La cebolla es uno de esos tubérculos imprescindibles en la cocina. Además puedes cultivarlo tú mismo si dispones de un terreno, de una maceta o de una jardinera. Seguro que estarás pensando que también la puedes comprar en cualquier frutería o supermercado.  Es cierto, pero no sabe igual que si son directamente compradas al agricultor o cultivadas por uno mismo.  La diferencia está en su sabor. Además, es la forma más sana de consumir alimentos. ¿Te apetece probar a tener tus propias cebollas?

Si el cuidado y trabajo en el Huerto te interesa seguro te interesará nuestra categoría: Huerto

Puedes conseguir la planta de dos formas: partiendo de las propias plantas  procedentes de semilleros o a partir de las semillas. La primera y la más sencilla es acudir al invernadero que tengas más cerca de casa o que ya conozcas. Allí puedes comprar ya la planta de la cebolla ya un poco crecidita asomando sus hojas verdes. Pero también puedes adquirir la semillas y cultivar la planta tú mismo en un semillero casero. Aunque este proceso requerirá un poco más de tiempo.

¿Que necesitas para plantar cebollas?

  • Cebollas para plantar.
  • Tijeras.
  • Terreno para plantarlas o maceta.
  • Tierra (si usamos maceta).
  • Azada.
  • Para las semillas:
  • Una o varias cebollas.
  • Barreño con agua.
  • Trapo.
  • Cajón con tierra.

Cómo plantar cebollas

  • Rastrillo.

Instrucciones para plantar cebollas

  1. Dale un corte hacia la mitad de los tallos de las plantas que has comprado, para que le salgan con más fuerza y con más vitalidad las nuevos  brotes.
  2. Una vez cortadas ya están preparadas para plantar en tierra en una huerta o también la podemos plantar en una maceta.
  3. Si se va a plantar las cebollas en un terreno, primero habrá que retirar todas las malas hierbas, así como  las piedras.
  4. Habrás de remover la tierra con una azada para que el terreno se oxigene, creando surcos.
  5. Dependiendo del terreno que tengamos haremos más o menos surcos.
  6. Una vez preparados los surcos, realizaremos agujeros  a cada lado del surco. Para hacer el agujero podemos usar nuestro propio dedo índice o de un palo. Existen herramientas específicas como una pequeña pala como las que se usan en jardinería, pero el agujero será demasiado grande y tendremos que trabajar más para taparlo. Por lo q te recomendamos un palo o similar, si no quieres utilizar tu mano.
  7. A continuación coloca la planta.
  8. Taparás el agujero restante y enterrarás la parte blanca de la cebolla, dejando en la superficie las partes de hojas verdes. Cúbrelo bien.
  9. El siguente paso será compactar la tierra a su alrededor, es decir, aplasta bien la tierra. Esto lo realizamos con el objetivo de que la planta de cebolla se mantenga erguida y de este modo pueda enraizar bien.
  10. La siguiente planta la colocaremos  a unos 15 o  20 cm de distancia o si lo haces a ojo procura que tengan una distancia de  un palmo.
  11. Una  vez que se haya terminado de plantar las cebollas se regarán y si es invierno hasta dentro de 15 días no hará falta regar de nuevo. Pero hay que tener en cuenta que es una época en la  que las lluvias son más frecuentes. Si llueve tendremos que esperar a que la tierra esté más seca. (Un exceso de agua podría pudrir la planta).
  12. Cuando haya que recogerlas, éstas se arrancarán con la mano si el terreno es blando.
  13. Cómo conseguir semillas:
    • Si lo que queremos es conseguir semillas. Necesitas una cebolla. Se suele plantar por el mes de diciembre a finales cuando hay luna menguante.  Cada cebolla que plantes puede darte unas 1000 semillas. Por lo que con una que plantes para empezar  es suficiente.  Si plantas varias recuerda que tengan una distancia de unos 30 centímetros uno con otro.
    • Normalmente de cada cebolla salen ocho o diez puntas o hijuelos con sus correspondientes cabezas.
    • Espera a que la cabeza de la semilla esté negra que será por el mes de julio.
    • A continuación se pone a secar hasta q se ponga crujiente al sol.
    • Deshaz las semillas y verás que hay granos que son negros. Esos no sirven. Para apartarlos mete la semilla en un barreño con agua. Las semillas que sirven se hundirán y la paja que no sirve flotará.
    • Golpea con la mano un poco para que vayan al fondo las semillas.
    • Retira la paja.
    • Quitar el agua.
    • Dejar secar las semillas en un trapo. En un par de horas al sol están secas.
    • Prepara un cajón o en la misma tierra unos palos con cuerdas para saber dónde has sembrado la semilla.  Para repartir proporcionadamente las semillas.
    • Si se han echado en la tierra, se recomienda una vez sembradas remover suavemente con un rastrillo para que no quede a mucha profundidad y sin pisarlo.

Consejos para plantar cebollas

  • Recuerda que antes de plantarlas cebollas has de retirar todas las malas hierbas, ya que de otro modo no las dejarán crecer. Estas hierbas son fuertes competidoras y acabarían por impedir que las frágiles raíces de las cebollas tomaran el alimento que necesitan del suelo. Y a la larga acabarían secándose.
  • Las macetas que tengan una profundidad de unos 20 cm y buen volumen de tierra.
  • La cebolla requiere suelos sueltos, sanos y profundos. De ahí que conviene retirar todas las hierbas, piedras y oxigenar el terreno.
  •  No hay ningún problema si plantas las cebollas muy juntas. Pero, ten en cuenta que es en ese espacio donde se desarrollarán, por lo que a más espacio, más probabilidades de que se hagan grandes.  Aunque tampoco conviene que estén muy separadas para poder aprovechar más el terreno. De ahí que se recomienden esos  15 o 20 centímetros que indicábamos en las instrucciones, para que las cebollas que tengan cierto tamaño.
  • Si no quieres ir midiendo cada vez puedes ayudarte de la distancia que hay entre el índice y el pulgar para la separación entre las plantas.
  • Si  se plantan juntas se desarrollarán hacia lo largo en vez de a lo ancho, por lo que habrá que consumirlas tiernas.
  • Normalmente, las cebollas se recolectan cuando las hojas comienzan a secarse. Si se plantan en diciembre hasta junio-julio no se podrán recoger.
  • La cebolla es una planta que resiste bien las bajas temperaturas por lo que se puede plantar en invierno.

¿Te ha gustado?
95 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.