Me encanta la hierbabuena: es una planta bonita, muy aromática y es ideal para utilizar a la hora de preparar mojitos o algunas recetas de comida. Y una de sus mejores ventajas es que es súper fácil de sembrar y de mantener con vida a lo largo de todo el año. Se adapta a cualquier tipo de clima muy cómodamente, por lo que vivas en donde vivas, podrás tener una plantita siempre cerca. Además, es muy agradecida y sólo necesita que te acuerdes de regarla cuando tiene la tierra algo seca y que la dejes disfrutar del sol todo lo que se pueda.

Este artículo seguro que también te gustará: Propiedades de la Hierbabuena

Si tienes una terraza o un salón amplio, te aconsejo que sembrar hierbabuena, ¡te encantará!. El aroma es increíble y sus utilidades culinarias, ¡magníficas!

sembrar heirbabuena

¿Sembrar hierbabuena es difícil?

Lo cierto es que no, como decíamos más arriba es una planta muy agradecida y que arraigará fácilmente en cualquier tiesto que tengas. Si quieres saber cómo sembrar hierbabuena y poder disfrutar de ella a lo largo del año, sólo es necesario que sigas los siguientes consejos. ¡Comencemos!

¿Que necesitas para sembrar hierbabuena?

Para sembrar hierbabuena vamos a necesitar

  • Una maceta o tiesto
  • Tierra y mantillo
  • Semillas de hierbabuena o esquejes
  • Regadera
  • Agua
  • Mucho cariño y pasión por las plantas
  • Piedrecitas de río

Instrucciones para sembrar hierbabuena

Paso a paso para sembrar hierbabuena

  1. La época más adecuada para sembrar hierbabuena es la primavera, sobre todo durante las primeras semanas. Piensa que ya empieza a hacer algo de calor y es temporada de lluvias y sol, por lo que, si tienes la maceta con tu plantación de hierbabuena en la terraza o si la plantas directamente en el suelo del jardín, las condiciones climatológicas serán perfectas para que florezca en muy poco tiempo.
  2. Si partes de esquejes de hierbabuena, es recomendable que antes de sembrarlos en la maceta o tiesto que hayas elegido, los pongas en agua durante cierto tiempo. Si esperas aproximadamente un par de semanas o un mes, brotarán las raíces y será más fácil que arraiguen una vez los plantes.

Para sembrar en maceta o tiesto

  1. Elige la maceta o tiesto que vayas a utilizar. Asegúrate de que tenga un agujero en su base para que pueda desaguar el agua correctamente. Si te haces con un modelo con agujero, no olvides poner un plato debajo. Existen platos de plástico especiales para las mesetas o tiestos que puedes comprar en las grandes superficies o en los centros de jardinería.
  2. Si tu maceta o tiesto no tiene una zona de desagüe, coloca unas cuantas piedras de río en su base para evitar que las raíces se pudran.
  3. Una vez tengas todo colocado, cubre la base con tierra hasta la mitad de la maceta o tiesto. Es importante que no cubras más porque debes de respetar el espacio para poder colocar o bien los esquejes o bien las semillas. Una vez hayas esparcido la tierra, es el momento de colocar las semillas. Coge un buen puñado en tu mano y vete esparciéndolas suavemente sobre la tierra que has colocado, preferiblemente en la zona central del macetero o tiesto. Si se trata de un macetero largo, de los que suelen colgarse en las terrazas, extiende las semillas de izquierda a derecha en el centro.
  4. Una vez tengas extendidas todas las semillas, tápalas con tierra dejando un tercio de la maceta o tiesto sin cubrir. No aplastes la tierra, sólo extiéndela con suavidad sobre las semillas. Es importante que dejes un buen espacio sin tierra hasta el borde de la maceta para que puedas regar adecuadamente más adelante y para que la hierbabuena tenga espacio para crecer hacia arriba algo protegida.
  5. Si vas a utilizar esquejes es importante que dejes cierto espacio entre ellos para permitir que las raíces puedan crecer holgadamente. La hierbabuena enraíza mucho y genera una buena cantidad de raíces, por lo que es aconsejable que tengan suficiente espacio para crecer, tanto hacia abajo como hacia los lados.
  6. Ve colocando un esqueje tras otro de la siguiente manera: cuando coloques el primero, sostén el esqueje recto con una mano mientras con la otra vas cubriéndolo con tierra. Deja bastante parte del esqueje cubierto para que quede bien estable en la tierra. Procede igual con el resto de esquejes. Si usas una maceta larga, ve colocándolos de centro a lado, así te será más fácil calcular el espacio que tienes para plantar esquejes. Recuerda no apelotonarlos mucho si quieres que crezcan bien. Puedes cubrir los esquejes con tierra utilizando la mano o herramientas de jardinería. Todo depende de cuánto te guste mancharte. Y recuerda que, al igual que en el caso de la siembra con semillas de hierbabuena, no hay que aplastar la tierra.
    Cómo sembrar hierbabuena

Consejos para sembrar hierbabuena

Un último consejo para sembrar hierbabuena

Una vez tengas sembrada tu hierbabuena, no olvides regarla con frecuencia. En las épocas de menos calor, cada uno o dos semanas y en las de más calor, cada dos días. Todo dependerá de lo seca que encuentres la tierra. Aumenta o disminuye la frecuencia cuando la encuentres más o menos húmeda.

No combines la hierbabuena con otras plantas. La hierbabuena genera muchas raíces y termina por destrozar los cultivos cercanos, a no ser que las raíces de estos sean todavía más gordas. Intenta plantarla sola si está en una maceta o tiesto, o alejada de otros cultivos si la siembras directamente en la tierra.

¿Te ha gustado?
55 usuarios han opinado y a un 96,36% le ha gustado.