En la actualidad muchas personas han elegido las orquídeas para decorar sus casas porque son flores elegantes, y su belleza las hace ser una gran opción para regalar. Ahora bien, parece haber muchas dudas generales en cuanto a su cuidado, sobre todo en zonas urbanizadas. La verdad es que estas flores necesitan cuidados especiales para mantenerse en perfectas condiciones y que dure todo el tiempo que pueda.

En este artículo encontrarás la información necesaria para cuidar tus orquídeas.

¿Que necesitas para cuidar orquídeas?

  • Luz
  • Agua
  • Nutrientes
  • Temperatura idónea
  • Humedad (40%)
  • Higiene
  • Ventilación
  • Substrato
  • Compuesto especial para orquídeas
  • Trasplante

Instrucciones para cuidar orquídeas

  1. El primer paso es encontrar un lugar donde colocar tus orquídeas. El sitio idóneo es un lugar húmedo donde la planta reciba mucha luz, pero que no le den los rayos directamente; pero si no le da suficiente luz, las orquídeas no florecerán y se pondrán de un color marrón y su apariencia no será saludable. Las orquídeas precisan mucha ventilación, por lo que en la habitación debe haber una ventana por donde pueda entrar el aire y renovar periódicamente el que ya está en la sala. Puedes ponerla en el balcón si los rayos de sol no inciden directamente en la planta y la temperatura no baja de los 8ºC.
  2. El segundo paso que hay que tener en consideración es el riego de las orquídeas. No está recomendado regarla diariamente, los expertos aseguran que es suficiente regarla una vez cada diez días, aproximadamente. Es importante dejar que la tierra se seque entre riego y riego. Para regarlas, no es recomendable que las hojas se mojen, por lo que debes echar el agua directamente en la tierra, preferiblemente con un vaporizador. Si has mojado las hojas, sécalas con un paño.
  3. Un truco para que tu planta tenga un buen aspecto y dure mucho tiempo es, una vez a la semana, humedecer las raíces. Para hacerlo, llena un recipiente de agua y sumerge la base de la orquídea completamente (nunca mojes las hojas). Déjala unos minutos en el agua hasta que ya no haya burbujas de aire y, después, déjalas escurrir. Esta técnica permite que la planta se oxigene.
  4. Es bueno que aportes nutrientes a tus orquídeas y la mejor forma de obtenerlos es mediante abonos específicos para esta planta. Los puedes encontrar en tiendas especializadas.
  5. El trasplante de las orquídeas se recomienda hacerlo una vez cada dos años. La mezcla del trasplante debe ser ligera porque la planta necesita airearse, por esto, no es recomendable ni la tierra ni el mantillo. Es mejor que utilices un compuesto específico para las orquídeas que puedes encontrar fácilmente en viveros, jardinerías y tiendas especializadas en plantas. Esta mezcla está formada por poliestireno y corteza de pino. Otra opción es utilizar sphagnum de Chile, solo o mezclado con grava.
  6. El corte de varas es bueno hacerlo para sanear la planta. Es imprescindible llevarlo a cabo cuando se observe que una vara se ha secado. En cambio, si la vara ha perdido ya todas sus flores pero sigue estando verde hay dos opciones: puedes dejarla y que la naturaleza siga su curso. La planta decidirá si nacerá un keiki, que es un brote del cual no nace una flor, sino una planta idéntica a la madre; o si nace una nueva flor. La otra opción es cortar la vara por la base, justo por encima del primer nudo (que son las pequeñas protuberancias del tallo).

¡Una orquídea bien cuidada puede vivir hasta 20 años!

Por último, tienes estos consejos que te servirán de gran ayuda:

Consejos para cuidar orquídeas

  • Es importante tener en cuenta la estación del año en la que nos encontramos, ya que si es verano, es recomendable que la planta no esté colocada directamente debajo o al lado de la ventana, de forma que no reciba luz directa del sol. Sin embargo, cuando sea invierno, podrás mover tu orquídea bajo la ventana o cerca de ella, porque los rayos del sol no son tan fuertes ni dañinos.
  • La temperatura ideal para mantener a tu orquídea en perfecto estado oscila entre 17ºC y 23ºC.
  • Ten en cuenta que es tan dañino para la planta que haga mucho calor como que haga mucho frío.
  • Si han pasado varios días desde que regaste tu orquídea y ves que la tierra sigue aún mojada, debes esperar a que esté seca para volver a echarle agua. De otra forma, la inundarás y se marchitará.
  • Se recomienda que el agua para regar las orquídeas sea agua no calcárea.
  • Cuando la orquídea haya florecido, puedes aportarle vitaminas especiales para que se mantenga bonita y sana. También las puedes encontrar en tiendas especializadas.
  • Si has elegido cortar la vara cuando sigue verde, la planta creará nuevas varas florales. En cambio, si no la has cortado y vuelve a salir un brote florar de la misma, debes tener en cuenta que la calidad y la cantidad de las floras será menor de las que saldrán de una nueva vara.

 

¿Te ha gustado?
24 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.