La Ficus Benjamina es una de las plantas más comunes en los hogares de este país, esta planta es perfecta para los hogares ya que es capaz de aguantar bien condiciones de frio y calor, condiciones de altas humedades y condiciones donde apenas hay luz.

Pero como todas las plantas, se requieren cuidados específicos para que tu planta esté en perfecto estado, ya que un mal cuidado podría provocar una caída prematura de las hojas, un descolorido de las hojas o incluso una muerte prematura de la planta si la negligencia en el cuidado es muy grave.

Las hojas caídas darán muy mala imagen en tu hogar debido principalmente a que siempre estamos deseosos de mostrar unas plantas bien cuidadas y una Ficus sin hojas parece un árbol muerto y deprimente. Además la gente creerá que eres una persona desordenada y descuidada que no es responsable.

Por estos motivos hay que saber cómo cuidar correctamente un Ficus Benjamina, así que si quieres aprender a hacerlo no te pierdas estos consejos de doncomos.com

¿Que necesitas para cuidar una Ficus Benjamina?

  • Ficus Benjamina
  • Abono y fertilizante
  • Agua y spray.
  • Tierra

Instrucciones para cuidar una Ficus Benjamina

  1. Riego:
    Aconsejamos que no riegues más de 3 veces por semana en días calurosos y 1 vez a la semana en días fríos. La Ficus Benjamina no necesita demasiada agua y si te pasas con la cantidad podrías ahogar a la planta y acabar con su vida, hazlo con el spray sobre las hojas y echa un poco de agua directamente en la tierra. El mejor indicador de que hay que regar es la tierra, si ves que está demasiado seca es que es el momento de hacerlo. También evita que se acumule agua estancada ya que podría acabar con las raíces de nuestra querida planta.
    Cómo cuidar una Ficus Benjaminaa
  2. Luminosidad y temperatura:
    La Ficus Benjamina está preparada para aguantar condiciones algo adversas, pero intenta que viva en unas condiciones buenas para alargar su vida. La luz debe ser difusa, es decir, que la de luz pero que no la del sol directamente ya que esto es lo que pone las hojas de color amarillo, en cambio sí hay 0 luz las hojas se caerán. En cuanto a la temperatura aguantan desde los 10 hasta los 25 grados, en el verano si hay demasiado calor dale un poquito de agua para refrescar y en invierno si hace frio puedes darle un poco de calor con una lámpara pero sin pasarse.
    Cómo cuidar una Ficus Benjaminaa
  3. Abonado y Fertilización
    Las Ficus necesitan abono, ya que necesitan que la tierra contenga los nutrientes necesarios para una mejor captación de los mismos. Utiliza abono cada 15 días en época primaveral, el abono debe ser el indicado para este tipo de plantas, pregunta al de la tienda de jardinería. Para fertilizar se aconseja hacerlo en primavera y verano que es cuando crece la planta dos veces por mes.
  4. Viento:
    Estas plantas no toleran bien el aire, así que aléjalas de las ventanas de tu casa y en las habitaciones de la casa donde tengas la planta evita abrir las ventanas los días donde se levante mucho aire y por supuesto evitar ventiladores y aires acondicionados.
    tn_ventana abierta

Consejos para cuidar una Ficus Benjamina

  • Trasplante: La Ficus Benjamina es una planta que crece, no llega a hacerse demasiado grande pero debemos trasplantarla cuando se hace demasiado grande para nuestro tiesto. Para saber cómo trasplantar otra planta visita el artículo de esta misma sección, Como trasplantar plantas de interior, en el cual te daré consejos sobre el tipo de tiesto a utilizar, los cuidados a tener en cuenta y los tipos de planta más propensos al trasplante, en ese artículo tendrás todo lo que hace falta para trasplantar un ficus benjamina.
  • Vigilancia y sentido común: Estas plantas requieren echar un vistazo de vez en cuando para comprobar que no hay ningún problema relacionado con el cuidado de las mismas, por ejemplo si tienes las hojas demasiado amarillas es por exceso de luz y riego, si las hojas se caen es por falta de luz. También te puede aparecer alguna plaga en la planta como pulgona o arañas, los cuales debes eliminar con el producto indicado para esas plagas.
  • Agalla del cuello: Es la enfermedad más grave que la planta podría tener, consiste en un crecimiento descontrolado del tallo de la planta, casi como si fuera un cáncer. Esta enfermedad mata la planta en un par de años y no tiene cura, para prevenirla es mejor alejar la planta de los suelos demasiado húmedos y evitar regar en exceso, ya que la contagia una bacteria que vive en el agua. En caso de ser contagiado es mejor cortar la planta y la tierra y eliminarla ya que es un proceso irreversible.
¿Te ha gustado?
33 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.