Un truco para que pueda llegar a germinar un aguacate de una manera muy sencilla y simple, reutilizando un aguacate es la siguiente. No siempre termina germinando bien, pero en la mayoría de ocasiones sí termina saliendo bien el aguacate. Seguir leyendo porque os lo diremos para que lo pongáis en práctica.

El aguacate (también conocido como avocado) es una fruta buenísima en múltiples nutrientes, minerales y vitaminas. Cuenta con más de veinte vitaminas (de ahí que sea tan buena para las dietas o deportistas).  Lo mismo que también se utiliza mucho para realizar múltiples tratamientos estéticos, capilares, faciales…Es de las grasas que son consideradas buenas, por ello siempre que se consuma de manera controlada y sin excesos, será muy apta en la dieta.

Entre algunas de esas vitaminas se encuentran la Vitamina C, Vitamina K, Vitamina E, Vitamina B5, Vitamina B6, Ácido Fólico, Potasio…es un fruto tropical por eso mismo hay que tener en cuenta el clima y es que si no es templado o caluroso, no terminará ni floreciendo ni creciendo y el árbol directamente, terminará pereciendo.

Realmente, compensa bastante poder realizar injertos del avocado (aguacate) para tenerlos en casa y así podernos ahorrar un buen dinero. De hecho, como ya sabréis todos los que consumís esta fruta, no es precisamente económica.

Es bastante sencillo poder hacer un injerto de esta fruta y son diversas las maneras. La más sencilla (con el propio hueso), por injertos como de astilla, por yema y por semillas. Elige el que creas más conveniente y el que vaya más contigo.

Las variedades de aguacate más conocidas (que no las únicas) son la hass, sharwil, bacon, zutano, fuerte, etc. Ten muy en cuenta que para que un injerto termine floreciendo y coja, nunca debe ser de la misma variedad.

Por ejemplo, haz un injerto con una variedad de hass con bacon y así sucesivamente (nunca, repetimos, de la misma variedad porque no cogerá).

Instrucciones para injertar un aguacate

  1. Para injertar aguacates como os comentamos anteriormente (lo más económico y simple). Es muy simple y sencillo: Coge un aguacate y sácale el hueso. De hecho, no hace falta desperdiciarlo. Cuando lo hayas comido, el hueso, aprovéchalo para hacer la germinación.
  2. Coge un vaso y llénalo de agua. A continuación, coge el hueso del aguacate y clávale varios palillos de dientes, o un palillo o alfileres de hilar (lo que sea, pero el hueso debe quedar sobre el vaso de agua o cuenco y debe estar así días, por tanto, debe quedar flotando).
  3. Tienes que esperar. A los días, semanas… irá saliéndole la raíz e irá creciendo. No lo retires, ni lo toques, sólo mantén el agua del vaso siempre limpio.
  4. Con el paso de los días, a parte de haber germinado e ir creciendo la raíz, por la parte superior del aguacate también saldrá una ramita y sus correspondientes hojas. Una vez haya florecido, ya puedes plantar el aguacate en tierra.
  5. Es un método muy rudimentario, pero muy factible y, además, totalmente económico porque no tienes que invertir en nada, salvo en comprar un aguacate.
  6. Realiza un injerto mediante una yema y la astilla. Tienen de antemano, que ser de dos variedades diferentes (no nos cansaremos de repetirlo) porque si es de la misma variedad, no cuajará y terminará por fallar.
  7. Piensa las primeras veces en no hacer injertos en todo el árbol. Prueba en pequeñas zonas y ve probando.
  8. Preferiblemente que si haces los injertos de un árbol que sean bastante fructíferos o ya sepas que sacan todos los años aguacates de calidad o una calidad aceptable.
  9. Cuando vayas hacer los injertos sácale las hojas, haz los cortes que sean siempre perfectos, limpios y nunca rectos sino en diagonal (nunca lo rompas ni lo rasgas).
  10. El injerto mediante la astilla, tienes que incrustar los extremos en el patrón y para ello, sácales puntas con el cuchillo.
  11. La yema, a la hora de cortarlo ten en cuenta que tiene que tener el mismo tamaño que el corte que hayas hecho en el patrón. Una vez terminado, ponle la yema en el corte del patrón y asegúrate que queda bien colocado.
  12. Con la yema: también elimina las hojas (como hiciste con el otro) y haz los cortes perfectos y nunca los rompas, ni los rasgues ni los retuerzas. Siempre, los cortes perfectos con el cuchillo y/o tijeras
  13. Intenta no hacerlo con todo el árbol por si no funciona bien y prueba con pequeñas partes. Corta una pequeña rama, hazle el corte. Recuerda siempre el corte en diagonal nunca en recto. Colócale el brote que has elegido y mételo (asegúrate que vaya a quedar bien introducido).
  14. • Paso final, asegúrate de que lo atas y lo proteges bien. Hazlo de manera adecuada con cinta adhesiva o como hacen algunos payeses o jardineros y que os comentamos como truco económico con nylon.
  15. El truco: una bolsa de plástico de las de la compra. Córtala para poder atarla y asegúrate de que está bien limpia. Así te asegurarás de que queda bien sujeto, que no se moja…Intenta protegerlo de la humedad excesiva, del agua, frío…
  16. Espera unos meses y ve mirando qué tal florece.

¿Que necesitas para injertar un aguacate?

  • Tijeras para cortarlo del árbol y hacer el injerto.
  • Alcohol para desinfectar antes y después las tijeras y el cuchillo/navaja o cúter.
  • Cuchillo, navaja o cúter (para realizar los cortes perfectos de los injertos).
  • Un vaso o cuenco (por si decides hacer el injerto por semillas).
  • Agua.
  • Las semillas del aguacate (la semilla es el hueso del aguacate).
  • Palillos o agujas o cualquier cosa que nos vaya a servir para mantener el hueso flotando un poco en el vaso de agua.
  • Tierra. Para después poder plantar la semilla.
  • Cinta adhesiva o bien, tela, cinta, etc. Para pegar los injertos y no se caigan.
  • Agua para regar.

 

Consejos para injertar un aguacate

A la hora de realizar los injertos de aguacate hay que pensar una cosa (que a veces las prisas y las ganas de verlo ya no hace un poco ansiosos) es que una cosa es la floración y que haya cogido el injerto (lo que viene siendo la planta) pero de ahí, a que empiecen a verse los frutos (el aguacate) pueden pasar años.

¿Cómo? Si, como lo leéis. Tal vez y si los injertos eran de árboles muy maduros y fructíferos, unido a una buena climatología, pues ese mismo año tengas algún fruto.

Pero también es muy cierto, que puede ocurrir que las ramitas sean muy endebles y empiecen a salir aguacates enormes o bien todo lo contrario… o directamente, que ni salgan frutos. Pero no penséis que el árbol se ha muerto, que está estropeado, que no ha funcionado… para nada. De hecho, el tiempo normal para que empiecen a salir los aguacates son mínimo unos dos años, así que armaos de un poquito de paciencia.

Terminareis por poder cultivar vuestros aguacates y comiendo vuestro pequeño “invento”. No hay mayor placer que poder cultivar tus frutas y poderlas comer cómodamente en tu casa.

Si podéis permitiros tener un pequeño árbol frutal de aguacate y, además, ideáis realizar vuestros propios injertos, tened en cuenta que los arboles os podrían llegar a medir hasta dos metros incluso y hacerse bastante grandes. Siempre dependerá de lo que te convenga más a ti o prefieras.

 

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.