La semilla se podría considerar el elemento a partir del cuál nace la futura planta. En resumidas cuentas es la forma más primigenia de vida que existe en la naturaleza. Pero para todas las especies, dando igual la planta de la que provengan, existen tres requerimientos mínimos para crecer adecuadamente: luz solar, agua y un terreno adecuado. Si quieres obtener y cultivar tus semillas adecuadamente, en DonCómos te enseñamos Cómo sembrar semillas.

Tipos de semillas

Nos podemos encontrar distintas semillas cultivables. Cada una tiene unas características concretas que la hacen distinto a las demás. Los principales tipos de semillas son:

  • Semillas criollas: son semillas que se adaptan perfectamente a las condiciones del terreno, reduciendo así el desgaste del mismo. Además, de la planta resultante se podrán obtener semillas para la siembra siguiente.
  • Semillas acriolladas: semillas que, aunque no sean autóctonas, se han ido adaptando a las condiciones del terreno con el paso del tiempo.
  • Semillas mejoradas: se seleccionan artificialmente mediante la polinización controlada. Sus principales características son una alta resistencia a plagas y enfermedades, una alta producción y una fácil adaptación al terreno.
  • Semillas Baby: en este caso, las semillas han sido tratadas para limitar su crecimiento. Como resultado de eso, los granos obtenidos poseen un toque de dulzor, y una textura y coloración brillantes.
  • Semillas híbridas: como su propio nombre indica, son producto de cruzar dos plantas de distinta especie, para así optimizar el rendimiento de la cosecha. Normalmente traen consigo un crecimiento mayor y más rápido y plantas más fuertes y resistentes. En contrapartida, las semillas resultantes de esas plantas son estériles.
  • Semillas ecológicas: descienden de plantas a las que no se ha suministrado pesticidas ni demás productos químicos. Asimismo, tampoco han sido tratadas para una mejor conservación.

Cómo obtener las semillas

Sin contar que también puedes comprarlas en casi cualquier supermercado, la forma en la que podrás obtener las semillas que vas a cultivar varía según la plantan de la que provengan. Las maneras más básicas para ello son:

Tomates y otros frutos

En el caso de las semillas que se hallan en el interior de un fruto, tendrás que seguir los siguientes pasos:

  1. En primer lugar, extraer las semillas. Deberás esperar al momento adecuado para ello. Lo más aconsejable es que, una vez haya madurado, dejes que se ablande un poco antes de extraerle las semillas.
  2. Colocar las semillas en un cubo o pozal con agua. Al cabo de unos dos días, observarás que una parte de las semillas ha caído al fondo mientras que las otras han permanecido en la superficie. Las que podrás cultivar son las que se encuentran en el fondo.
  3. Por último, deberás sacar las semillas buenas del agua y dejar que se sequen sobre un trapo alrededor de una semana. Tras ese tiempo, lo más recomendable es que las conserves en un recipiente hermético.

Leguminosas

En este tipo de plantas las semillas se encuentran dentro de una vaina. Ejemplos de ello son los garbanzos, los guisantes o las lentejas.

  1. Como primer paso tendrás que dejar sin coger las matas más vigorosas.
  2. En el momento en que veas que se han secado las matas, las arrancas y dejas al sol para que se terminen de secar las semillas.
  3. Por último las deberás conservar en un recipiente adecuado.

Hortalizas o herbáceas

En este último caso las semillas no se encuentran dentro de ningún fruto o vaina. Tras ser polinizadas, las flores dejan paso directamente a las nuevas semillas.

  1. El primer paso que realizarás para obtener las semillas será dejar a la planta espigar y florecer.
  2. Cuando esté seca, córtala y déjala ventilar un par de días.
  3. En un lugar con buena iluminación, extiende la planta sobre una superficie plana y desmenuza las flores.
  4. En último lugar, selecciona las semillas y guárdalas en un recipiente adecuado.

¿Que necesitas para sembrar semillas – Qué pasos debes seguir?

Una vez elegidas y obtenidas las que vas a cultivar, necesitarás los siguientes elementos para sembrar semillas:

  • Terreno adecuado.
  • Agua suficiente.
  • Ración diaria de luz solar.

Semillas

Instrucciones para sembrar semillas – Qué pasos debes seguir

Cuando vayas a realizar la siembra de tus semillas, deberás elegir cuál es la mejor manera para hacerlo. A parte de sembrarlas, tendrás que saber cómo hacer que germinen.

Siembra directa

Se usa habitualmente para cultivar plantas cuyas semillas tienen un gran tamaño. Además de un suelo bien preparado, necesitan que éste tenga una profundidad suficiente y estar a una distancia adecuada entre ellas. Es el tipo de siembra ideal para plantas leguminosas, ajos, patatas, zanahorias y muchas otras. Su principal ventaja es que tus plantas crecerán libres y no requerirán de trasplante.

Siembra en semillero

Se da como método provisional cuando las condiciones ambientales no son las más adecuadas para que la planta germine correctamente. Cuando las plántulas se hayan desarrollado lo suficiente, las deberás trasplantar al lugar definitivo donde las cultivarás. A pesar de que puedas seleccionar los mejores ejemplares antes de trasplantarlos, existe el riesgo de que no se adapten correctamente al lugar final.

semillas germinando

¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 83,33% le ha gustado.