Los higos son una de las frutas más ricas que puedes encontrar en el mercado. Su sabor dulce vuelve loco a más de uno. Sin embargo también lo hace su precio. A pesar de todo son muchos los que no pueden renunciar a este singular fruto en cuanto está de temporada.

Hoy en día hay muchos orgullosos propietarios de jardines que deciden plantar una higuera en el jardín. En casa de mis padres hay una y te aseguro que merece la pena. Se trata de un árbol muy sufrido que responde muy bien a los cambios climáticos. Y resulta bastante sencillo su mantenimiento.

Sin duda uno de los principales trucos para conseguir unas increíbles brevas y unos higos sabrosos es saber cómo podar una higuera. En términos generales, si tienes árboles frutales y quieres que den unos frutos jugosos, es necesario que sepas podarlos adecuadamente. Desde doncomos queremos enseñarte cómo y cuándo podar una higuera. Sin embargo, antes de empezar, queremos contarte todos los pormenores sobre este singular árbol. De esta manera te resultará mucho más sencillo saber cómo y cuándo has de podarla.

Las higueras, cómo son

La higuera, o ficus carica, es un árbol de tamaño pequeño perteneciente a la familia de las moráceas. Por norma general las higueras pueden alcanzar entre los 3 y los 10 m de altura.

La higuera proviene de Asia occidental, aunque a día de hoy crece de manera natural en gran parte del mundo. Por ejemplo en torno al mar Mediterráneo. Por norma general es un árbol poco exigente en cuanto al terreno. Prácticamente puede crecer en cualquier tipo de tierra. De hecho es común encontrar higueras que crecen de manera espontánea en los lindes de las carreteras o en terrenos muy rocosos. Sin embargo, cuanto más seca sea esta, más le costará desarrollarse con celeridad.

Su corteza es grisácea y es un árbol de hoja caduca. La higuera es famosa por sus frutos dulces conocidos como higos. Las higueras conocidas como vertebras bíferas o reflorecientes además de los higos producen las brevas. Se trata de dos cosechas diferentes en distintas épocas del año.

En general se trata de un árbol muy fácil de podar al que habrá que cuidar con más mimos durante los dos primeros años. En este periodo se entrena el patrón de crecimiento. Por eso es tan importante que esos años se realice la poda con cuidado y sabiendo cómo hacerla.

Tras ese tiempo la higuera vivirá y crecerá perfectamente incluso sin poda. Aunque los frutos siempre serán más sabrosos si se cuida. Ahora que ya sabes cómo es una higuera, vamos a empezar con los consejos sobre cómo y cuándo podar una higuera. ¡Vamos a ello!

¿Que necesitas para y cuándo podar una higuera?

  • Serrucho
  • Tijera de podar
  • Guantes de protección de jardinero
  • Escalera de jardinero
  • Leer el siguiente artículo.
  • Prestar atención a los pasos que vamos a explicarte.
  • Si no lo tienes claro siempre puedes acudir a un jardinero.

Instrucciones para y cuándo podar una higuera

  1. Asegúrate de realizar la primera poda en el momento adecuado. Según a qué experto acudas las teorías son algo diferentes. Hay algunos jardineros que consideran que hay que hacer la primera poda justo después de haber trasplantado el árbol. Otros, sin embargo, creen que es mejor esperar a que pase la primera temporada de adormecimiento. El mejor consejo que te podemos dar al respecto es que acudas a un experto de tu localidad. De esta manera te asegurarás de hacerlo de la forma correcta. Piensa que en cada territorio las reglas pueden ser distintas.
  2. Comienza con la poda de entrenamiento. Cuando tengas claro en qué momento has de realizar la poda, deberás de empezar el periodo de poda conocido como “poda de entrenamiento”. Recuerda que al igual que sucede con la mayor parte de los árboles frutales, debes de podar la higuera en un orden concreto: desde la raíz hasta las puntas.
    1. Comienza limpiando la zona de las raíces. Es normal que alrededor del tronco de la higuera surjan diferentes malas hierbas. Estas pueden quitar a nuestra higuera los nutrientes necesarios para que crezca sana y dé muchos frutos. Por eso lo mejor es eliminarlos. Deberás de dejar esta área completamente limpia de malas hierbas. Arráncalas y asegúrate de podar las plantas cercanas para que no invadan este espacio. Cuanto más despejado esté el tronco, mejor que mejor.
    2. Poda las ramas desde la base. Es el momento de comenzar a dar forma a nuestra higuera para que en muy poquito tiempo podamos disfrutar de sus deliciosos frutos. Asegúrate de cortar cualquier rama que salga desde el tronco. Para que sepas a cuáles nos referimos fíjate en la copa del árbol. Justo las que salen debajo de esta copa hay que retirarlas.
    3. Poda las ramas torcidas. Además de las ramas que crecen en el tronco por debajo de la copa, hay muchas veces que nuestra higuera tendrá ramas torcidas o giradas. Nos referimos a aquellas ramas que no avanzan naturalmente hacia la luz del sol, sino que van hacia abajo o hacia los lados. Es importante podarlas para que el resto pueda seguir cogiendo la luz adecuadamente.
    4. Poda las ramas en mal estado o podridas. Igualmente, si ves alguna rama que se ha roto, que está seca o que se encuentra en mal estado, también deberás de podarla.

