Las amapolas son unas plantas silvestres que siempre suelen darnos la bienvenida en época de primavera.

Empieza el calor, el buen tiempo y si os fijáis, los campos empiezan a llenarse de estas flores rojas. A finales de primavera y antes del verano, muchos campos se llenan de flores rojas.

Hay que tener en cuenta una cosa. Si bien es cierto, que crecen de manera silvestre, no hay que confundirlo, con ser una flor fuerte. Lo explicamos. Son flores muy delicadas. De igual modo, que no son flores que den alegrías a todo el mundo. Por ejemplo, a los agricultores, no les hace demasiada gracia ver como se reproducen estas flores por sus campos porque proliferan y acaban con todo.

Tampoco es oro todo lo que reluce… por desgracia, su permanencia una vez está la flor es más bien poca.

Dependerá de un poco más o un poco menos, pero generalmente, no suele durar más de un par de semanas. Y cuidado al cortarlas, preparar ramos o cogerlas con la mano, porque ya es sabido que manchan y mucho. Tanto, que tiñe la mano y la ropa. Y no, las amapolas no huelen. Son muy bonitas y llamativas, pero no tienen aroma.

Instrucciones para sembrar amapolas

  1. Si tienes un jardín, una terraza, un balcón o una zona donde quieras lucir unas flores llamativas y les de el sol, las amapolas pueden ser una magnífica alternativa.
  2. No es muy común saberlo, pero hay varios tipos de amapolas. Por lo general, se cree que las amapolas son esas florecitas rojas que salen en los campos. Y si, es cierto. Pero hay otras variedades con otras particularidades.
  3. Podemos encontrarnos las amapolas orientales o las amapolas californianas.
  4. Las diferencias entre ambas: las amapolas orientales pueden llegar a medir hasta un metro y medio de alto y se pueden encontrar en el típico tono rojo y también en rosa. Las amapolas californianas, crecen incluso con una temperatura más fría y se adaptan con mayor facilidad.
  5. A la hora de plantar las amapolas en casa mediante semillas, es muy importante saber dónde se van a plantar. Puesto que no es lo mismo, en un gran parterre, que hacerlo en un tiesto o bien, en el jardín.
  6. Os contamos las grandes diferencias según donde lo queráis plantar (no lo olvidéis si queréis que os florezcan y no se os pudran o mueran).
  7. Si habéis decidido plantar las amapolas en el jardín (ya sea propiamente en le jardín, en un gran parterre, etc.), lo que necesitareis como mínimo: tierra, un fertilizante, arena y las semillas de amapola.
  8. En cuanto al fertilizante, no es imprescindible. Pero si queréis aseguraros de que os vayan a salir todas las semillas y os aguanten, si es recomendable.
  9. Respecto a la tierra, es básico. Necesitáis tierra para plantar las semillas. Por lo general, no necesitan de tierras concretas. Y la arena, no es imprescindible. Se hace algo recomendable porque ayuda a que se compacte con la tierra y las semillas. Pero si no la tenéis ni queréis comprarlas, no es necesario.
    A la hora que decidáis plantar las semillas de amapolas debéis tener la tierra movida. Es decir, moverla para que no esté totalmente compactada. Necesita airearse. A continuación, hay dos opciones (que dependerá si usas arena o no).
  10. Si decides echarle arena, entonces, sobre la capa de tierra, echa una fina capa de arena. Y a continuación, riega un poco las tierras. Cuando estén húmedas, echa una capa con las semillas de amapola. Ahora, vuelve a echarle sobre las semillas, una fina capa de arena y vuelve a regar. Ojo, sólo se necesita que esté húmedo, no empapado. Si se moja en exceso, se corre el riesgo de que se ahoguen.
  11. La otra opción (igual de válida para sembrar las amapolas en tu casa), es la siguiente: una vez movida la tierra, humedécela un poquito (no empapada). Échale ahora, una capa con las semillas de amapola. Vuelve a echar un poquito de agua sobre ellas.
  12. Un dato importante es que siempre debe estar la tierra húmeda. No empapada, porque sería contraproducente y terminaría por no florecer las semillas y se pudrirían.
  13. Ahora bien, si preferís lucir las amapolas en una maceta y tenerlas como ornamentación, tenéis que tener en cuenta que el tipo de maceta que utilicéis es muy importante. No os lo toméis a tontería, de hecho, muchas veces el problema de que una planta se muera, se queme, no crezca o se pudra es precisamente, por el material del tiesto. Los menos recomendables son los que están hechos de plástico. ¿el motivo? Al ser plástico, con el calor y el sol, se calienta mucho la temperatura sube y la tierra y la planta se quema. Hay que tener mucho más cuidado con el riego. En cambio, las más aconsejables son las que están realizadas en barro. Conservan mucho mejor la temperatura y no quema la planta.
  14. Las amapolas necesitan del sol. De hecho, por eso las veis tan bonitas en campos donde precisamente, les da el sol a diario. Si las tenéis en macetas y no les da mucho el sol, deberéis ir colocándolas a diario a que cojan un poquito de sol para que no se marchiten. Si las semillas las habéis plantado en una zona soleada, no tendréis problemas en verlas bien bonitas.
  15. Para que veáis las amapolas germinar (aunque no sea una ciencia exacta porque influyen muchos factores) lo general es que se vaya a tardar entre una semana y un mes.
    Cuando empecéis a ver las amapolas florecer tenéis también que tener en cuenta que no suelen durar mucho… son muy frágiles y delicadas.
  16. Mucho cuidado con el riego cuando ya tengáis las amapolas. Si le echáis agua a las flores, las marchitareis y las matareis. Quedarán sus preciosas hojas muy feas y estropeadas. Así que sólo mojar el suelo.
  17. Si queréis cortar las flores deberéis hacerlo con mucho cuidado. Sobre todo, con sus hojas. Sus preciosas y vistosas flores rojas manchan muchísimo y, además, si te manchas la ropa es prácticamente imposible, que desaparezca la mancha.
  18. Es una lástima que las flores de las amapolas duren tan poco. Puesto que sólo veréis que están florecidas unas semanas, poco más. No es porque las estéis cuidando mal o les falte ningún nutriente… las amapolas son así.
  19. Un truco para que una vez tengáis las amapolas, no tengáis que comprar más semillas, es aprovechar las semillas de vuestra propia planta. Cogerlas y sembrarlas. Haced el proceso tal y cómo lo hicisteis la primera vez. Así siempre tendréis amapolas en vuestro jardín y no tendréis que gastaros nada en comprar semillas de nuevo.

¿Que necesitas para sembrar amapolas?

  • Semillas de amapolas.
  • Tierra para poder plantar las semillas.
  • Un macetero si quieres plantarlo en un tiesto. Preferiblemente, que sea de un material arcilloso.
  • Arena. No es imprescindible, pero es aconsejable.
  • Fertilizante. Aunque no es imprescindible, es aconsejable.
  • Agua.

Consejos para sembrar amapolas

Estas preciosas flores que empiezan a invadir los campos a finales de la primavera con sus tonos rojizos son una admiración para los amantes de las flores, para los pintores, para los fotógrafos… pero no tanto, para muchos campesinos y agricultores que ven como muchas de sus plantaciones se echan a perder por culpa precisamente, de las amapolas.

De hecho, es una planta que se plaga con bastante facilidad. Por eso, incluso si en vuestro jardín estáis intentando plantar amapolas, tened cuidado de que no escampe a sus anchas y empiece a plagar todo el terreno. Ya que en cuanto lo hace, puede continuar haciéndolo de por vida.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.