La batata dulce se cultiva en muchos lugares del mundo, tiene una raíz que es tuberosa y es comestible, la cual aporta una variedad de propiedades para la nutrición, ya que contiene minerales, fibra y vitaminas. Esta planta tiene su origen en el neotrópico y la encontramos ya sea en arbustos o enredaderas. Los dos tipos se desarrollan muy bien con el sol que hay en el verano, por lo cual es una especie más común en las zonas latinoamericanas. Continúa leyendo Cómo plantar batata.

El procedimiento para la siembra de batatas

Las batatas no son difíciles de sembrar, éstas no se obtienen por medio de semillas como otras especies de plantas, sino que se multiplican por los llamados esquejes.

Para dar inicio a los esquejes, necesitarás de varias batatas limpias, cada una de éstas podrá producir entre treinta y setenta brotes, si tu idea es producir aún más brotes, puedes lavar las batatas y luego cortarlas a la mitad.

Una vez hayas cortado las batatas, ponlas en un recipiente con agua, la mitad por debajo del agua y la otra mitad por encima.

Los esquejes

Los esquejes deben tener una buena cantidad de sol para que éstos puedan crecer de una forma rápida y adecuada. Al transcurrir unas semanas las batatas se cubrirán con hojas pequeñas en la parte que está por fuera del agua y con raíces en la parte que está en el agua.

Separación de los esquejes

Una vez las plantas broten, deberás separar los esquejes para que hagas la plantación con ellos. Toma los esquejes y ponlos en un recipiente donde la profundidad sea poca, permitiéndoles así a las hojas estar hacia afuera en la superficie y la parte de abajo del tallo (al menos la mitad) estar adentro del agua. Cuando vayan pasando los días las raíces comenzarán a salir de su tallo formando así nuevas plantas.

Una vez las raíces alcancen entre los tres o tres y medio centímetros, ya están listas para ser plantadas. Es importante que siempre mantengas el agua de tus esquejes limpia, puesto que el agua sucia puede hacer que se pudran, también debes desechar aquellos esquejes a los que veas que no les han crecido raíces, los dañados y los marchitados.

El suelo y la plantación

Una vez estén listos los esquejes de las batatas, deberás hacer la preparación del suelo antes de proceder a sembrarlos, necesitarás de suelos que estén sueltos para que así se puedan producir unos tubérculos de buen tamaño, donde las raíces se puedan expandir por la tierra sin ningún problema, una forma de conseguir esto es arar la tierra.

Debes buscar un sitio donde la planta pueda recibir mínimo cinco horas de sol al día.

Se prefieren suelos arcillosos y arenosos con bastante materia orgánica (estiércol y composta) con una buena ventilación y un excelente drenaje.

Con un pico rompe el suelo y luego rastrilla tres veces buscando de este modo eliminar toda piedra, raíz o maleza entre otras cosas que se puedan encontrar. Debes buscar que las condiciones del suelo sean: drenado, ventilado y suave.

El mejor pH estará entre los 5,5 y 6,8. Para que mejores el potencial que puede tener de hidrógeno, añade composta o estiércol, esto hará que la vida biológica en su suelo se active, mejorando de este modo los intercambios de tipo químico que pueda haber, el resultado que obtendrás es  mejorar el pH de un modo natural y buenas condiciones del terreno.  Si el pH es menor de 5 y no cuentas con materia orgánica suficiente, puedes añadir cal.

Una vez tengas la tierra ya suelta, es hora de que procedas a plantar tus esquejes, para ello cava un hoyo que mida un aproximado de doce centímetros de profundidad y siete centímetro de ancho.

Pon cada hoja en cada hoyo, las raíces deberán estar hacia abajo, pon la hoja de manera que la tierra cubra la mitad y luego llena con cuidado el espacio con tierra, cuando hagas esto, luego presiona la tierra de forma cuidadosa buscando que los espacios vacíos se eliminen.

El riego

Luego debes proceder a regar, toda la tierra alrededor debe quedar bien mojada.

La primera semana riégala todos los días, a la segunda semana riégala un día sí y un día no, cada semana que vaya pasando debes disminuir su riego.

Haz este regado en las mañanas, echa abundante agua, aunque a la batata le viene bien el agua, no debe haber una acumulación de la misma en su terreno por lo que es importante que hayas establecido antes de la siembra un drenaje bueno.

La cosecha

Estarán listas para la cosecha cuando hayan transcurrido aproximadamente cinco meses después de que hayas hecho la siembra. Llegado este momento deberás arrancar o talar los bejucos, seguidamente remover el suelo y por último buscar las batatas.

Ten cuidado en no dañar los tubérculos, ya que mientras más heridas tengan los mismos, más rápido se pudrirán.

¿Te ha gustado?
8 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.