Los Lirios Van Gogh se llaman así común mente, porque su belleza fue captada por el gran artista Van Gogh, creando números cuadros llamados lirios. Estos cuadros fueron inspirados por los lirios que estaban plantados en los jardines del centro donde Van Gogh fue internado.

Los lirios van Gogh son lirios comunes, los cuales son la variedad de jardín que más fácil podemos encontrar, ya que puede crecer en cualquier tipo de suelo, y además es una planta muy invasiva, ya que se propagan con mucha facilidad.

Si deseas saber más sobre los lirios van Gogh, cómo son, y cómo cuidarlos entonces presta atención a este artículo de doncomos.com donde vamos a enseñarte todo lo que necesitas saber sobre esta planta y comenzar a plantarlas y cuidarlas en casa.

Los lirios

Los lirios comunes, o iris germánica, son una de las más de 100 especies de lirios diferentes que existen. Estos lirios pertenecen a la familia Iridaceae, y entre los iris babados es la variedad más común que podemos encontrar en los jardines.

El lirio van Gogh es una planta bulbosa perenne que crece en cualquier tipo de suelo.

Otros nombres con la que se los conocen son cebollas de lirios, fresilla de monte, lirio morado, lirio silvestre, lirio azul, etc.

También existen algunas variedades de esta especie, como pueden ser la iris germánica florentina y cultivares.

Cómo son los lirios van Gogh

Los lirios van Gogh tienen las hojas basales, en líneas que pueden alcanzar hasta más de 40 cm de largo y 3 cm de ancho. Son de color verde medio y tiene forma de espada, con un aspecto lustroso.

Poseen un tallo terminal con hojas en la base y que se va quedando desnudo a medida que se sube al ápice, de aquí surgen las inflorescencias. La planta puede alcanzar una altura de entre los 60 y los 90 cm.

Las flores poseen tres sépalos extendidos y de forma curva y ovalada hacia afuera. Las flores pueden medir entre 8 y 12 cm de largo y unos 6 cm de ancho. Son glabros, exceptuando la nervadura central que se encuentra cubierta de pitillos de unos 3 mm, y que pueden ser de color blanco, púrpura o amarillento. También tiene tres pétalos y se extienden erectos para luego doblarse sobre la parte fértil de la flor.

Los lirios van Gogh, normalmente son de tonos azules y violetas, pero dependiendo de la especie concreta de lirio común pueden tener los colore blanco, amarillo o rojo.

Usos e indicaciones de los lirios comunes

Los lirios van Gogh en pequeñas dosis pueden ser demulcente, es decir, antiinflamatorio o hidratante, expectorante y también diurético. En mayores cantidades es un buen emético, que puede ser usado en enfermedades como el asma, el enfisema, la bronquitis y los espasmos gastrointestinales. Usándolo externamente puede usarse en dolores de los dientes y para la estomatitis. En mayores dosis es un buen purgante drástico.

Si se consume fresco puede ocasionar vómitos y gastritis, además, tópicamente hablando puede ocasionar dermatitis de contacto.

Lo que se usa de esta planta es el rizoma, y en general se usa en formato infusión. Para ello añadiremos una cucharadita pequeña de la planta por cada taza, y para curar las enfermedades se pueden tomar hasta tres tazas al día.

Además por supuesto se usan mucho en arreglos florares y para decorar, además de por su belleza, por su perfume, el cual también es capaz de mantener el olor de otra plantas con las que se encuentre.

Cuanto más marchita y seca esté la planta más huele todavía, por tanto, puedes aprovechar los rizomas dejándolos secar para después pelarlos y triturarlos junto con la raíz hasta obtener polvo, lo puedes almacenar en un recipiente hermético y abrirlo cuando desees que el perfume se propague por la estancia.

También es una planta escogida en la fabricación de perfumes. Se le extrae la esencia a las flores para ser usada en la perfumería.

Cómo cultivar lirios morados

Los lirios son plantas fáciles tanto de cultivar como de cuidar, por eso no es de extrañar que sea muy escogida por los jardineros principiantes. En general es una planta que se adapta bien a los cambios de clima, puede aceptar incluso heladas o sequías. Veamos ahora cómo cultivar lirios van Gogh.

Estas plantas necesitan ser cultivados en suelo fértil, mejor si es de tipo calcáreo, pero se adapta a diversos tipos de suelos, pero lo más importante de todo es que se planten en suelos bien drenados, ya el exceso de humedad hace que el rizoma se pudra.

