Cuidar de la planta del dinero te va a permitir tener una de las mejores plantas del mundo en tu casa de una forma muy económica, algo que hará que puedas presumir de planta en tu casa sin mucho coste.

La planta del dinero como su nombre indica, es una planta que está asociada al tema de la suerte. Se llama así porque dice la tradición, que tener una planta del dinero en casa aumentará la suerte en relación al dinero y hará que tengas mucha más suerte en lo económico.

Mucha gente tiene estas plantas para atraer la buena suerte en los sorteos de lotería o simplemente para mantener la comida en la mesa y que nunca haya una desgracia. Además de eso, la planta del dinero ofrece una gran estética al salón o a la terraza, con un buen olor y unas flores preciosas.

Esta planta es fácil de cuidar, ya que puede sobrevivir en algunas condiciones extremas, no necesita de mucho dinero para cuidarse y es fácil de cuidar, sin tener que estar todo el día regándola ni cuidándola. Sin embargo, sí que requiere de algunos cuidados básicos, ya que si no se tiene ninguno, se podría matar a la planta.

Por ejemplo, esta planta no se lleva bien con el sol, pero si con el calor, así que mucha gente se podría confundir y matar a la planta o bien con frío o bien con exceso de luz solar directa. Si conoces todo esto, no pasará nada.

Si quieres cuidar esta planta y atraer el dinero a tu hogar, no dudes en tener una planta del dinero. Eso sí, antes lee las siguientes instrucciones, en las cuales aprenderás el total cuidado de estas plantas.

Instrucciones para cuidar de la planta del dinero

  1. Colgar la planta en un sitio elevado:
    Lo primero que tenemos que saber sobre cómo cuidar la planta del dinero, es que esta planta es una planta que se debe colocar en sitios que estén colocados en lugares elevados, es decir, que no es una planta que debas colocar en el suelo. Esto se debe a que las hojas crecerán y deben estar el el aire para que vayan cayendo cuando tengan que caer. Si están en el suelo, las ramas van a estar por el suelo y van a invadir tu casa. Y eso no es lo peor, sino que podrías pisar la planta o dañarla, además de estar mucho más expuesta a plagas. El mejor sitio para colocar esta planta es en uno de esos tiestos colgantes, encima de una terraza o en la ventana. De esta forma, dejaremos que la planta crezca de forma libre y que no haya riesgo alguno de dañar esta planta en el proceso y de esta forma, garantizar que esta esté completamente libre.
  2. Bien las altas temperaturas, mal las bajas:
    Ahora lo que debemos de saber es el tema de las temperaturas de las plantas, ya que una alta temperatura puede provocar diferente reacción que temperaturas bajas y viceversa. Esto es un caso personal de cada planta, ya que hay algunas plantas que están consideradas como plantas de invierno y otras que se consideran plantas de verano. En este caso, tenemos una planta que aguanta muchísimo mejor el calor que el invierno si hablamos de temperatura. Por ejemplo, es capaz de resistir 30 grados sin problemas, aunque no aguanta las bajas temperaturas. El mínimo de temperatura que debe tener es de unos 8 grados, ya que si bajamos de ahí, la planta podría morirse. Por este motivo, si vives en el norte de España, ten cuidado con los inviernos y mete la planta dentro de casa con la calefacción puesta, ya que si no haces esto, la planta no durará demasiado y las bajas temperaturas acabarán con ella rápidamente.
  3. Ojo con el sol:
    Aunque hayamos dicho que la planta puede soportar temperaturas muy altas, esto no se debe confundir con el sol, ya que no es lo mismo. No es lo mismo la temperatura que la luz solar y en este caso, aunque la planta pueda soportar muy bien las altas temperaturas, no ocurre lo mismo con la luz solar. Si incide directamente la luz del sol en la planta, podría sufrir algunos daños la planta, ya que podría sufrir el efecto del exceso de la luz solar. Por este motivo, lo más complicado de cuidar esta planta es guardar el equilibrio entre la luz del sol y la temperatura, ya que si lo ponemos mucho al sol se daña, pero si baja la temperatura también. La mejor forma de hacer esto es hacer que en verano la planta esté a la sombra, ya que ahí la temperatura seguirá siendo alta. En cuanto a lo que respecta el invierno, en esta estación debemos poner la planta al sol, para que la temperatura se mantenga alta y como el sol no va a ser muy potente, no va a haber ningún peligro en el daño de la planta. En las estaciones intermedias (primavera y otoño), no tendrías que tener problemas, sin embargo, debes vigilar la planta en los días muy fríos del otoño y en los muy cálidos de la primavera, para así evitar males mayores.
  4. Cuando regar:
    Ahora que ya sabemos el tema de la luz en el agua, vamos a ver el tema del agua, ya que para realizar la fotosíntesis necesitamos luz del sol, pero también agua, además del CO2 y los minerales. En este caso, la planta del dinero no necesita demasiada cantidad de riego, algo que incluso puede ser malo para la planta. Con este tipo de planta, tres veces por semana son suficientes en caso de que estemos en verano, ya que la planta del dinero se seca más en verano y es donde más agua necesita. En cualquier otra estación, debemos ir bajando la dosis, tomando como mínimo una vez a la semana. La dosis de una vez a la semana será más que suficiente en el invierno, teniendo que subir a dos dosis semanales en los días calurosos de Otoño y primavera ya  tres veces a la semana en verano. Si tienes miedo de pasarte con el agua, no debes preocuparte, ya que la planta del dinero nos va a avisar cuando esto ocurra. Si esta planta tiene demasiada cantidad de agua, vamos a notar como esta planta se pone de un color negro en sus hojas, un color que en cuanto lo veamos, debemos de dejar de dar tanta agua. En cuanto al indicador de poca agua es el mismo que en las otras plantas, es decir, que la planta esté seca.
  5. Cómo fertilizar la planta del dinero:
    Ahora que ya sabemos cómo dar agua y luz a la planta, sólo nos quedaría cómo saber dar los nutrientes a las raíces para hacer la fotosíntesis, ya que el CO2 lo vamos a obtener del aire de la atmósfera. Para esto, vamos a fertilizar la planta,es decir, vamos a echar abono para que la tierra coja nutrientes y la planta pueda cogerlos a través de la raíz.La forma de cuidar todo esto es echando un poco de fertilizante mineral específico una vez al mes, el cual será más que suficiente para que la planta crezca bien y pueda realizar la fotosíntesis de la forma correcta.
¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 83,33% le ha gustado.