Muchas personas se confiesan enamoradas de la vegetación. Vivir en ella les hace sentir mejor y proyectar su vida de una forma más cómoda. Por ello, no es de extrañar que cada vez más sean las familias y personas que decidan vivir en una casa con jardín decorado a su gusto. La claustrofobia de un piso y la libertad que da tener un espacio en el que respirar el aire, estar al exterior sin salir de tu hogar y contar con un lugar en el que reunirte con la familia y amigos pudiendo respirar la brisa fresca y además gozando de unas bonitas vistas que haga el encuentro más apetecible. Si quieres pasar unas vacaciones en casa y no sabes qué hacer, aquí tienes algunas ideas.

Qué es un jardín y diferentes tipos

Cuando hablamos de una jardín nos viene a la cabeza los típicos jardines públicos, que suelen ir acompañados de bancos para sentarse, un parque para que los niños jueguen, junto con fuentes y esculturas, elementos claramente decorativos y de ornamentación. Sin embargo, en los últimos tiempos, los jardines privados en hogares han ido ganando protagonismo a los públicos y abiertos a todo el mundo. Sin embargo, los jardines tienen un origen realmente antiguo. Hay que remontarse a los famosos jardines de Babilonia, considerado como una de las grandes maravillas del mundo antiguo para encontrar el inicio de una larga tradición que ha llegado con fuerza hasta nuestros días. Incluso, los enamorados de los animales pueden encontrar los denominados jardines zoológicos donde se exhiben especies importantes en un hábitat claramente vegetal.

A lo largo de la historia, el cambio de estilos y los avances científicos también se han ido viendo reflejados en las modificaciones que han ido sufriendo los jardines con variedades híbridas. Asimismo, las tendencias ecológicas han conseguido que se decoren con especies autóctonas manteniendo una biodiversidad equilibrada alrededor del mundo. Con todo, podemos encontrar muchos tipos de jardines diferentes. Uno de los grandes avances en los últimos años es la concienciación del impacto que tenemos en las especies vegetales a la hora de construir nuestro espacio. Nacen así los denominados jardines sostenibles. Su principal diferenciación es que respetan el medio y, por tanto, apuestan por especies de la tierra, cuidando la organización y la orientación de las plantas y, por tanto, generando un ahorro energético y de gastos en relación al riego de las plantas. Otros, en cambio, dan mayor importancia al tipo de clima de la región en la que se encuentran. En el clima mediterráneo se recomienda el uso de árboles como el ciprés, la palmera o el pino piñonero combinados con otros frutales como los olivos, el cedro o el platanero.

Las propiedades con un espacio más grande es recomendable que opten por este tipo de jardín, ya que es original y llama la atención de la mayoría. Hablamos de los denominados jardines acuáticos. Por su nombre, se denota que el agua es uno de los principales elementos y se beneficia de todas las propiedades con las que se cuenta. Requiere, sin embargo, manejar correctamente algunas técnicas de drenaje adecuadas para limpiar el estanque o la fuente correspondiente y un conocimiento alto sobre las flores y plantas que viven en este tipo de hábitat. ¿Alguna vez has deseado utilizar un eslogan original para presentar tu casa? Nosotros te ayudamos a ello. ¿Qué te parece algo como “la selva en tu propia casa? Sería una presentación ideal para aquellos que opten por un jardín de tipo tropical. Vegetación frondosa, árboles altos y temperaturas cercanas a los 30 grados de media serían los requisitos necesarios para poder llevarlo a cabo. Algunas zonas geográficas como Australia, el Caribe y algunas zonas europeas y americanas son ideales para ello. Es necesario contar con luz y agua abundante en todo momento. Es ideal para realizar una fiesta en verano.

Beneficios de decorar el jardín

Con todo, decorar el jardín tiene enormes beneficios funcionales y de estado de ánimo ya que proyectas mejor tu forma de ser y aumentas la comodidad que sientes al estar en tu casa. Los más destacados son los siguientes:

  • Proyectas mejor tu imagen. Un jardín tiene capacidades decorativas con las que no cuentan el resto de elementos. Sin ir más lejos, le da un cierto aire de frescura y sofisticación. Además, invertir en un jardín tiene un largo ciclo de vida ya que las plantas nunca pasan de moda y tienen la capacidad de vivir durante muchos años. Por si fuera poco, el tipo de espacio exterior que elijas te ayudará a proyectar la forma de ser que quieres con tu casa.
  • Añades valor a tu casa. Si en un futuro a medio plazo te planteas vender tu propiedad deberías saber que un jardín bien hecho y cuidado no hará más que añadirle valor monetario y aumentar las posibilidades de venta. Se verá más atractiva, mientras que con un jardín descuidado, la sensación de abandono se notará en el ambiente.
  • Creas un espacio exterior confortable. Ya sean balcones, terrazas o un jardín, cuidar estos aspectos es fundamental ya que te ayudará a crear un espacio confortable para tus invitados. Muchos los acaban utilizando como espacio para almacenar mercancías, limitando espacios exteriores. En cambio, si cuidas estos espacios y le añades un poco de sombra serás capaz de crear áreas de descanso realmente espectaculares invitando a tus amigos y familiares a visitarte con total confort.
  • Mejora tu calidad de vida. Obviamente, cuidar tu jardín mejorará tu calidad de vida y salud mental ya que aumentará tu autoestima, el ver una casa en condiciones. Las plantas crean esa sensación de paz pero también su plantación y mantenimiento nos obliga a estar activos físicamente, mejorando nuestra forma y salud física y psicológica.