Por tanto cuando vayas a buscar un lugar en tu jardín para plantar los lirios debes tener el drenaje del suelo adecuado primero, pero también que sea un lugar en el que le dé la mayor parte del tiempo sol, aunque también puede aceptar un poco de semisombra. Si tus lirios no están al sol el tiempo suficiente pueden debilitarse y en último caso pueden morir.

Para identificar un suelo con buen drenaje fíjate en si es un suelo que se seca rápidamente después de ser mojado o de una lluvia. En caso de que no encontrases una porción de tierra así siempre puedes recurrir a plantar tus lirios en un montículo de tierra.

Si vas a plantar en tierras arcillosas o duras, o incluso con un drenaje insuficiente siempre podrías añadir materia orgánica para que mejore la permeabilidad del suelo.

Puedes adquirir los bulbos de lirios de otros lirios o en cambio acudir a tu tienda especializada en jardinería donde te los darán listos para plantar. No dejes que pase demasiado tiempo entre que los adquieres y los plantas, y durante ese tiempo debes conservarlos en un lugar frío y oscuro, por ejemplo en la nevera, ¡pero nunca en el congelador!.

Debes plantar tus lirios en otoño, o como muy tarde a principio del invierno, en general suelen plantarse en septiembre o en octubre, de este modo en primavera ya podrán salir las primeras flores. En cambio, también podrías decidir plantarlos durante la primavera, pero en este caso no verás florecer tus lirios hasta la siguiente primavera.

Para plantar tus bulbos debes cavar un hoyo de una profundidad de ente 13 y 15 cm. Una vez llegados a la profundidad adecuada debemos aflojar un poco la tierra del fondo y también podríamos añadir un poco de harina de hueso. A continuación colocaremos los bulbos con cuidado. Si vas a plantar más de un bulbo recuerda que debes dejar una distancia entre ellos de unos 15 cm, así podrán tener espacio para recibir suficiente sol y oxígeno. Una vez colocados los bulbos en el agujero volveremos a rellenarlo y taparlo. Riega justo después con una regadera para conseguir que los bulbos comiencen a crecer en tierra húmeda.

No debes usar demasiado abono, a no ser que la tierra no sea nada fértil, en general sólo se añadirá una pequeña capa de abono al comienzo del invierno para proteger a los primeros y pequeños pimpollos. Y otro poco en verano para ayudar a mantener los bulbos frescos.

En cuanto al fertilizante tampoco debemos añadirle demasiado. Deberás fertilizar levemente cuando aparezcan los primero brotes, y una última vez justo un mes después. Si no encuentras un fertilizante específico para lirios, siempre podrías usar uno para las patatas.

Las primeras flores suelen aparecer en primavera, aunque en general suele ser en junio, pero ten paciencia porque puede que durante el primer año no florezcan, pero no te preocupes pues merecerá la pena la espera.

Cómo cuidar lirios van Gogh

Los lirios van Gogh como ya hemos mencionado no requieren de demasiados cuidados, en cuanto al riego no hace falta regarlos constantemente, solo se debe procurar que la tierra se mantenga lo suficiente húmeda, además, puedes regar los lirios cada semana durante la época de floración.

Por otro lado, deberemos quitar las flores y las hojas marchitas, pero asegurándonos de que estén marchitas por completo, pero mientras siga habiendo un ápice de vida, la planta seguirá absorbiendo nutrientes para la siguiente época, y además si la arrancas le harás daño a la planta.

Debes tener cuidado puesto que esta planta puede sufrir algunas plagas y enfermedades, como por ejemplo sufrir manchas en las hojas (si las manchas son marrones -grises puede deberse a la botrytis, un hongo que aparece en los climas fríos o húmedos y para curar tus plantas deberás rociar las hojas con funguicida para rosas), la septoriosis (producida por el hongo Septoria), o la heterosporiosis (producida por el hongo heterosporium).

También debes mantener la tierra, los tallos y las hojas vigiladas, puesto que son un gran atractivo para las larvas y gusanos. Debes tener en cuenta que si la planta está muy llena de larvas la planta acabará por morir. Lo más delicioso para las larvas son sobre todo los primeros brotes o pimpollos.

Con todos estos consejos e información sobre los lirios van Gogh ya puedes empezar a cuidar y a cultivar adecuadamente tus precios lirios en el jardín.

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.