Los rosales son unas de las plantas más bonitas que existen. Su variedad de aromas, colores y formas ha convertido al rosal en una verdadera maravilla de la naturaleza. La flor que producen, las rosas, es considerada la flor del amor. ¿Qué pareja no se ha regalado una rosa o un ramo de rosas alguna vez?

Tener una de estas plantas en un bonito jardín es una manera maravillosa de embellecer nuestra vida. Sin embargo, hay que saber cómo y cuándo podar un rosal para conseguir que dé preciosas rosas y siempre esté sano.

En doncomos vamos a enseñarte todos los pormenores para que aprendas cómo y cuándo podar un rosal. Pero antes de empezar, conozcamos un poquito mejor esta preciosa planta.

Estos artículos también te gustarán: Significado de las Rosas Rojas Blancas y Amarillas , Significado de las Rosas Azules y Significado de las rosas Blancas

¿Qué es un rosal?

Los rosales son considerados arbustos espinosos que pertenecen a la familia de las rosáceas. Hoy en día hay registradas más de cien especies silvestres de esta planta. Los rosales provienen del hemisferio Norte y se caracterizan por dar flor durante todo el año. Normalmente desde primavera hasta principios de invierno. Aunque todo depende de sus cuidados y de si se encuentran en climas cálidos.

Las rosas son consideradas las flores del amor, y aunque se suelen cultivar los rosales con fines decorativos, también se hace por otros motivos. Por ejemplo para fabricar aceites esenciales, para uso medicinal o incluso con fines gastronómicos.

¿Qué has de saber sobre cómo cuidar un rosal?

Para que tu rosal brille con luz propia has de ofrecerle suficiente agua. Estos arbustos mucha cantidad de agua durante la época de floración. Regar bien un rosal es la única manera de que broten rosas. Sobre todo hay que prestar especial atención al riego durante el primer año de vida del rosal.

Si quieres asegurarte de que estás regando adecuadamente tu rosal es importante que no mojes ni las hojas ni las flores. El agua ha de ir lo más cerca posible de la tierra.

Para que el rosal esté verdaderamente precioso durante todo el año es necesario que lo abones. La época adecuada para abonar los rosales es la primavera. Para abonarlos debes de extenderlo bien sobre la superficie. Airea el suelo, es decir, bínalo, para conseguir que el rosal dé más rosas durante la floración.

¿Cuándo podar un rosal?

Además del riego, podar las rosas es uno de los trabajos más importantes que has de realizar con esta planta. Se aconseja podar los rosales por lo menos dos veces al año. Las mejores estaciones para hacerlo son cuando acaba el verano o cuando acaba el invierno.

Si no te decides por podarlo dos veces al año, por lo menos has de podarlo una vez para que siempre esté perfecto.

Ahora que conoces un poco más este tipo de plantas ha llegado el momento de aprender cómo y cuándo podar un rosal. ¿Estás preparado? En ese caso, ¡sigue leyendo!

¿Que necesitas para y cuándo podar un rosal?

  • Tijera de podar
  • Guantes de jardinería
  • Leer el siguiente artículo y prestar atención a las instrucciones.
  • Para más consejos te recomendamos que acudas a un jardinero.

