Si quieres estar en tendencias con lo último en decoración de jardines o terrazas una idea que está llegando para ser implementada es la oportunidad de un jardín zen más que todo con la tranquilidad y paz que se siente el solo observarlo como una manera de dejar la ansiedad y el estrés.

Es uno de los estilos decorativos que se está alzando en cuanto a tendencias en los jardines y más por la sencillez de su formas, la original mezcla de las plantas asimismo con el ambiente que se respira en ellos de armonía y tranquilidad ¿Quieres un jardín zen?

Son muy hermosos y reflejan una ambiente procedente del oriente y del misticismo que esto trae consigo, ofreciéndote una terapia hecha en decoración de jardines con pocos elementos para los puedas disfrutar y a la vez los elabores tú misma en la terraza de tu hogar.

Son tan simples que solo necesitas un espacio pequeño donde colocarlo incluso teniendo tu jardín lleno de plantas florales, lo principal es darle su espacio a este jardín zen y así tienes un pedacito de China en tu casa ¿Quieres saber más?

Brevemente te damos los pasos para que lo puedas obtener sin abusar de muchas plantas ideando un ambiente de sosiego para esos momentos en que busques algo de tranquilidad y paz, para relajarte y calmar esos estados de ánimo que tiene que ver con los distintos problemas de trabajo.

¿Que necesitas para Jardín Zen – hacerlo y Ejemplos?

  • Arena.
  • Agua.
  • Piedras.
  • Plantas.
  • Una fuente.
  • Espacio reducido.
  • Rastrillo.
  • Tablas.
  • Sierras.
  • Martillo.
  • Clavos.
  • Musgo y troncos.
  • Plástico impermeable.

jardin-zen-como-hacerlo-y-ejemplos3

Instrucciones para Jardín Zen – hacerlo y Ejemplos

¿Sabes qué es un jardín zen? Son espacios donde se representa un espacio grande de terreno natural en un lugar reducido con dimensiones pequeñas de lo que significa un jardín real creado con las costumbres ancestrales de la cultura oriental antigua.

jardin-zen-como-hacerlo-y-ejemplos2

Estos jardines zen tiene la facultad de cambiar tu vida gracias a que ofrecen una cantidad de beneficios para mejorar tanto tu salud mental como la física, ya que aparte de trasmitir tranquilidad y sosiego a medida que lo cuides vas bajando el ritmo acelerado de tu vida diaria.

Construirlo no es difícil, además que hay que seguir unos sencillos pasos y unos pocos materiales, que consigues rápidamente asimismo te da la fortaleza de querer terminarlo para que tengas los poderes curativos de la medicina ancestral que evocan estos jardines.

