Cómo sembrar plantas en el jardín

A la hora de plantar semillas, no sólo hacen falta las cosas más básicas y obvias, sino que también es importantísimo saber cuando y cómo hacerlo. Seguramente, si habéis plantado semillas no siempre os habrán salido como teníais pensado, ¿verdad? O se pudren, no terminan de crecer, crecen y se cae y no terminan de florecer, etc. Hay que tener en cuenta multitud de elementos que son la base para llevar la floración de las semillas a buen puerto.

Sabiendo las cosas básicas antes de empezar con la plantación de las semillas os evitareis problemas más tarde y de paso, os ahorrareis tanto el dinero como vuestro tiempo.

Instrucciones para sembrar plantas en el jardín

  1. Las semillas son la base para que una planta nazca. La vida de tu nueva planta. Hay muchas opciones para poder conseguirlo. De entrada, la más sencilla: comprar las semillas. Las semillas las encontrarás en tiendas de jardinería, en floristerías, viveros, jardinerías y grandes superficies…
  2. Otra opción, coger tu mismo/a las semillas. Esto dependerá de sí es de otra planta y/o flor, o bien, lo haces con verduras (te lo contaremos más adelante).
  3. Sea como fuere, las semillas en general (del tipo que sea, si comprado o cogido de tu propia verdura), será vital, que le des un buen cuidado. Es necesario para que las semillas se estimulen y crezcan. Si no crece y se desarrolla bien, nunca saldrá ni la verdura, fruta, planta, etc. Por tanto, el antes, el durante y el después, es muy importante.
  4. Habrá que tener en cuenta qué cantidad de agua le administráis mucho cuidado de no regarlo y que se seque y muera) y lo mismo, si abusáis y hay exceso. Se pudrirá o ahogará y no logrará crecer. Morirá.
  5. También deberéis tener en consideración qué tipo de semilla es. Porque no es lo mismo tal fruta o tal verdura, ni una flor u otra. Por tanto, siempre, hay que enterarse que es lo que vais a plantar.
  6. Algo básico y vital para que la siembra vaya correctamente y no termine por daros un disgusto es saber qué queréis plantar y por supuesto, cuando es el momento adecuado para hacer la siembra. Esto es importantísimo. ¿El motivo? Cada planta y/o verdura tiene su propia estación. Las hay que salen en inverno, otras en primavera, en verano y las que podéis aprovechar ahora, que son en otoño (hablamos de España).
  7. Algunos ejemplos de las verduras que se pueden sembrar para este mismo mes y los que vienen (repetimos, teniendo en cuenta que estamos en España) serían las siguientes: las alcachofas, las cebollas, el apio, los rábanos, el brócoli, las lechugas, la coliflor, etc. Prácticamente, casi todas las verduras de hojas verdes.
  8. Es muy importante llevar cierto control y llevar a cabo una buena siembra si no se tienen los conocimientos básicos, sencillamente, con el hecho de la observación. Ir controlando cómo está la tierra, veréis si necesita humedad, regarlo o bien, no hacerlo. Si necesita más o menos luz, los nutrientes vitales para que la siembre termine floreciendo y madurando.
  9. Otro detalle importante, mucho cuidado e ir retirando siempre, las malas hierbas. Es bastante habitual que, con la tierra de la siembra, vayan apareciendo diferentes malas hierbas. No las dejéis crecer. En cuanto las veáis, arrancarlas. Si las dejáis, pueden acabar matando vuestro cultivo.
  10. Lo mismo, importantísimo, con los posibles malos bichos, caracolas, caracoles, hormigas, moscas, pulgones… y plagas diversas. Atacad el problema en cuanto antes. De dejarlo o no mirarlo bien, podéis llevaros el temible susto de empezar a ver la floración de vuestro cultivo y de un día para otro, no ver nada porque la plaga ha acabado con todo.
  11. Otros trucos para que no os cueste tanto cuidar de vuestras plantas es intentad en medida de lo posible, colocar las plantas juntas en medida de sus necesidades. Lo explicamos mejor. Por ejemplo, unas plantas que necesiten de mucho sol y poca agua (por dar un ejemplo) como puede ser el caso de los cactus. Y ponéis en el mismo lugar, plantas que necesiten mucha humedad o riego abundante pero que no soportan demasiado bien el sol porque se queman.
  12. Tal vez os guste mucho la combinación de ellas juntas, pero os costará bastante su mantenimiento y con casi total seguridad, acabe por salir mal la combinación y o bien una de ellas se pudra o las otras se mueran. Por tanto, con esto queremos avisar de que es muy importante adelantarse y prever que plantas colocareis juntas.
  13. Si a la hora de colocar las plantas son semillas delicadas, lo más recomendable, es hacer la plantación en un semillero. Son plantas más delicadas y debe colocarse una tierra con abono especifico (llevan la tierra y el sustrato todo junto). Siempre después de hacer la plantación, echar un poco de agua para regarlo. Pero cuidado con no humedecer en exceso para que no se ahogue y se pudran. Ir observando a diario para verificar que tengan el agua necesaria.

¿Que necesitas para sembrar plantas en el jardín?

  • Semillas.
  • Tierra.
  • Abono.
  • Agua.
  • Un lugar dónde plantar hacer la siembra. Jardín, terreno, tiesto, jardinera, invernadero, etc.

Consejos para sembrar plantas en el jardín

No siempre todas las semillas son idóneas o están en buenas condiciones para plantarlas. De hecho, si las guardáis durante mucho tiempo o no están bien conservadas, se estropean. Esto puede arruinaros la plantación, porque no crecerán o estropeará la demás siembra. Por tanto, os contamos este truco si tenéis dudas al guardar semillas y no sabéis si están estropeadas o si las podéis plantar. Necesitáis un vaso de agua, lo llenáis por la mitad de agua y le echáis las semillas. Removerlo con una cuchara. Ahora observad las semillas. Si éstas, flotan significa que no están muy bien y es mejor deshaceros de ellas.

Cuando hagáis la siembra de vuestras plantas sobre todo recordad los pasos imprescindibles para que todo fluya bien y no os llevéis sorpresas desagradables. Recordad el lugar dónde vais a plantarlas, que la tierra sea idónea. Previamente, limpiar la zona, eliminar las malas hierbas y cosas que puedan entorpecer, airear la tierra, echarle abono, tener en cuenta la luz (directa o indirecta), el riego, etc. Y por supuesto, el espacio. Si juntáis muchas plantas muy juntas, sin respetar el espacio, no terminaran de crecer bien y es posible que mueran o bien, se queden pequeñas. Necesitan de varios centímetros de espacio para que puedan echar bien las raíces y expandirse. También depende mucho del tipo de planta que vayáis a sembrar (tenerlo en cuenta).

Para hacer que las plantas crezcan más rápido, se puede utilizar un invernadero. Para ello, las plantas se colocan dentro del invernadero y con el calor, el tiempo se reducirá bastante. Por ello, también cuidado con el verano y épocas de mucho calor y sol fuerte. Al estar las plantas encerradas el calor aumenta mucho más y sufren de más calor y por tanto, el agua se evapora antes.

A favor también tendréis que podéis cuidar de cualquier adversidad tanto las lluvias, el granizo, lluvia de barro, el frío, el viento… al estar entre plásticos, tapadas, os evitareis todos estos problemas. Podéis cambiar las plantas de lugar en cuanto la siembra haya hecho su trabajo y tengáis la floración. Entonces, podéis aseguraros de que ya podéis hacer el cambio y traspasarlo a donde más os guste de vuestro jardín o jardineras.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.