Instrucciones para y cuándo podar un rosal

  1. Hazte con unas buenas tijeras de podar. Si quieres podar adecuadamente tu rosal nada mejor que hacerte con unas buenas tijeras de podar. Por desgracia no todos los rosales necesitan las mismas tijeras. Todo dependerá del tamaño y de la especie de rosal que cuidemos. Si tu rosal es muy grande usa una tijera by pass telescópica. Estas tijeras se caracterizan por tener el mango extensible. Esta característica te permitirá acceder a cualquier parte del rosal y de los árboles que tengas en tu jardín. Si tienes dudas sobre qué tijera elegir para tus rosales, nada mejor que acudir a un vivero o a una tienda de jardinería a comprarlas. Allí te asesorarán y te informarán de qué tijera es mejor para tu tipo de rosal. Sea cual sea la tijera que vayas a utilizar es importante que siempre se encuentre afilada y en buen estado.
  2. Usa guantes de jardinero. Los rosales se caracterizan por ser arbustos cargados de espinos. Por este motivo es tan importante que nos compremos unos buenos guantes de jardinero. Los espinos de los rosales tienden a clavarse en manos y brazos cuando podamos. Así que ya sabes, protege tus manos con guantes de jardinero y lleva siempre una manga larga. Puedes hacerte con un mono de jardinero si quieres y utilizarlo siempre que vayas a arreglar el jardín.
  3. Realiza cortes oblicuos. Uno de los errores más comunes a la hora de podar los rosales es no realizar bien el corte. Para que el rosal siga floreciendo año tras año y se encuentre en perfectas condiciones has de realizar cortes oblicuos.
  4. Quitar las ramas que no se encuentren sanas. Para que el rosal esté siempre perfecto es necesario podar aquellas ramas que se han ido deteriorando con el paso de las estaciones. Has de proceder de este modo con todas aquellas que no den flores o que estén secas o en mal estado.
  5. Eliminar las flores marchitas y los frutos. Si quieres que tu rosal disponga de la suficiente capacidad como para seguir echando bonitas flores, es importante que elimines los restos de lores marchitas y los frutos. Mantener estos elementos solo resta energía al rosal y capacidad para seguir creciendo.
  6. Al podar respeta las ramas jóvenes y con yemas. Ya hemos dicho en los primeros pasos que a la hora de podar hay que eliminar las ramas que no se encuentren bien. Entonces, ¿cuáles hay que dejar para que el rosal florezca? Básicamente aquellas que son jóvenes y tienen yemas. Las yemas son la parte del rosal de la cual surgirán las rosas más adelante.
  7. Presta atención a las ramas fuertes y a las más finas. Las ramas más fuertes tendrán suficiente capacidad como para alimentar varias yemas. Recuerda que de las yemas salen posteriormente las rosas. Las ramas finas, sin embargo, no tienen tanta fuerza. Si tienes ramas fuertes tras podarlas puedes dejar que mantengan unas 4 o 5 yemas. Las ramas finas, en cambio, no podrán alimentar a más de 1 o 2 yemas.
  8. Si tu rosal tiene forma de arbusto… pódalo en forma de vaso. Para ello tendrás que eliminar las ramas centrales y todas aquellas que crecen de forma desordenada y perjudican al resto de las ramas. Cuando las ramas sean gruesas debemos de dejar una media de seis yemas. En caso de que sean finas, un máximo de tres.

Consejos para y cuándo podar un rosal

Consejos básicos para cuidar tu rosal

Además de aprender a podar un rosal es necesario que sepas cómo cuidarlo. En este apartado vamos a ofrecerte algunos consejos que te ayudarán a hacerlo.

  1. Asegúrate de que tu rosal disponga de suficiente luz solar. Si quieres que tu rosal crezca fuerte y vigoroso es necesario que por lo menos disponga de luz alrededor de 6 horas cada día. Hasta las rosas, que suelen estar contentas a la sombra, florecen mejor si tienen una exposición directa de entre 4 y 6 horas.
  2. Asegúrate de que la tierra drena bien. Uno de los mayores problemas que tienen los rosales es el drenaje. Tienes que asegurarte de que la tierra sobre la que están plantados no acumulan agua ni la encharcan. De otro modo terminará por pudrir las raíces de tu rosal y matar a la planta. Lo mejor para asegurarte que cuentas con la tierra adecuada es consultar a un experto. Acude al vivero de tu barrio o al jardinero para que te indique qué tierra es la mejor para plantar tu rosal.
  3. Elimina siempre las rosas marchitas. Es la única manera de asegurarte de que las nuevas rosas que han de florecer cuentan con el espacio y la energía suficiente para crecer.
  4. Cuenta siempre con unas tijeras bien afiladas a la hora de podar tus rosales. Recuerda lo que hablamos anteriormente. Dependiendo del tipo de rosal que tengas será mejor que uses unas u otras tijeras. En todos los casos lo más importante es que estén bien afiladas y sean de calidad.
  5. Ojo con las plagas. Los rosales se pueden ver afectados por distintas plagas. Por ejemplo el pulgón, los escarabajos, los caracoles e incluso las orugas. Estos adorables bichejos pueden hacer mucho daño a tu rosal. Si no sabes cómo eliminarlos lo mejor es que acudas a un jardinero para que te dé todos los trucos necesarios.
  6. Intenta que tus rosales dispongan de suficiente espacio. Uno de los mayores errores que se puede cometer a la hora de cuidar un rosal es plantarlo demasiado cerca de otro rosal o de otro tipo de planta. Debemos asegurarnos de que nuestros rosales tienen un espacio propio y que no van a verse afectados en su crecimiento. También es importante asegurarse de que no habrá ningún árbol, planta o cualquier otro elemento que impida que les llegue la luz solar.
  7. Para cuando crees tus ramos… Es muy probable, que si tienes unos preciosos rosales, cojas algunas rosas para hacer bonitos y aromáticos jarrones con los que decorar la casa. Para que las rosas duren más tiempo una vez cortadas es importante que no se vean expuestas al sol. Además, es vital para ellas que sumerjas sus tallos en agua lo antes posible. Un truco muy bueno para que duren más tiempo es sumergir una aspirina en el agua. Esto te permitirá que se conserven frescas y aromáticas durante mucho más tiempo.
¿Te ha gustado?
14 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.