Llamamos plantas carnívoras a aquellas que se alimentan de insectos o animales muy pequeños, por lo que también son llamadas de manera menos impactante: plantas insectívoras.

Existen muchas variedades de este tipo de plantas, principalmente divididas de acuerdo a la manera en que atraen o atrapan a sus víctimas para devorarlas.

Algunas plantas carnívoras utilizan trampas de tipo mecánico en forma de globos que bombean y atrapan agua e insectos que cercanos.

Otras tienen vellosidades con sustancias pegajosas, formas de tipo cono que contienen agua para que los insectos lleguen a beber quedando atrapados.

Existen también las populares Venus Atrapamoscas, cuyo método es atraer a la presa con olores dulces  y esperar a que se pose en los cilios detectores, para cerrarse y sellar a la presa dentro de la hoja.

Estas últimas son las plantas carnívoras más populares y las que se suelen mantener de forma casera ya sea como ornato o como una mascota de poco mantenimiento.

Llaman mucho la atención de niños, jóvenes y adultos por sus características únicas y quizá por la fantástica idea de alimentarlas por años hasta hacerlas crecer lo suficiente para devorar a alguna persona indeseable. Tentador. Pero claramente imposible.

Aunque no sea viable criarlas como ejército, la Venus Atrapamoscas o Plantas Carnívoras son una exótica adquisición que adornará vistosamente cualquier hogar ya sea sembrada en alguna maceta de interior o directamente en alguna zona del jardín.

¿Cómo cuidar mi planta carnívora?

La Venus Atrapamoscas es una planta bastante pequeña que no llega a crecer más de 10 centímetros y  tiene entre 4 y 8 hojas con forma de roseta que cuentan en sus puntas con una trampa ovalada y dentada que se mantiene abierta como una gran sonrisa en espera de que algún insecto se pose sobre ellas para cerrarse súbitamente atrapándolo sin remedio para consumirlo.

Como te puedes imaginar, la alimentación de la planta corre por su propia cuenta.

El crecimiento de la planta es lento, tarda unos 4 años en convertirse en una planta adulta, pero es una planta muy longeva, llegando a vivir hasta 30 años con los cuidados suficientes y en su hábitat natural.

La planta carnívora adulta es resistente y fuerte, sin embargo en cultivos llega a ser difícil conseguir la simulación del hábitat que requiere para alcanzar la madurez por sus características únicas, por lo que demanda de ciertos cuidados especiales.

¿Que necesitas para cuidar una planta carnívora?

  • Musgo
  • Arena limpia
  • Contenedor o maceta plástica con vasija para agua
  • Agua destilada (preferentemente)
  • Domo o cubierta plástica (opcional)

Instrucciones para cuidar una planta carnívora

Adecuación al hábitat

Generalmente la planta carnívora llega al hogar desde un vivero o tienda de jardinería, donde se entrega la planta en una pequeña maceta y cubierta con un domo o tapa plástica que tiene un orificio superior para que los insectos puedan caer. Se recomienda mantener la planta con el domo plástico y la maceta los primeros dos días, para que ayude a aclimatarse y adecuarse a la humedad del nuevo espacio.

Plantas Carnívoras

También es posible generar tu propia planta carnívora a partir de semillas, para lograr su germinación es necesario imitar el hábitat natural de la planta y sus condiciones de humedad. Esto se logra de manera casera envolviendo las semillas en papel de cocina húmedo y dentro de una bolsa de plástico cerrada guardarlas dentro del refrigerador. Cada día se debe rociar el papel dentro de la bolsa con agua destilada. Este proceso durará entre cuatro y doce semanas.

Plantación o replantación

Una vez que la semilla haya germinado o bien la planta traída desde el vivero se encuentra aclimatada, es necesario plantarla en una maceta adecuada.

La maceta o contenedor en que se coloque la planta necesariamente debe ser de material plástico o estéril, ya que los naturales tienen minerales que sueltan y en el caso de la Venus Atrapamoscas sus nutrientes no son obtenidos a través de las raíces por lo que son perjudiciales.

Deberá rellenarse la maceta en un sesenta por ciento de musgo y un cuarenta por ciento de arena limpia, humedecer la mezcla y pasar la planta a la maceta.

El musgo retiene bastante agua por lo que no se hace necesario regar demasiado. De preferencia, la maceta deberá tener por debajo un plato o vasija con agua para que a su necesidad se vaya manteniendo húmedo el musgo.

Plantas Carnívoras

El riego deberá realizarse preferentemente con agua destilada o de lluvia, ya que las sales y minerales contenidas en el agua corriente de grifo o potable pueden llevar a la muerte de la planta. Esto debido a que requieren un pH ácido y el agua corriente tiene un pH básico.