Cómo podar una higuera para que dé buena sombra

Si te gusta sentarte a leer bajo la higuera en las calurosas tardes de verano o bien entrada la primavera, esta técnica es la mejor para podar la higuera y que dé sombra. Crearás una copa homogénea, con ramas bien repartidas y que además permitirá que crezcan con facilidad los higos. Aquí tienes los pasos más importantes.

  1. Elimina las ramas cruzadas que encuentres tanto en la copa como en el tronco. Como hemos explicado un poco más arriba es importante que el árbol tenga una forma adecuada para que todas las ramas puedan recibir correctamente la luz del sol. Contar con ramas torcidas, secas o podridas solo hará que nuestra higuera no crezca adecuadamente. Cuando hablamos de ramas cruzadas nos referimos a aquellas que crecen hacia el interior de la copa.
  2. Poda el interior de la copa. Para poder hacer bien este paso es necesario que cuentes con una escalera de jardinero, pues tendrás que poder acceder adecuadamente al interior de la copa. Una vez ahí deberás de preocuparte por revisar rama por rama para podar aquellas que no permitan que la luz penetre. Elimina todas aquellas ramas que vayan hacia abajo o hacia el interior de la higuera.
  3. Crear una copa homogénea. Si quieres que tu higuera dé unos sabrosos higos por igual en todos sus lados asegúrate de crear una copa homogénea. Para ello fíjate en la forma que tiene la copa desde el suelo. Si ves que uno de los lados tiene las ramas más largas, córtalas un poco para que ambos lados sean lo más simétricos posible.

Cómo podar una higuera para que dé buenos higos

En el punto anterior te hemos enseñado cómo podar una higuera para que dé buena sombra. Esta técnica te permitirá crear una copa alta y frondosa bajo la que arroparte en los meses de verano. Sin embargo, para que puedas disfrutar de una higuera que dé buenos frutos es más conveniente podarla de manera que su copa quede algo más baja. De este modo no te costará tanto recoger los higos y saborearlos. Veamos cuáles son los pasos.

  1. Empieza por plantar un esqueje de higuera en tu jardín. Te recomendamos que lo hagas en un agujero grande. Cuanto más grande sea el agujero donde plantes la higuera, mayor tamaño adquirirá cuando vaya creciendo.
  2. Corta los brotes del esqueje el primer año. Este paso es muy importante para dar forma a nuestra higuera. Elimina todos los brotes que salgan durante el primer año excepto el más fuerte y grueso. Este hará las funciones de tronco conforme vaya creciendo.
  3. Durante el segundo año comprueba la altura. Lo normal es que durante el segundo año desde su plantación la higuera haya alcanzado ya una altura adecuada para recoger los higos. A partir de ahora deberás de podarla para que no supere esta altura. Para ello permite que las ramas crezcan a lo ancho en vez de a lo alto.
  4. Durante el segundo año… la forma de nuestra higuera ya será una realidad. A partir de ahora se han de aplicar los pasos de la poda de mantenimiento para que luzca perfecta y de unas brevas y unos higos riquísimos.

Consejos para y cuándo podar una higuera

Acude a un jardinero durante los primeros años. Como hemos explicado unas líneas más arriba los primeros años de vida de la higuera sirven para crear un patrón de crecimiento que se mantendrá el resto de su vida. Por eso es tan importante que en estos primeros años sea un jardinero el que se encargue de darle forma y crear el patrón. Si te animas a hacerlo tú mismo, adelante. Si no, lo dicho, acude a un experto.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda para saber cómo y cuándo podar tu higuera. Estamos deseando leer tus opiniones y consejos en el apartado de comentarios.

¿Te ha gustado?
42 usuarios han opinado y a un 61,90% le ha gustado.