 4 metros, este enrejado evitará que sea pisoteada.
  3. Planta la pimienta en una tierra que tenga buen drenaje de agua. Si notas que la tierra es un tanto arcillosa, puedes añadir compost, limo, arena o turba para conseguir que tenga un buen drenaje.
  4. Remoja las semillas de la pimienta por 24 horas antes de plantarlas. Cuando las semillas están secas y duras, responden menos a la acción de los nutrientes de la tierra. En caso de que quieras plantar esquejes, no necesitarás ponerlos en remojo.
  5. Haz un agujero de medio centímetro de profundidad, coloca la semilla y cúbrela con tierra.
  6. Si vas a plantar más de una semilla, procura que tengan una distancia de unos 5 centímetros entre ellas. Luego, humedece la tierra usando una botella de spray.

Esta es la primera fase para conseguir plantas de pimienta negra. Pero, ¿qué más necesitas para lograrlo?

¿Que necesitas para cultivar pimienta negra?

pimienta

Una vez que la planta haya brotado, necesita ser regada 2 o 3 veces por semana, ya que, para crecer sana, esta planta necesita que la tierra esté húmeda. En climas más calurosos, es posible que tengas que regarla con más frecuencia.

Algo que te ayudará a determinar si la tierra cuenta con la suficiente humedad es introducir tu dedo índice en la tierra. Si la sientes seca o caliente, entonces debes regar tu planta.

Utiliza fertilizantes 2 veces al mes. Esto contribuirá a que tu planta se mantenga sana y fuerte. Puedes comprar un fertilizante orgánico o hacerlo tú mismo. Utiliza tu mano para esparcirlo alrededor de la planta, así podrá absorber todos sus nutrientes con facilidad.

Cubre la planta de pimienta con un mantillo cada 6 meses. Esto es necesario porque su sistema de raíces es bastante superficial. Además, ellas asimilan bien los nutrientes orgánicos. Al cubrir tu planta con mantillo orgánico mantendrás la tierra húmeda y disminuirás los cambios de temperatura en el día o en la noche.

El tiempo de la cosecha llegará dos o tres años luego de haberla sembrado. Cuando alcance completamente su tamaño, florecerá y formará los racimos de granos de pimienta. Sabrás que los granos están listos para ser recolectados cuando cambien su color de verde a rojo suave. Sin embargo, ten en cuenta que no todos los granos maduran al mismo tiempo.

Luego, necesitarás ponerlos al sol entre 7 y 10 días. Para ello, dispérsalos sobre una bandeja para hornear o un recipiente similar, y deja que los granos se sequen hasta que la piel exterior se encoja, se vuelva negra y obtenga una textura dura y seca.

Usa un mortero de mano o un molinillo de pimienta para triturar los granos y obtener la especia para tus comidas. En caso de que no te guste mucho la pimienta molida, también puedes usar los granos enteros en tus recetas.

Tal como has podido darte cuenta, cultivar pimienta negra no es un trabajo de otro mundo. Puedes hacerlo sin mayores complicaciones y los resultados serán una especia fresca, casera y de alta calidad. Pero, ¿qué recomendaciones debes tener en cuenta?

Consejos para cultivar pimienta negra

pimienta

Evita regar demasiado la planta porque, en lugar de que crezca sana y fuerte, podría terminar marchitándose rápidamente. Además, el exceso de agua puede llegar a pudrir sus raíces. Algunos signos de estar regando demasiado son la presencia de hojas amarillentas o marrones, raíces con moho, burbujas con agua y otros daños similares.

Cultiva la pimienta negra cerca de alguna valla o enrejado para que puedan enredarse a medida que vayan ganando altura.

Esta planta puede sufrir el ataque de las cochinillas o chinches de encaje. En caso de que notes que están plagando tu planta, actúa de inmediato y rocíala con un insecticida que no sea tóxico.

Las cochinillas hacen que la planta tenga un mal desarrollo, que los granos de pimienta se dañen y que se forme un moho color gris. Los chinches de encaje, hace que los granos de pimienta se marchiten y se tornen grises.

Guarda los granos de pimienta en un espacio que sea seco y fresco. Preferiblemente en un recipiente que sea de cerrado hermético. Durarán unos 4 años. Claro, eso no quiere decir que luego de ese tiempo ya no los puedas consumir. Más bien, lo que sucederá es que su sabor perderá fuerza.

A fin de determinar si los granos de pimienta aún están potentes, toma uno y aplástalo con tu dedo. Si el olor que despide no es tan intenso, entonces esto quiere decir que han perdido sabor.

Recuerda que la pimienta negra, además de aportar olor y sabor a tus comidas, también posee grandes beneficios. Por eso, vale la pena que las cultives en casa. No necesitas ser un experto en jardinería o botánica. Solo tienes que seguir las recomendaciones de este post para tener éxito.

 

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.