La azalea o rhododendron nudiflorum o rhododendron tsutsusi es un arbusto de hoja tanto perenne como caduca de la familia ericaceae.

Existen miles de variedades híbridas de esta planta, creadas por el ser humano para disfrutar de la belleza de sus flores, que, debido a estas creaciones son de diversos colores (naranja, amarillo, púrpura, blanca, rosa, roja…). Cada una de ellas tiene más o menos predisposición a enfermar de araña roja, afidios o marcescencia de las flores.

La azalea crece en cualquier suelo ácido no calcáreo. Lo importante es el clima que acompañe. Excesivas lluvias que embarren el suelo o temperaturas altas que sequen sus raíces (la azalea ya tiene raíces muy secas) imposibilitarán su crecimiento.

Una curiosidad de esta planta es que la miel generada por las abejas que succionan de ella es venenosa para los humanos.

¿Que necesitas para cuidar una azalea?

  • Semillas de azalea.
  • Planta de azalea.
  • Sustrato ácido.
  • Mantillo natural (pino, cicuta, roble).Cómo cuidar una azalea
  • Fertilizantes.
  • Agua.
  • Maceta.
  • Regadera o manguera.

Instrucciones para cuidar una azalea

  1. Para cuidar una azalea, y, en general, cualquier planta, existen algunos puntos a observar pues sus características van a determinar sus necesidades y, con ello, sus cuidados.
  2. El suelo o sustrato: Para que la azalea crezca bien debemos plantarla en un suelo suelto, vigilando que no se apelmace. Trataremos de mantener su ph bajo ya que la azalea necesita acidez.
  3. El riego: La azalea es una planta que necesita bastante agua. Para que se mantenga erguida y hermosa su suelo siempre debe estar húmedo, sin embarrar. Si bien, no deben mojarse sus hojas ni sus flores.
  4. Las horas de Sol: La azalea es una planta de exterior, pero esto no implica que no se pueda tener en interior. Eso, si, debe encontrarse en un lugar muy iluminado, pero sin que los rayos del Sol incidan directamente sobre ella. La temperatura ideal para esta planta es de unos 12º C hasta los 22º C. Buscaremos siempre un lugar de semisombra.Cómo cuidar una azalea
  5. Plantación: Lo adecuado es plantar la azalea en otoño para que cuando llegue el momento de la floración, esta se lleve a cabo satisfactoriamente. Sus semillas no deben ser enterradas muy profundamente y es necesario que la tierra donde se hayan sembrado permanezca siempre húmeda, regando inmediatamente después de la plantación.
  6. Poda: Esta se realizará cuando la azalea haya terminado su floración, para poder mantener su forma. La poda de la azalea consiste en cortar sus hojas secas y algún esqueje si vemos que la planta está dejando de ser simétrica. También cortaremos algunos ramos si son demasiados.
  7. Trasplante: Trasplantaremos la planta, si lo consideramos necesario, también cuando finalice su floración, en verano o nada más comenzar el otoño. Este proceso es increíblemente delicado ya que debemos mantener las raíces de la planta intactas, por tanto, trabajaremos con todo el cepellón. Llenamos la nueva maceta con tierra, dejando un hueco en el medio y colocamos nuestra azalea. Una vez todas las raíces estén a cubierto, mezclaremos tierra nueva y vieja para que toda forme una única y nueva maceta.

Consejos para cuidar una azalea

  • Para conseguir unos resultados óptimos durante la floración, añade fertilizantes al agua de riego.
  • Si tienes acceso, cultiva con sulfato de hierro para acidificar la tierra.
  • También debemos tener en cuenta que el agua demasiado carbonatada puede ser muy perjudicial para la planta. Lo ideal es almacenar agua de lluvia para regarla. Si esto no es posible podemos separar la cal del agua hiviéndola y dejando que el depósito calcáreo baje al fondo.
  • Coloca la azalea en la sección nordeste de tu hogar; es cómo mejor crecerán.
  • Coloca sobre tu azalea un mantillo grueso -de unos 3 centímetros de altura- con hojas de roble o cicuta y aguja de pino. Estas alimentarán las raíces de tu azalea, que son relativamente huecas.
  • Para prevenir el moho en las hojas o flores de la azalea, lo mejor es regar por la mañana, así daremos tiempo para que el Sol evapore el posible agua que haya podido caer en las hojas. Aunque, como ya hemos comentado, hemos de procurar no rociar estas partes de la planta.
  • No todas las especies de azalea florecen en primavera. Infórmate sobre cuál has adquirido porque este dato puede trastocar toda la siembra.
  • Si quieres que tu azalea vuelva a florecer una temporada más, procúrale “su propio invierno”. Esto es, colócala en un lugar a temperaturas bajas para que permanezca inactiva un par de meses.
  • Lo más importante es que te informes sobre las características y peculiaridades del tipo de azalea que vayas a plantar, ya que algunas requieren cuidados distintos.

¿Te ha gustado?
375 usuarios han opinado y a un 98,13% le ha gustado.