Si quieres saber cómo plantar césped te decimos que es un procedimiento sencillo, el cual lo puedes hacer tú mismo; hacerlo con semillas es una tarea fácil ya sea que lo que necesites es resembrar partes de tu césped por tener mal aspecto o si lo que quieres es renovarlo del todo; hay variedad de formas para sembrar el césped, pero acá nos centraremos en lo más sencillo para que no vayas a tener ningún tipo de complicación.

Cómo plantar césped

En qué época debes plantar césped

Si vas a plantar césped con semillas lo mejor es que lo hagas en primavera o también al comenzar el otoño, pues son los momentos donde todas las plantas crecen más después de haber pasado el verano o el invierno (donde no es bueno plantar el césped). Para que tengas en cuenta cuando se planta comenzando el otoño, el césped comenzará a salir a mayor velocidad, esto se debe a que la tierra aún estará caliente gracias al verano, si lo siembras en primavera tardará un poco más en aparecer, pero igual estará bien.

También hay tener en cuenta la zona y el clima en donde vives, pues las condiciones climatológicas pueden variar; si estás ubicado en un clima continental lo ideal es que siembres en los últimos días de marzo o en mayo y si vas a sembrar en otoño deberá ser entre finalizado agosto, septiembre y principios de octubre.  Si estás ubicado en un clima oceánico tienes la ventaja de tener periodos de siembra un poco más largos por estar en un clima húmedo y suave. Los climas cálidos del mediterráneo permiten sembrar desde que comienza marzo o terminándose febrero, pero en otoño no deberás sembrar hasta que llegue el mes de septiembre, pero podrás hacerlo hasta los primeros días de noviembre.

Cómo plantar césped

El tipo de césped

Existe una gran variedad de césped, este realmente es la mezcla de diferentes tipos de semilla que reciben el nombre de gramíneas, así entonces según el tipo de la semilla y qué porcentaje tiene de cada una se dará el tipo de césped; es de aclararse que unos no resultan mejores que otros a la primera, solo que cada uno se puede adaptar mejor a tu tipo de jardín, la zona donde éste se encuentre, el clima al que está sometido, las características de su suelo, la insolación, el agua, incluso qué tan aproximado está al mar. También es importante saber qué uso va a tener el césped y los cuidados que recibirá.

Así que lo mejor es que le preguntes a un profesional qué es lo mejor para tu zona y descríbele muy bien todas las características que tiene tu jardín, cómo le entra el sol, las sombras, entre otros. Una vez que ya tengas claro qué tipo de césped vas utilizar, es bueno que memorices o anotes cuál es, por si más adelante te toca hacer una nueva siembra; anota más que la marca su composición, puesto que no sabemos si ese nombre seguirá existiendo más adelante; si siembras un césped diferente en cada zona, será muy notable la diferencia y nos imaginamos que tú quieres un jardín hermoso.

Cómo plantar césped 

El drenaje

Esto es lo primero que deberás hacer, mira si después de las lluvias quedan aguas estancadas o charcos que no desaparezcan rápido, si ves que no hay buen drenaje debes solucionar esto antes de proceder con una siembra, pues no querrás que tu césped no crezca bien o tenga problemas de hongos. Si ves que tu jardín drena perfectamente, listo no necesitas hacer nada; solucionar problemas de drenaje es otro costo económico, así que solo debes hacerlo cuando no haya más remedio.

El riego

Debes instalar sistemas de riego que sean de calidad, que sean automáticos y que tengan un buen diseño, esto es si vas a hacer una siembra desde cero, si lo que vas a hacer es cambiar algunas partes, revisa que tu sistema de riesgo esté bien o mira cómo lo puedes mejorar. Muchas veces un mal sistema de riego es lo que estropea el césped, pues ocasiona que muchas partes permanezcan bastante mojadas, mientras otras estén casi secas.

La falsa siembra

Esto lo deberás hacer en caso de que vayas a sembrar tu césped desde cero, o lo vayas a renovar por completo, esto consiste en regar todo tu terreno durante un tiempo como si ya hubiera sido sembrado (pero ya sabemos que no), esto hará que las malezas (hierbas malas) nazcan y germinen y luego les podrás aplicar algún herbicida, así las eliminarás y será más difícil que luego nazcan en tu césped. Si vas a resembrar algunas zonas que están dañadas, puedes antes de hacerlo echar un herbicida que sea de hoja ancha y así eliminar la maleza; si ves que hay musgo echa sulfato de hierro.

La tierra

Necesitarás conseguir una tierra vegetal de alta calidad, requerirás una capa de aproximadamente 10 centímetros, esto es lo que te garantizará que haya un buen crecimiento del césped. Es importante que sepas que si este sembrado de césped es desde cero, debes labrar bien tu terreno, alquila un motocultor y rastrilla todo aquello superficial, esto debes hacerlo antes de echar la tierra vegetal. Si lo que tú harás es renovar el césped no deberás labrar, correrías un alto riesgo de que se te rompan las tuberías de riego, en este caso solo procede a arrancar el césped anterior a una profundidad de 7 centímetros. Puedes nivelar la tierra con un rastrillo y luego compactarla con un rodillo.

Si necesitas un mejor drenaje, puedes hacer una mezcla de arena (30%) y tu tierra vegetal (70%).

La semilla

ya es hora de que siembres las semillas, lo debes hacer con la mano, o si prefieres puedes alquilar alguna máquina pero te resultará mucho más costoso, mira que las semillas quede distribuidas de una manera homogénea; debes duplicar la dosis recomendada, pues no todas germinan y otras pueden convertirse en alimento de algún animal.  Rastilla con suavidad para que entren las semillas pero sin que se muevan.

La regada

Debes mantener las semillas húmedas; riega solo unos minutos, pero varias veces al día, pues la superficie se seca rápido. Puedes hacerlo en las primeras horas de la mañana, al medio día y cuando caiga la tarde, en la noche no será necesario hacerlo, pues la humedad se mantiene. El tiempo del regado variará según los diferentes factores, como el diseño que tengas o la época en que sembraste.  Riega 10 minutos y revisa, así sabrás si los tiempos hay que aumentarlos o disminuirlos; a medida que el césped crece el tiempo de riego va siendo menor.

El abono

Deja el abono para cuando el césped salga; hazlo con uno que sea orgánico – mineral y que sea de liberación lenta, estos duran hasta tres meses y previenen las quemaduras. No es aconsejable abonar desde la siembra puesto que podrías tener que hacer algunas resiembras, sin abono el césped crece más lento y te dará tiempo de hacer algún tipo de corrección.

¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 66,67% le ha gustado.