Veamos paso a paso ejemplos de cómo se logra un jardín zen

  1. El jardín zen lo puedes tener en un espacio pequeño en miniatura, pero al llevarlo a una escala más real debes pensar en lo que vas a colocar y si tienes lo necesario para cuidarlo, mantenerlo y siempre tenerlo en óptimas condiciones como primera regla.
  2. El espacio en el que lo vayas a elaborar debe ser espaciosos por lo tanto intenta buscar un rincón o al salir al jardín o terraza donde puedas observarlo cuando te sientas decaída o con poca energía para atraer un poco de paz a tu vida.
  3. Busca los elementos necesarios para mantener tu jardín zen en óptimas condiciones comenzando con un sitio donde haya abundante agua fresca sobre todo para las plantas que vas a colocar en él y las divisiones exactas que deseas.
  4. Elabora un mapa o dibujo con os elementos a usar además de la forma en que vas a colocar cada uno de ellos para planificarte y que te salga todo bien desde un primer momento sin pensar en nada negativo porque para eso estás construyendo tu propio jardín zen.
  5. Mientras lo construyes trata de pensar siempre en aspectos que te hagan la vida feliz, alegre y contenta marcada con el positivismo para que te quede exactamente igual al dibujo además no tengas problemas con la negatividad y las malas vibras.
  6. El primer elemento a colocar es la arena para tu jardín zen siendo el factor más básico a colocar influyendo más que todo en un material suelto de textura suave al tacto y que no se adhiera a la piel por lo que es indispensable que sean finas o grava delgada.
  7. Coloca unas tablas de madera ligeramente separadas entre sí para que el agua pueda caer sin molestar la arena o que esta se deslice por alguna rendija, por lo que hay que tener cuidado en este aspecto que es relevante para el cuidado del jardín zen.
  8. Coloca el plástico impermeable o de un material reusable y colócalo adherido a las tablas o contenedor que has construido para tu jardín, recuerda que no es para pisar, sino más bien para admirar y relajarte o meditar por lo que no tiene que ser tan grande.
  9. Vierte la arena y la grava fina en el contenedor distribuyéndola de manera uniforme y con el rastrillo hazle dibujos de manera que finjan figuras geométricas con una sensación de onda ligeras que puedas apreciar para calmarte.
  10. El elemento que le sigue son las piedras las cuales tienen que ser de un color neutro sin ser de distintos colores, llamativos o chillones pueden ser de color grises de distintos tamaños y colocadas en línea recta en forma vertical,  horizontal, en línea u otras formas.
  11. Lo importante de esta forma con las piedras viene a ser una semejanza con las dispuestas en ríos y lagos, cosa que la disposición que realices en tu jardín zen te haga evocar esas imágenes y te ayuden a meditar para relajar tu cuerpo en forma perfecta.
  12. El musgo lo puedes colocar en las piedras de mayor tamaño para ayudarte a rememorar esos paisajes montañosos y así te sirva al momento de tratar de meditar, suele ser más fácil de esta manera ya que en muchos países que realizan estos jardines lo están usando.
  13. Si tienes la posibilidad de hacer un riachuelo artificial en medio o a un lado del jardín te puede ayudar con el sonido ya que también es un efecto calmante para esos estados de estrés en los cuales te encuentra debido a los problemas.
  14. Coloca plantas o trabaja el jardín zen alrededor de un árbol pequeño que ya tengas en el suelo para comenzar con el agregado de tus plantas las cuales por supuesto tienen que ser siempre de un color verde, para que te inspire más al verlo.
  15. Entre las plantas que puedes colocar serían ideales los pequeños árboles bonsai, helechos sin ser muy extensos o grandes, un árbol de mediana estatura además del bambú característico de las culturas orientales chinas y japonesas.
  16. El jardín zen cumple la función notoria de ofrecerte relajación total para esos momentos de mucha ansiedad y para ello los elementos agua, arena, piedras y plantas surten un efecto tranquilizador gracias también al mensaje subliminal de la arena.
  17. Una fuente en medio o un pequeño estanque donde colocas flores, con musgo alrededor con agua clara y limpia que te ofrezca también una inspiración renovadora a la hora de mirarla cuando estés muy nerviosa porque el agua también relaja.
  18. Para estos estanques las plantas acuáticas son un buen elemento para incluirlos por lo que es importante saber con qué cuentas en tu jardín o patio trasero y así se te hace más fácil el poder obtener un jardín simple, sencillo y hermoso.
  19. Lo importante es que tengas bien planificado tu jardín no importando las dimensiones o el espacio en que quieras construirlo, ya que se puede adaptar a todas las situaciones posibles, recordando que hay que mantenerlo siempre bien arreglado.
  20. El verde, el gris, el claro del agua, lo blanco de la arena son los colores que inspiran hacer el jardín zen para inspirar esa paz necesaria para la vida de las personas que cada vez más se estás habituando a un estilo de vida acelerado produciéndole diversas enfermedades.
  21. Recuerda que el jardín zen lo puedes hacer en diferentes tamaños comenzando con una pequeña caja que dispongas en la mesa de cualquier parte de tu casa ya sea en una de las habitaciones o incluso en la sala a la vista de todos.
  22. En la sala también puedes tener la oportunidad de hacer tu jardín zen decorativo a dos niveles que te permita recibir a tus invitados y el ambiente se sienta en paz, tranquilo y con la energía que caracteriza este tipo de jardín dentro de una casa.
  23. El jardín que elabores en el exterior también puedes hacerlo frente a una terraza con caminos por los cuales puedas caminar si pisar ninguno de los jardines zen que construyas tanto de un lado como del otro, para permitirte estar en soledad y escuchar tus pensamientos.
  24. Una forma única de meditación es sentarte frente al jardín zen a meditar sobre todo lo que te esté pasando en tu vida, teniendo la posibilidad de mantener tu espacio personal en total silencio para que logres sentirte bien contigo mismo.

Consejos para Jardín Zen – hacerlo y Ejemplos

  • No dejes que nadie pise tu jardín puesto que es solo para admirarlo y no para tocarlo.
  • Cuida de rastrillarlo siempre para que se mantenga en buen estado.
  • Cambia el sentido de las ondas en la arena para que no sea una única figura la que le propines y no te aburras de verla siempre.
  • Trata que siempre estén en equilibrio cada uno de los elementos de tu jardín donde el material predominante debe ser la arena.
  • Trata de hacer tu jardín zen en un sitio alejado del ruido y de lo que venga del exterior para que te sientas más tranquilo.
  • Coloca las piedra de mayor a menor para que sientas una sensación  de equilibrio al mirarlas.

Y ahora sí, disfruta al máximo de este maravilloso espacio que te vendrá bien para meditar o para leer o, simplemente, disfrutar del canto de los pájaros y la naturaleza.

¿Te ha gustado?