Si vamos a hablar de una planta que sea versátil en el mundo y tenga una cobertura buena y popular, esa es la hiedra, plantar hiedras resulta ser muy buena opción, además es saludable y prácticamente los inconvenientes en la jardinería serán nulos. Sembrar esta planta puede traernos varios beneficios, entre los que encontramos los siguientes: el mantenimiento que requiere es reducido, no necesita de mucho sol, es buena para prevenir la erosión y además puede ser plantada en pendientes, así sean bastante empinadas, además la misma puede utilizarse para que suba por un enrejado y paredes. Si te interesa el tema lee los pasos de Cómo plantar hiedra que a continuación traemos para ti.

La hiedra es una planta que puedes incluir en tu jardín, esta es una planta perenne trepadora, bastante común, que crece de manera espontánea y natural en lugares que tienen sombra y algo de humedad, pero igual se adapta bien a otro tipo de climas y suelos.

Este artículo donde te explicamos cómo identificar la hiedra venenosa también te interesará.

Las hojas tienen un color verde el cual es brillante y son pecioladas, si se plantan en interiores por lo general no florecen, pero en exterior se verán flores en racimos durante el verano y una parte de la época de otoño, los frutos variarían según la especie.

Esta planta es ornamental y se usa para decorar tanto en exteriores como en interiores, además se puede usar en espacios que son horizontales o en jardines colgantes verticales.

Esta planta puede alcanzar los treinta metros de largo cuando se planta en el exterior, crecerá un aproximado de cincuenta centímetro cada año, por otro lado desarrolla un abundante follaje.

Selección de la hiedra

Comienza a seleccionar la especie deseada, la ventaja es que la mayoría de estas especies crecerán en buena forma sin importar el lugar, desde aquellos llenos de sombra a aquellos que les da todo el sol y todos servirán para poder tener una cobertura buena y controlar la erosión. De todos modos la más común es la llamada Hiedra Hélix, seguida de la Canariensis y la Algeriana.

Además debes escoger si quieres comenzar la siembra con semillas o con la opción más rápida y fácil que es por medio de plántulas, para luego irlas a sembrar en el lugar que vayas a elegir.

Momento para plantar la hiedra

Esto deberá hacerse en primavera, idealmente en una área de sombras, así no le dará sol a los brotes nacientes.

Las raíces

Cuando vayas a plantar hiedra debes pensar en que es una planta que posee raíces aéreas, éstas son las que se van agarrando y se trepan por las diferentes zonas y lugares y así es como cubren todo el lugar o parte de él, sea suelo, muro o el lugar donde hayas escogido ponerlas, es importante entonces que escojas lugares donde la planta se pueda apoyar, cultivar esta planta se convertirá en una solución cuando queremos decorar ciertos espacios. Cuando la hiedra crezca de seguro hará todo para buscar por donde se puede trepar. Si se va sembrar en maceta que sea colgante, las raíces empezarán a buscar de qué objetos se pueden agarrar.

El suelo

Debes regar con abundante agua antes de proceder a sembrar la hiedra, pues estas plantas tendrán un mejor crecimiento en suelos bastante húmedos.  La hiedra prefiere un suelo que sea arcilloso y que tenga bastante materia orgánica.

En términos generales, esta planta no requiere de suelos muy especiales, un pH que se acerque a los seis bastará. Lo que sí será importante, es que haya un drenaje bueno, pues esto es bastante significativo si no queremos que haya encharcamientos o la raíz se pudra, cuando la planta llegue a su sexto mes es bueno que incorpores una cama de compost o de humos para que de este modo enriquezcas la tierra y así se estimule el crecimiento de la hiedra.

La luz

Esta planta no requiere que le dé directamente el sol, incluso la misma se desarrolla de mejor manera en áreas con sombra.

La temperatura

Lo ideal para que la hiedra se desarrolle con su potencial máximo, es que esté entre los quince y veintiún grados, aunque como hemos dicho, es una planta versátil capaz de resistir a temperaturas más bajas o más altas.

Selecciona el lugar

Como ya mencionamos, podrías plantar la hiedra en el lugar que más desees, por lo general se utiliza sembrarlas en aquellos lugares que son más difíciles cuando hablamos de jardinería, por ejemplo en las partes más empinadas donde es difícil cultivar otras plantas o incluso césped, además funcionará bien en lugares que tengan sombra, o si lo prefieres utilízala para que crezca en un enrejado en una pared.

Excava hoyos para las plantas

Haz hoyos que tengan una profundidad de quince centímetros y separa cada uno con aproximadamente treinta centímetros, esto debe ser lo suficientemente profundo para que quepa la raíz de las nuevas plantas.

Siembra las plantas

Ahora toma las plantas y ponlas dentro de cada agujero, debes cubrir con tierra todo el hoyo, tapando su raíz.

La fertilización

Debes evitar fertilizar estas plantas al menos por tres meses, una vez las plantas se establezcan, procédelas a fertilizar cada dos meses durante la época de primavera y de verano, el fertilizante debe ser el llamado para todo propósito.

El abono

Agregar abono alrededor de la tierra ayudará al crecimiento de tus hiedras y a mejorar el suelo.

Los riegos

Esta planta no requiere que se riegue mucho, incluso en la época más fría donde bajan más las temperaturas, bastará con regarlas una vez en la semana y en las épocas más calientes donde la temperatura se eleva, sí es bueno regarlas entre tres y cuatro veces a la semana para de este modo mantenerlas bien hidratadas.

Propagación de la hiedra

Esta planta se multiplica con facilidad, así que realmente no es necesario hacer propagación, de igual modo si lo quieres hacer, fija porciones de tallo en el suelo que él mismo se encargará de desarrollar raíces nuevas en el punto que lo pusiste.

Debes controlar la hiedra

Esta planta se reproduce y propaga de una forma rápida, incluso se considera que es invasiva, así que si decides plantarla debes comprometerte a que sólo estará plantada en tu jardín, no debes permitirle que se expanda de forma libre, ya que incluso los ciclos de los diferentes nutrientes del ecosistema de tu zona podrían interrumpirse.

La plagas

La pueden atacar las plagas que son comunes en los jardines y los huertos como por ejemplo la cochinilla, el pulgón o la araña roja.

Planta de interior

Si lo que quieres es tener una planta de interior, también lo podrás hacer en contenedores o en macetas que sean colgantes.

Si vas plantar en materas (macetas), las mismas deben tener un mínimo de treinta centímetros de profundidad y cuando se cumpla el año las deberás pasar a otro contenedor más grande que tenga de profundidad aproximadamente cincuenta centímetros para que la hiedra pueda crecer de manera correcta.

Cuando riegues una hiedra de interior deberás rociar agua también por sus hojas, en especial si vez que está tomando un color amarillo o se está arrugando, esto puede indicar que le hace falta más agua, esto se debe a la calefacción que se encarga de secar la planta,

Notas

  • Si lo que quieres es que trepe por un muro, deberás sembrar la planta cerca al lugar.
  • Se hace importante poner tutores como cañas, cuerdas, palos entre otros, ya que es una planta trepadora.

También podría interesarte Cómo plantar enredaderas o trepadoras 

 

¿Te ha gustado?
15 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.