¿Sabías que los helechos son considerados como unas de las plantas más antiguas del planeta?  Pues así, es. A día de hoy existen gran cantidad de variedades, aunque por desgracia hay otras tantas que ya están extintas. Una de las características más peculiares de los helechos es su forma, con unas largas hojas, de un tamaño generoso, pinadas y con prefoliación circinada. Su aspecto tan atractivo y luminoso ha convertido al helecho en una de las plantas más comunes dentro de los hogares de todo el mundo. Y no es de extrañar, pues los helechos resultan muy bonitos y decorativos y son muy agradecidos y fáciles de cuidar.

¿Sabes cómo cuidar los helechos?

Es probable que siempre hayas querido tener uno, pero que no sepas muy bien cómo cuidar los helechos. Si es tu caso, no te preocupes más. Desde doncomos queremos enseñarte para que te conviertas en un experto jardinero y logres que los helechos de tu hogar luzcan muy sanos y fuertes. ¿Quieres saber cómo hacerlo? En ese caso, sigue leyendo.

helechos

¿Que necesitas para cuidar los helechos?

Para cuidar los helechos vamos a necesitar

  • Un helecho
  • Riego abundante
  • Vaporizador
  • Fertilizante líquido para plantes verdes
  • Leer el siguiente post

Instrucciones para cuidar los helechos

Paso a paso para cuidar los helechos

  1. Lo primero que debes de tener en cuenta a la hora de cuidar un helecho, es que se trata de una planta que procede de climas húmedos. Por este motivo, si tienes un helecho en casa, es recomendable que lo sitúes en las zonas con una humedad elevada. En caso de no ser posible, porque no puedas reunir estas condiciones en tu hogar de forma natural, deberás de regarlos o vaporizarlos con bastante asiduidad.
  2. A los helechos les gusta la luz, pero no directa, por lo que te recomendamos que los coloques en aquellos lugares de tu casa que reciben luz indirecta. De este modo estarán felices y crecerán sanos y fuertes. En caso de estar directamente expuestos al sol, lo más probable es que terminen por comenzar a secarse. Piensa que si decides exponerlo de esta manera, será necesario que lo riegues mucho más a menudo para que aguante. No obstante, no es recomendable su exposición directa al sol, recuérdalo si quieres que tu helecho viva feliz en tu hogar.
  3. Como hemos explicado en el punto 1, los helechos proceden de climas húmedos, por lo que es necesario regarlos en abundancia y asegúrate de que el sustrato o tierra en la que se encuentran está siempre húmedo. No obstante, al hacerlo, ten cuidado de no encharcar la maceta o el tiesto en el que se encuentre tu helecho, pues de lo contrario corres el riesgo de que las raíces se pudran y termine muriéndose por un riego poco adecuado. Recuerda: abundante agua pero sin pudrir las raíces. Lo normal es que le riego sea mayor en los meses de más calor y se reduzca durante el invierno. De hecho, es probable que sólo necesites regar tu helecho una vez a la semana en invierno, aunque todo dependerá del nivel de humedad que tenga tu hogar.
  4. Pulveriza las hojas de tu helecho con agua. A los helechos les encanta el agua tanto directa como indirecta. Si la tierra está lo suficientemente húmeda y quieres seguir hidratando tu planta, pulveriza agua sobre sus hojas para que mantenga la humedad y así evites pudrir las raíces.
  5. No olvides añadir fertilizante para plantes verdes cada mes durante la época de crecimiento de tu helecho. De esta forma reforzarás su crecimiento y lograrás que crezca que crezca mucho más sano y bonito.
  6. Si ves que quedan restos de hojas amarillas sobre la tierra o que algunas de sus hojas están secas, retíralas para que el helecho siga creciendo bien. De esta manera te asegurarás de que tenga un buen aspecto y de que las partes muertas no pudran la planta.

Consejos para cuidar los helechos

¿Sabes si las raíces de tu helecho están podridas por exceso de riego?

Si no sabes si las raíces de tu planta están podridas, es muy fácil averiguarlo. En primer lugar, te aconsejamos que te fijes en el tacto de la tierra y compruebes si está húmeda en exceso. Si ves que riegas y el agua chorrea directamente, se trata de una señal inequívoca de que esa tierra no aguanta más agua.

Igualmente, si te acercas a la planta y hueles un poco la tierra, podrás darte cuenta de si las raíces están en mal estado. Normalmente la tierra húmeda huele muy bien, pero cuando las raíces comienzan a pudrirse, el olor es bastante desagradable. De hecho puede afectar a toda la estancia donde se encuentre tu helecho.

En caso de que las raíces estén podridas, una forma de solucionarlo es desenterrar la planta, lavarla adecuadamente y retirar la parte podrida. Puedes echarle una pizca de lejía (muy poca o matarás a la planta, para asegurarte de que sobreviva). Recuerda tirar la tierra en la que se encontraba y plantarla otra vez, pero sobre tierra nueva.

¿Te ha gustado?
25 usuarios han opinado y a un 96,00% le ha gustado.