Incluso, puedes crear tu jardín en tu fuente de alimentación. Puedes plantar aquello que desees, incluidos árboles frutales y de frutos silvestres, como fresas o cerezas, entre otros. Si tienes fiestas con constancia en tu casa, siembra para conseguir un buen postre natural para tus invitados. Además, tendrás una visión más sostenible sobre lo que ocurre en nuestro planeta ya que las plantas nos conectan con la madre naturaleza y nos hacen entender todo lo que sucede a nuestro alrededor.

Cómo decorar un jardín

A la hora de decorar un jardín puedes encontrar muchísimas ideas en función de las necesidades que tengas y de la función que le quieres dar dentro del hogar. Además de pintar macetas, si tienes una enorme vida social, y constantemente estás dando la bienvenida a tu casa a muchísima gente, te interesaría incorporar un mueble bar en el jardín. Incluso,lo puedes hacer tu mismo aprovechando bloques de hormigón para sostener una pequeña barra o mesa. Los agujeros del hormigón, además, los puedes destinar a colocar plantas. En este sentido, también puedes introducir un comedor plegable si no tienes espacio para un bar de lujo con el que impresionar a tus invitados. Los estantes son ideales para almacenar mercancías y se puede decorar con plantas en la parte superior. Sin duda, una idea realmente original. Pero, hay muchísimas más que puedes aprovechar. Como si de una boda americana se tratara, puedes colgar utilizando un hilo invisible plantas liberas espacio de suelo y realizar macetas con mucho color para dar otro aire a tu jardín y, obviamente, a tu casa. Cerca de la puerta principal, puedes sacar a luz otra idea realmente parecida al anterior. Pintando un palé podrás exhibir las flores principales. Ocupa mucho espacio y podrás cambiarlas cada temporada para no perder la originalidad.

Si estás cansado de plantar horizontalmente, y quieres hacer algo diferente, puedes optar por enrejar con madera una parte del jardín y usar las partes verticales para colocar las plantas de forma proporcional. El césped es otro de los grandes debates a nivel decorativo en los jardines. Muchos prefieren tenerlo natural porque la rutina de cortarlo y cuidarlo les gusta y les mantiene activos físicamente y mentalmente. Otros, en cambio, quieren tener césped pero no les hace mucho la idea de tener que cuidarlo y mantenerlo constantemente. Entonces, cuentas con dos opciones disponibles. Por un lado, contratar los servicios de un jardinero para que lo cuide él u optar por una de las fantásticas alfombras de césped artificial que tanto se llevan actualmente. Cuando tenemos un jardín pequeño, queremos tener uno más grande. Y, cuando tenemos uno demasiado grande, queremos uno pequeño. Es la denominada ley de Murphy. Sin embargo, si tu deseo es verlo más grande, es posible al menos conseguir que lo parezca. El truco es colgar unos espacios vintage delante de tus plantas y le darás una mayor profundidad. También puedes utilizar plantas con colores suculentos en el jardín en una bandeja de plástico rectangular dándole un toque más dulce a tus invitados. En este sentido, también puedes utilizar macetas con forma de taza de café para fomentar el toque social en tu espacio exterior. Como se ha dicho anteriormente, puedes utilizar tu jardín como un pequeño huerto. Sin embargo, seguro que también quieres organizar comidas y aprovecharlo para compartirlo. Para ello necesitarás espacio para que podáis reuniros todo con total confort. Por ello, cultivar tomateras puede ocupar demasiado espacio, así que es posible hacerlo en el techo introduciendo los tomates dentro de una botella. Para aprovechar al máximo el espacio, también puedes plantar en forma de espiral para tener más espacio libre.

En otros casos, puedes tener solo una pequeña terraza y sueñas con tener un jardín. Con un recipiente, como una caja de madera, puedes sacar partido a un pequeño jardín plantándolo dentro. Si alguien quiere algo, todo es proponerlo. Los jardines también pueden ser interiores y basta con pequeños recipientes de cristal, que incluso puedes colgar en tu cocina. Apilar las macetas con plantas de hierbas aromáticas tendrá un doble efecto. Por un lado, conseguirás ese espacio que tanto desea y, por otro, crearás un olor que dará mucha calma a ti y a tus invitados y, además, ayudará a conectarte con la naturaleza. Es perfecto para practicar meditación. Incluso, puedes sacar partido de los objetos de la higiene de una forma realmente increíble. Cojamos, sin ir más lejos, una cesta de la colada y vamos a darle otro uso. Podemos plantar setas dentro de ella y sorprender a todo aquel que venga a nuestra casa. En el jardín, como aparecen en las películas, puedes construir una caseta de herramientas que puedes utilizar para guardar las herramientas o para conseguir otro espacio dentro del jardín. A la hora de crear una decoración de jardines interior puedes aprovechar un terrario para colocar hierba combinada con flores en su interior, y así decorar cualquier tipo de habitación. Con todo, decorar el jardín hará que te sientas mejor contigo mismo porque verás a tu casa como un espacio ideal para vivir, además de poder disfrutarlo con los tuyos durante tu tiempo libre y mantenerte activo mentalmente y físicamente al tener ganas de compartirlo y disfrutarlo con los tuyos, especialmente cuando se acerca en verano.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.