La rosa es una de las flores más comunes y de las vendidas por los floristas. Su belleza y su aroma hacen de los rosales una de las plantas más tradicionales y usadas en los jardines y parques de casi todo el mundo. A pesar de que requiera ciertos cuidados, no te será muy difícil aprender cómo y cuándo sembrar rosales.

La rosa cuenta con más de cien especies. La mayoría de ellas son originarias de Asia, y el resto de Europa, Norteamérica y África Noroccidental. Normalmente se usan como ornamento debido a su belleza y a la fragancia de su olor. Sin embargo, también se puede extraer su aceite, usarse en perfumería y cosmética e incluso en algunos platos gastronómicos.

A pesar de que tengas que prestar cierta atención en sus cuidados, tus rosales tan sólo necesitarán un suelo amplio y con buen drenaje y una buena cantidad de sol diaria.

cómo y cuándo sembrar rosales

¿Que necesitas para y cuándo sembrar rosales?

Aunque también se puedan sembrar mediante semillas, el método más rápido y común para plantar rosales es hacerlo por medio de esquejes de la propia flor o de la raíz. Para ello, necesitarás:

  • Un esqueje o la raíz de un rosal.
  • Tierra.
  • Agua.
  • Tijeras de podar.
  • Pala.
  • Fertilizante.

Instrucciones para y cuándo sembrar rosales

La siembra

Los métodos más comunes para sembrar rosales es por esquejes o injertos, o bien plantando las raíces de un rosal. Te explicaremos ambos métodos.

Plantar a partir de raíz

La época más adecuada para éste método es el final del invierno o principio de la primavera. Lo más fácil para comenzar será adquirir una rosa en maceta, y usar sus raíces para plantar tu rosal. Eso sí, deberás plantarlas nada más conseguir la rosa. Los demás pasos que deberás seguir son:

  1. En primer lugar deberás cavar un hoyo algo más profundo que las raíces. Así, éstas se agarrarán bien a la tierra y ofrecerán un soporte a la planta mientras crece.
  2. Mezcla la tierra con compost o fertilizante, y forma un pequeño montículo en el fondo del hoyo.
  3. Coloca la raíz sobre el montículo, de forma que la unión de los brotes quede justo sobre el nivel del suelo. Las raíces deberán quedar cubiertas, pero el tallo no.
  4. Ve rellenando con tierra alrededor de las raíces, para evitar que queden bolsas de aire debajo de la tierra.
  5. A continuación deberás rellenar el hoyo con agua. Después de que el agua penetre bien en el suelo, vuelve a rellenarlo. Recorta los tallos dejando unos 20 centímetros de altura.
  6. Haz un montículo con tierra alrededor de la planta. Éste deberá tener unos 15 centímetros de altura.
  7. Cuando empiecen a salir los primero brotes, alrededor de 2 semanas después, podrás eliminar el montículo. Para ello, bastará con que lo pises ligeramente. Con esto, ayudarás que la planta retenga la humedad y evitarás que se caiga con el viento.

rosa maceta

Plantar a partir de esqueje

En el caso del método de plantar por esqueje, la mejor época para llevarlo a cabo es el otoño. A diferencia del  anterior método, en lugar de usar las raíces del rosal deberás emplear algunas de sus ramas. Los pasos a seguir son:

  1. En primer lugar, tendrás seleccionar la rama o ramas del rosal que usarás como esqueje. Éstas deberán ser ramas de alrededor de un año, preferiblemente las que han florecido este año. La longitud ideal es de 15 a 20 centímetros y el grosor de alrededor de 1 centímetro, parecido al de un lápiz. Será esencial que presenten varias yemas, de donde después brotarán nuevas ramas.
  2. Después de extraer las ramas, el siguiente paso será eliminar todas las hojas y espinas de su base, dejando unas pocas hojas en la parte superior. Tendrás que tener especial cuidado con no dañar las yemas de brotación.
  3. A continuación, si vas a realizar la plantación en el suelo, lo más aconsejable será que caves una zanja de unos 15 centímetros de profundidad, y le añadas arena mezclada con turba en el fondo (unos 5 centímetros). Si vas a plantar los esquejes en macetas, será suficiente con usar sustrato universal. En ambos casos es recomendable aplicar algún producto enraizante en la base de los esquejes, para aumentar las probabilidades de éxito.
  4. El siguiente paso será plantar ya los que serán nuevos rosales. Introduce la base del esqueje y añade la tierra o sustrato, apretando suavemente para que no queden bolsas de aire por debajo. Deberán quedar cubiertos hasta la mitad, dejando enterradas al menos dos yemas de brotación.
  5. El último paso será realizar un primer riego abundante. Los demás deberán ser cortos pero frecuentes, para mantener la humedad del suelo. Alrededor de mes y medio después, comenzarán a salir los primeros brotes del nuevo rosal.

Cuidados y poda

Una vez conseguido que brote y crezca el nuevo rosal, no deberás de dejar de lado sus cuidados si quieres obtener rosas bonitas y abundantes durante la época de floración.

Uno de los aspectos más importantes será el riego. Deberás regar tu rosal regularmente, a ser posible sin mojar las hojas ni las flores, lo más cerca posible de la tierra. También será necesario que lo abones, preferiblemente en primavera. Ademas, si mantienes el suelo bien aireado, tu rosal te dará más rosas cuando llegue la floración. Además de esto deberás prestar especial atención a las plagas, en especial al pulgón.

rosal

La poda la realizarás al menos una vez al año para que el rosal esté siempre en buenas condiciones. La mejor época para realizar este proceso es el final del verano, o el final del invierno. Si en lugar de podarlo una vez al año lo haces dos, crecerá aun más sano y floreciente.

Con unas tijeras de podar, deberás eliminar las ramas que estén en peor estado, en especial las que ya no florezcan y las que se estén marchitando, además de todos los restos de rosas marchitas y de frutos. seguidos estos pasos, tu rosal seguirá dándote abundantes flores sanas y preciosas con el paso de las estaciones

¿Te ha gustado?
34 usuarios han opinado y a un 97,06% le ha gustado.