Las hortensias son una de las plantas favoritas para dar vistosidad a los jardines, ya que suelen dar una flor colorida que se agrupa con otras en las puntas de las ramas dando una imagen grande y muy bonita.

Dependiendo el ph del suelo, la flor será azul, rosa o blanca. Este colorido puede lograrse de forma dirigida por el agricultor, abonando el suelo en que este sembrada la planta con fertilizantes que contengan la mezcla necesaria para lograr el color deseado.

Gran variedad de colores y especies

Existen más de 100 especies de hortensias a lo largo del mundo, su uso es generalmente ornamental y la mayoría son originarias de Asia.

Lo más común es encontrarlas en arbustos de uno a máximo tres metros, pero existen variedades que se dan en forma de enredadera o arboles pequeños.

En el continente Asiático aprovechan las propiedades anti inflamatorias y diuréticas de la raíz de la planta con fines medicinales.

Bellísima flor

La hortensia como ornato es apreciada por ser de fácil propagación, bella a la vista, de un agradable aroma y cuidados sencillos, lo que la hace apropiada para ser mantenida en cualquier jardín de clima mediterráneo, siempre y cuando se cuide mantener la planta bien hidratada y abonada.

Uno de los cuidados primordiales para conseguir una planta de hortensias sana y florida, es realizar la poda adecuada de sus hojas y tallos. La poda debe de hacerse siguiendo ciertas pautas y en ciertas épocas del año, dependiendo los resultados que se deseen obtener.

Es un hecho que la poda se utiliza para dar la forma necesaria requerida de un arbusto o árbol, o bien por motivos artísticos.

Sin embargo en el caso de las hortensias azules, la poda es sumamente importante para la salud de la planta ya que si se le permite crecer sin límites sus ramas no podrán ser sostenidas y se partirán bajo su propio peso, dañándose irremediablemente.

Que Necesitas

  • Tijeras de Poda. Son aquellas que tienen una hoja de corte y otra sin filo y su forma es ganchuda. Unas buenas y útiles tijeras de poda serán aquellas que tengan un corte homogéneo, firmes que resistan  la carga dura de trabajo sin desmontarse, de agarre sólido y de preferencia que tengan algún mecanismo con resorte que facilite la tarea con menos esfuerzo.
  • Para el caso de la poda de hortensias es preferible contar con tijeras de poda de asas largas, así será más fácil acceder a la base de las ramas sin correr el riesgo de accidentes.
  • Abono para hortensias.
  • Azulador o mezcla de sustratos si se pretende dirigir el color de las flores de la planta de hortensia.

Instrucciones

¿Cuándo y cómo podar hortensias?

¿Cuándo es apropiado realizar la poda?

Es muy importante tomar en cuenta la época del año en que se pretende realizar la poda de la hortensia. Lo ideal es esperar a finales del invierno si este no ha sido muy crudo o bien esperar a principios o mediados de la primavera.

Esto debido a que las flores marchitas sirven de protección contra las heladas a las ramas en cuyas puntas se sostienen.

Tipos de madera de la hortensia

Previamente a la poda de la planta de hortensias, es necesario identificar los tipos de madera o tallos con las que cuenta la planta de hortensia, ya que de esto dependerán los cortes a realizar para evitar eliminar ramas en exceso, afectando la futura floración.

Ramas o madera vieja son como su nombre lo indica las ramas que podemos ver ya bastante secas, duras, que no darán flores nuevamente.

Ramas o madera de tres años, son las ramas maduras que probablemente den flores la siguiente temporada y se les identifica fácilmente porque generalmente son en donde se encuentran las flores marchitas de la temporada anterior. Chupones son ramas fuertes, gruesas y nuevas que salen muy cerca de la base de la planta.

La poda

Lo primero a realizar es identificar las ramas o madera vieja, aquellas que ya se encuentren leñosas. Estas ramas deberán de cortarse desde la base, a la altura de un centímetro de su yema (la parte gruesa de donde nace la rama desde el tronco).

Estas ramas ya no darán más flores y por tanto son una carga para la planta.

Es importante poner especial atención al centro de la planta, ya que es el lugar en el que se acumula más madera vieja llegando a formarse bultos de ramas envejecidas entrecruzadas que se vuelven difíciles de podar si se les deja demasiado tiempo.

Aunque se deberá cortar la mayoría de los tallos viejos, se deberá verificar que aquellos que sirvan como soporte de la planta no sean afectados por la poda. Las flores de la hortensia suelen ser pesadas y si cortamos en exceso, la planta podría caer bajo su peso.

Las ramas o maderas de tres años deberán de ser podadas hacia la mitad de las ramificaciones que haya producido, generalmente son dos, prefiriendo siempre al cortar que se eliminen las más antiguas o las que hayan dado flor la temporada anterior.

Los chupones por regla general se respetan algunos al momento de la poda, ya que en su punta se darán muchas flores nuevas, sin embargo solo se deben dejar aquellos que no tengan el tallo excesivamente grueso o largo, ya que absorberá demasiados nutrientes pudiendo debilitar el resto de la planta.

Adicional a estas indicaciones, siempre se deberá eliminar de la planta de hortensias las flores y ramas secas, dañadas, torcidas, quebradas o que su aspecto justifique la sospecha de alguna plaga o enfermedad.

Antes de finalizar, se puede aprovechar la poda funcional de la planta para complementarla con una poda estética y así dar la forma y tamaño que se prefiera para el ornato del jardín.

Terminando la poda, es muy conveniente alimentar la planta añadiendo composta o abono a la tierra y si se busca manipular el color de la floración, añadir la mezcla de sustratos apropiada y proceder a regar abundantemente la tierra para incorporar homogéneamente los elementos añadidos.

Si quieres aprender a plantar esquejes de hortensia este artículo te interesará.

Consejos

Independientemente de la poda formal de la planta de hortensias, en cualquier época del año se puede y debe de retirar cualquier rama enferma, seca o partida que pueda estar robando agua y savia de la planta.

Si la temporada para podar la planta de hortensias ya ha pasado y por alguna razón no fue posible realizar la poda, simplemente se debe esperar al siguiente año. No es necesario realizarla cada año, aunque es lo más recomendable, ya que no crece con tal rapidez que corra el riesgo de partirse entre un año y otro.

La planta de hortensia requiere una gran cantidad de agua para su subsistencia, es importante mantenerla siempre bien hidratada y con un suelo húmedo, regándola al menos cada tres días.

La poda de la hortensia cumple también la función de retirar las ramas que no son productivas y roban agua y nutrientes al resto de la planta, debilitándola.

Las hortensias florecen con mejor color y vistosidad si no se exponen a la luz solar en las horas de mayor intensidad ya que pueden quemarse, lo ideal es que estén plantadas en un lugar luminoso y fresco donde reciban aproximadamente de cuatro a cinco horas de luz solar.

Con cuidados ligeros y atención, las plantas de hortensia son una excelente opción para adornar cualquier jardín.

Aprende cómo cultivar hortensia azules.

¿Te ha gustado?
222 usuarios han opinado y a un 95,50% le ha gustado.