Los limones son uno de los frutos que más se consumen, que más se utiliza en la cocina y es muy socorrido para multitud de platos y bebidas. Por ello, cada vez más, se suelen ver en los jardines plantados, muchos limoneros. Es un árbol frutal que suele aguantar muy bien y por ello, poder realizar injertos, reproducirlos, es una buena alternativa.

El limonero, es decir, el árbol frutal del limón es un árbol de estilo perenne. ¿Qué quiere decir esto? Que las hojas de ese árbol o de la planta (En caso de serlo) no pierden las hojas según que temporada, sino que las mantiene durante todo el año y de color verde.

Dicho esto, un árbol con las hojas verdes es muy oloroso y ojo, porque en las ramas tiene espinas. No son iguales que en los rosales, pero son unas buenas espinas (gruesas y pinchan), ojo porque en muchas ocasiones no se ven y cuando arrancas el limón, te clavas la espina.

Los limones se remonta su historia a Asia. De hecho, el limón es una mezcla, un híbrido de citrus médica (como puede leerse en cualquier parte). En Europa tras las invasiones de los barbaros que acabaron con todas las plantaciones que habían de limones y no fue hasta que pasaron más de nueve siglos que no llegaron de nuevo a Europa, gracias a los árabes. Concretamente fue en España, que es donde los árabes llegaron.

Posibles afecciones de los limoneros y, por tanto, deberíamos siempre tenerlo en cuenta y ante la más mínima sospecha, ponerle remedio y atajar de raíz el problema. Siempre es mejor obviamente, prevenir y echarle los fertilizantes adecuados (que os comentaremos el mejor o más adecuado).

El parásito que más ataca por lo general al limonero es la cochinilla (piojo blanco). Es bastante agresivo porque empieza a dañar al frutal desde que la fruta empieza a formarse, hasta que termina siendo un fruto maduro, por tanto, daña completamente todos los frutos y puedes llevarte un auténtico disgusto.

A parte del más común, hay otros parásitos como son los caparretas, cochinilla roja y las serpetas. La cochinilla algodonosa (por la forma que va dejando cuando ataca que es muy parecido al algodón), el cotonet y la cochinilla acanalada. Sin contar innumerables piojos y bichos varios.

Los pulgones, son otro de los dolores de cabeza más frecuentes para los que tienen un árbol frutal de este tipo. Muy temido el pulgón negro para cualquier árbol frutal.

Las arañas rojas, el ácaro de las maravillas (no es una broma, se le llamada de esta manera porque cuando daña a las yemas de las flores empiezan éstas a formarse con una formas muy extrañas y deformadas). Otro de los ácaros/parásitos que se siente que están dañando el árbol, es cuando las hojas del limonero empiezan a estropearse. Fijarse en si empiezan a arrugarse, secarse, dañarse…Uno de los bichos que atacan las hojas es la mosca blanca. Cuidado eso si con las moscas que atacan a la fruta. La mosca americana (la hembra) deja las larvas dentro del fruto y las larvas se empiezan a desarrollar dentro.

Instrucciones para injertar un limonero

  1. Realizar un injerto mediante la técnica de yema con astilla.
  2. La corteza debe pelarse bien y hacia atrás.
  3. La corteza del árbol no es tan importante en sí como sí lo es el estado del injerto.
  4. La yema de astilla hay que vigilarla ¿Por qué? Porque debe tener un diámetro concreto y adecuado para poder pelar la corteza y colocarlo a continuación con la yema. Se puede comprobar si es adecuado si la astilla al cortar se desliza sin problemas.
  5. Hecho un pequeño corte por encima de una yema, se coloca justo en el centro, bien colocado, con el mismo diámetro (de ahí que insistimos en la importancia que tiene que no sea ni más pequeño ni mucho más grande) se coloca y se une.
  6. Para cortar de manera adecuada la yema, realiza el corte por encima de la yema (importante). Con la navaja, cuchillo o cuchillo especial para esto (el que te sea más práctico) realiza un corte de abajo hacia arriba (como si quisieras pelar) y corta un trozo, pero sin llegar al otro extremo.
  7. A la hora de realizar la envoltura (hay mucha gente que los cubre con parafilm). Ve envolviendo bien y de manera cuidadosa los injertos. No los dobles ni los ahogues.
  8. Si quieres tener nuevas variedades de frutas, opta por hacer unos injertos que sean de otras variedades. Intenta echarle imaginación como unir mezclas de otras clases de limones, toronjas, naranjas, limas, etc.
  9. Protege bien los injertos con plásticos si hace frío, hay heladas o grandes lluvias y fríos.

¿Que necesitas para injertar un limonero?

  • Un árbol limonero.
  • Unas tijeras.
  • Unos guantes (no te pinches con las espinas del limonero).
  • Alcohol (desinfecta antes y después las tijeras, siempre).
  • Un paño (para limpiar las tijeras).
  • Un cuchillo o navaja para realizar el corte.
  • Cinta adhesiva. La necesitarás para agarrar bien, los injertos que realices.

 

Consejos para injertar un limonero

Tiene un altísimo poder de Vitaminas C, Ácido Fólico, Potasio, Zinc, Magnesio, Fósforo, etc. Entre otras muchas propiedades y vitaminas.

Los injertos de yema de astillas son los más idóneos para hacer los injertos en arboles frutales de cítricos. Por ejemplo, se utiliza en los limoneros, en los naranjos, toronjas, en las limas, los pomelos y las naranjas chinas.

Uno de los fertilizantes que se pueden utilizar para el limonero, que va muy bien para acabar con los pulgones y bichos varios que puedan acabar con el árbol frutal y dañarlo irremediablemente, es utilizar el sulfato de cobre. Es un fungicida muy eficiente.

Poder realizar injertos de limoneros es una auténtica gozada para poder disfrutar en cualquier momento de los limones en tu propia casa. A la hora de cocinar, para realizar limonadas caseras, sirve también para realizar limpiadores sin agentes tóxicos ni agresivos, para hacer productos de belleza o utilizarlos en las rutinas capilares y faciales y hasta para crear vuestros propios ambientadores. Es para casi todo.

Cuando tengáis un poco de practica realizando injertos de limones o cualquier otro árbol frutal o planta, podéis hacer alguna variación. Por ejemplo, intentar injertar limón con alguna toronja para que salga una nueva clase o un limón con una lima… realizar, en definitiva, injertos y experimentos que puedan sorprenderos y os termine encantando. Pensad, sobre todo, en prevenir y atajar el problema (si se da el caso) de fumigar muy bien ante cualquier pequeña cochinilla, araña u hormiga. No lo dejéis pasar porque proliferan muy rápidamente y pueden echar a perder no sólo todos los frutos (limones) sino matar el propio árbol.

El limón es una fruta muy olorosa, cítrica, los limoneros aguantan muy bien las inclemencias del tiempo siempre y cuando, se mantengan unos cuidados y tengan buenos nutrientes, se utilicen los fertilizantes correctos, una buena tierra para que absorban los nutrientes y también es importante hacer unas buenas podas siempre cuando corresponda. Importante no cortarlo porque sí ni cuando nos venga bien. Hay que hacerlo en la estación del año que le corresponda, finales de otoño, de hecho.

Es un buen árbol ya que florece durante todo el año, así que salvo por problemas externos a el como el tiempo (que también puede influir) o que tenga algún año problemas de crecimiento, siempre estará lleno de limones.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.