Una forma genial de aprovechar el espacio exterior de tu casa y de entretener tu tiempo es diseñar un jardín. Tendrás un lugar hermoso donde disfrutar los días de verano, celebrar comidas y reuniones con tus amigos y familiares y tener una vista fabulosa desde las habitaciones de tu casa. Además, puedes diseñarlo a tu gusto y hacer que sea un sitio donde descansar, evadirte de los problemas cotidianos y dedicarte tiempo solo para ti. Y, por otra parte, hacer de él el punto de encuentro para tu familia y pasar tiempo de calidad con ellos.

En este artículo te enseñaremos los pasos que debes dar para conseguir ese jardín que tanto deseas. Esperamos que te sea de ayuda.

¿Cómo diseñar un jardín?

Instrucciones para diseñar un jardín

  1. El primer paso que hay que dar es examinar el terreno del que dispones. Sal a tu patio y obsérvalo. Trata de imaginar como quieres que sea tu futuro jardín. Piensa qué pondrías y que necesitas que tenga. En un papel ve anotando todas las ideas que se te vayan ocurriendo para poder recuperarlas más tarde.
  2. Ahora, con las ideas que apuntaste, dibuja un boceto. Colócate en la puerta y haz una representación del lugar tal y como está. Da igual que no sepas dibujar bien, aquí lo importante es que hagas un esquema de cómo quieres las cosas y dónde las vas a colocar. En este punto, es importante que sepas la orientación de tu patio y los puntos cardinales. Esto es bueno para saber, por ejemplo, por donde entra la luz más o menos según la hora del día. Boceta el área de tu casa, la cerca y demás elementos inmóviles de la zona. Divide el terreno en los lugares donde vas a plantar, un espacio para colocar sillas y mesa o cualquier otra cosa que desees.
  3. Antes de hacer nada, mira el tiempo que suele hacer en tu ciudad. Esto es muy importante a la hora de la plantación, ya que habrá flores y árboles que no sean recomendables que plantes. Puedes comprobar tu “zona de rusticidad”, que es la que te dirá que temperaturas tiene tu clima y qué plantas son mejores y cuales no deberías sembrar.
  4. Si no tienes demasiado claro que quieres hacer con tu jardín, investiga. Compra revistas de jardinería y visitas las múltiples páginas en internet que hablan sobre este tema. Además, podrás observar muchas imágenes que te ayudarán a saber qué quieres y cuáles son las combinaciones posibles para tu jardín.
  5. Es hora de plantar. Lo más recomendable es que tu jardín tenga una base perenne. Es decir, que las flores y árboles que tengas no se marchiten en invierno. Este tipo de plantas serán las que durarán casi todo el año, asegurando que haya colores siempre en tu jardín. Decide el tamaño de las zonas de estas plantaciones. Si dispones de una casa grande, es mejor que estas áreas sean grandes; mientras que si tienes una casita más bien pequeña, es aconsejable que reduzcas el tamaño. Como requieren menos cuidado, puedes ponerlos en la parte trasera o donde no suelas pasar mucho tiempo. Aunque también es recomendable que pongas algunos en la parte delantera.
  6. Marca las áreas de cada zona con cuerdas. Pon palos o estacas en varios puntos de la zona para delimitarla, a continuación, pasa la cuerda por ellos y lo tendrás listo.
  7. Recuerda que las plantas más altas deben ir en la parte de atrás del área, para que no proyecten sombra en las más pequeñas. Proporciona el espacio que necesite cada planta para que pueda oxigenar bien la tierra y vivir mejor. Intercala diferentes flores de colores para darle un aspecto único, vivaz y colorido a tu jardín. Una buena idea es sembrar planas pequeñas en los bordes para delimitarlos.
  8. Ahora, busca algunos espacios para plantar flores estacionales. Éstas variarán a lo largo del año, dándote la oportunidad de ir cambiándolas.
  9. Otra opción es tener un pequeño huerto donde plantar vegetales y frutas. Como siempre, reserva una zona del jardín para ello, preferentemente un lugar donde reciba mucha luz solar. Es importante que haya un surtidor de agua cerca. Esto te facilitará el riego.
  10. Si es tu primer jardín vegetal, es mejor que sea pequeño y, cuando tengas experiencia, puedes ampliarlo. Para empezar, puedes apostar por un tamaño de 3 x 3 m. Escoge una zona llana, si ves que el terreno es ondulado, puedes sacar un poco de tierra de una zona para nivelarlo.
  11. Ahora busca que vegetales que vas a plantar. Como antes, elige aquellos cuyo cultivo vaya acorde con las condiciones ambientales en la que esté tu ciudad. Cultiva alimentos que te gusten y te vayas a comer. Tienes la opción de hacer siembra directa, que son los que plantas la semilla y esperas a que crezcan; o los trasplantes, que ya están cultivados y solo tienes que traspasarlos a tu jardín y seguir cuidándolos. Para saber qué tipo plantar, acude a una tienda de jardinería y pide consejo. También puedes investigar en internet cuáles son los vegetales que se pueden plantar según la opción que escojas.
  12. Por último, elabora un plan. Organiza las fechas en un cronograma para saber en qué estación es más aconsejable plantar las flores, vegetales y demás elementos que hayas escogido. Ten paciencia y disfruta de tu jardín.

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.