Clima y temperatura

Las plantas carnívoras son de climas pantanosos y cálidos, por lo que prefieren temperaturas de entre los 18°C y 26°C y un ambiente ligeramente húmedo. Son plantas que requieren una exposición fuerte a la luz del sol por lo que su ubicación ideal será adornando algún balcón o ventana, donde además podrá obtener insectos fácilmente.

Las plantas carnívoras no soportan las heladas, solo llegan a resistir hasta temperaturas por los 5°C. Sin embargo, requieren de tener un periodo de hibernación a través del frío, por lo que si se encuentran en una zona seca o que las temperaturas no desciendan demasiado, se hará necesario generar artificialmente las condiciones para que pueda desarrollarse naturalmente.

En invierno una vez que la temperatura natural haya descendido gradualmente, alrededor del mes de Diciembre, se debe envolver la planta con todo y su maceta en una bolsa de plástico cerrada para colocarla dentro del refrigerador. Jamás en el congelador, la planta no resistiría esa temperatura.

Mientras este en el periodo de frío o dentro del frigorífico, la planta no requiere de ser regada ni de ningún cuidado, ya que entra en fase de hibernación y su metabolismo queda suspendido al mínimo manteniendo solo las más vitales de sus funciones y por consiguiente no requiere agua ni nutrientes.

La planta estará en suspensión por lo que su aspecto será desmejorado, es normal. Solo se hace necesario validar cada semana que no se haya formado algún hongo en la planta por las condiciones del refrigerador.

Este periodo de hibernación dura alrededor de 4 meses, por lo que si se está generando artificialmente se deberá de sacar del refrigerador a fines de Marzo. Una vez fuera o saliendo del periodo de frío, el cuidado de la planta continuará regularmente. No requiere ningún tratamiento especial para volver a sus actividades de caza y fotosíntesis.

Alimentación

Las plantas carnívoras obtienen su alimentación por sí mismas, atrayendo los insectos o arácnidos con sus olores atrayentes a sus trampas dentadas. Sin embargo, si se ha colocado a la planta en algún espacio en que no proliferen los insectos, es posible acercarle o llevarle los insectos para que los atrape y digiera.

Se deberá considerar que el alimento sea de menor tamaño que las trampas de la planta y sean insectos vivos. La planta segrega las enzimas para procesar los alimentos a través del movimiento de la presa atrapada en su trampa, por lo que un ejemplar muerto no puede ser digerido.

La planta come de acuerdo a sus necesidades, no es necesario alimentarla en algún horario particular.

Jamás le agregues fertilizantes a su maceta o contenedor, las plantas carnívoras son originaria de suelos con muy pocos minerales y por lo tanto los sustratos pueden matarlas.

Además, es innecesario, las plantas carnívoras obtienen todos sus requerimientos nutricionales de la fotosíntesis y de los insectos que devoran. Por el contrario, ciertos fertilizantes pueden pudrir sus raíces.

Floración y semillas

Las plantas carnívoras tienen un periodo al salir de hibernación en que pueden generar flores. Al salir del periodo de frio, a mediados de la primavera, se podrá observar que genera algunos tallos de color verde claro brillante que llegan a alcanzar hasta 30 centímetros en su hábitat natural.

Al final en la punta del tallo se generan hasta 5 botones de los cuales surgen pequeñas flores blancas.

Una vez florecida la planta carnívora, es posible polinizarla para generar semillas que permitan cultivar más plantas. Para esto es necesario tomar un poco de polen de la flor con un bastoncillo de algodón y frotarlo con el estigma de la flor, la parte central baja.

Se recomienda realizar esta operación en todas las flores que genere la planta para garantizar el éxito.

Si se realizó el procedimiento correctamente, la planta producirá alrededor de 30 semillas que estarán listas para ser germinadas en frío.

Consejos para cuidar una planta carnívora

Situación de la Venus Atrapamoscas

Si bien se pueden encontrar plantas carnívoras en muchos viveros y tiendas de jardinería, la venus atrapamoscas en su forma salvaje es una especie considerada en peligro de extinción. Este artículo donde explicamos cómo matar moscas con remedios caseros también te interesará.

Es una planta originaria y endémica de Estados Unidos  de América, existiendo exclusivamente en las áreas pantanosas de Carolina del Norte y del Sur. Es raro encontrarlas en su hábitat natural.

Las plantas que se pueden adquirir comercialmente son cultivadas, ya que desde hace varios años existe una prohibición legal para sustraer las salvajes de su hábitat natural.

Por ser una planta curiosa y especial, atrae la atención de los humanos y por esta causa en el pasado fue ferozmente depredada colocándola en la situación de vulnerabilidad en que se encuentra hoy.

¿Quieres conocer más acerca de plantas? Te animamos a conocer cómo cultivar lirios?

¿Te ha gustado?
18 usuarios han opinado y a un 94,44% le ha gustado.