Las encontramos en jardines, pintadas en cuadros, estampando telas, como accesorios, como decoración, en fin, las flores forman parte de nuestras vidas.

Unas pueden ser más bellas y delicadas que otras, pero cada una tiene su propio atractivo y encanto. Existen una gran cantidad de variedades y formas, así como de colores.

Las flores son parte de las plantas, seres vivos que forman parte de la naturaleza con gran importancia  en el medio ambiente y en la producción de oxígeno. No todas las flores tienen en las mismas partes principales, algunas no están completas, otra sólo tienen algunas partes y otras las tienen completamente todas. No obstante, esas partes tienen las mismas funciones.  Algunas flores pueden tener un sexo y otras otro. Las flores como parte de una planta desarrolla la función reproductiva, es decir, la fabricación de semillas.

A continuación vamos a hablar sobre cuáles son las partes de una flor, para que sepas qué es cada cosa y cada parte que forma una bella estructura.

Existen cuatro partes básicas en las que dividir una flor: el perianto, el androceo, el gineceo y el eje floral.

El eje floral

El eje floral es la parte que soporta las partes de una flor. Y está compuesto por el pedúnculo, que es la parte alargada, verde y fina que conecta con las ramitas, y por el tálamo, que son las piezas florales que protegen los óvulos del ataque y roce de los animales y del clima.
Partes de una flor

El perianto

Por otro lado encontramos el perianto,  que es la parte que engloba la parte no reproductiva de la flor y agrupa diferentes partes de la flor:

La corola: que son los pétalos los cuales tienen diferentes formas, texturas y colores y cuya función es la de ser el atrayente de animales que puedan transportar el polen. Funcionan como un cebo para atraer a los animalitos voladores y que éstos transporten el polen que se les queda pegado a las patitas. Esta es la parte más llamativa y la que nos hace decantarnos por una flor u otra dependiendo de cuánto nos gusten sus pétalos. Ese color tan característico se lo dan unos pigmentos que tienen las flores disueltos en el citoplasma, algunos son la pelargonidina (que da el color rojo), la cianidina (que da el color violeta), los flavonoles (color amarillo) y la delfinidina (que da el color azul).

Como dato de interés son las piezas florales las que absorben mayor cantidad de luz ultravioleta de la planta, dejando detrás de sí las hojas.

El cáliz: el cáliz es la formación verde de la flor, son como pétalos verdes situados en la base de la flor, y es más fuerte y resistente que los pétalos. Está compuesto por unas estructuras llamadas sépalos. En ocasiones los sépalos tienen el mismo color que los pétalos, en este caso dejarían de llamarse sépalos y pasarían a llamarse tépalos.

Los sépalos pueden estar separados llamándose dialisépalos, por ejemplo en el caso de las rosas, y si no pueden estar muy unidos y pegados entre sí, con el nombre gamosépalos, es el caso de la arveja.

Además pueden tener forma regular en el caso de que todos los sépalos sean iguales. Si por el contrario difieren serán irregulares. Las rosas son ejemplos de sépalos regulares, y el taco de reina es un ejemplo de irregulares.

El cáliz protege los ciclos florales interiores del clima, los animales, etc. para que no sufran daños.
Partes de una flor

Partes reproductivas

Las flores pueden tener parte masculina (el androceo), parte femenina (el gineceo) o ambas.

El androceo:

El androceo es la parte masculina de la flor, y en ella se encuentran el aparato reproductor masculino, llamado estambre y que tiene a su vez dos partes.

El estambre son algunas hojitas que han cambiado su forma para poder sostener el polen. Está compuesto a su vez por dos partes diferenciadas: el filamento y la antera. Es el órgano masculino de la flor.

  • El filamento es una especie de tallo filiforme, cilíndrico y flexible que surge desde el centro de la flor y que en su final lleva una bolita redonda, como si fuera una bolsita, de color amarillo anaranjado.
  • La antera es esa bolita amarilla anaranjada al final del filamento, y es precisamente ahí donde se encuentran los granos de polen. Estas bolitas se denominan sacos polínicos. Es la parte más importante del estambre, puesto que el polen viene siendo el gameto masculino.

Partes de una flor

El gineceo o pistilo

El gineceo o pistilo por el contrario es la parte femenina de la flor, el órgano femenino, y está situado en el centro de la flor. Está compuesto por más partes que el androceo. Las cuatro partes del gineceo son: el carpelo, el estigma, el estilo y el ovario.

El carpelo: el carpelo es el órgano reproductor de la flor. Se trata también de una hoja que se ha transformado para realizar esta función. Es de color verde.
Los carpelos pueden estar unidos de forma que al final formen un solo pistilo, o que estén separados, en ese caso habrán varios pistilos. El carpelo está formado por las siguientes partes:

El estigma: el estigma es la parte sobresaliente del carpelo situado en la parte más alta, y que tiene la función de recoger el polen, como si fuese un recipiente. Es un poco pegajoso ya que segrega líquidos azucarados, de esta forma se puede pegar el grano polen y quedar atrapado, además de nutrirlo.

El estilo: el estilo es el tubo que conecta el estigma con el ovario y por donde circula el polen desde que es recogido hasta el ovario.

El ovario: éste se sitúa en la parte más baja y también es la más grande. Es el órgano más importante en el Gineceo, y estará compuesto por varios carpelos (hojas transformadas para dar forma al ovario). Dentro encontramos el funículo, el cual es un fino filamento que une el carpelo con el óvulo.

En los ovarios encontramos los óvulos, los cuales serán fecundados por el polen masculino recogido y de este modo comenzar la producción de semillas. Está compuesto por dos capas, una interna y otra externa. La interna se llama Secundina, y la externa se llama Primina. Existe una abertura entre estas dos envolturas que se llama micropila, el cual será el que permite la entrada de los gametos masculinos y proceder a la fecundación. En el interior de estas envolturas se encuentra el saco embrionario y posee un aspecto de bolsa. Por otro lado, en el interior del saco embrionario se hayan siete células. Dos de ellas son las más importantes y sus nombres son la Oósfera y el Núcleo Secundario, éstas son los gametos femeninos, primordiales en el proceso reproductor.
Partes de una flor

Como hay flores que pueden tener órganos femeninos o masculinos, estas flores se llaman imperfectas, y entre ellas encontramos las de las plantas del pepino, el melón o la calabaza. Si por el contrario la flor tiene ambas partes reproductivas, las masculinas y las femeninas, entonces se llamarán perfectas, es el caso de las rosas, los lirios, los tulipanes, los dientes de león, etc.

Elementos sexuales

Los elementos sexuales de la planta son el grano de polen y el óvulo.

El grano de polen es la estructura sexual masculina de la flor y es producida por los sacos polínicos, los cuales los encontramos en las anteras.

Se distingue por ser un fino polvo, normalmente amarillo y es muy volátil.

Polinización

A continuación vamos a hablar un poco de la polinización, aunque no es una parte de la flor, algo tiene que ver con las partes mencionadas. La polinización es el proceso por el cual se traslada el grano de polen desde la antera hasta llegar al estigma. Existen dos tipos de procesos de polinización: la directa y la indirecta.

La directa sólo se da en flores que tienen ambos órganos reproductores (androceo y gineceo). El polen caerá directamente en el propio estigma de su flor.

La indirecta es la más común, y consiste en que el grano de polen cae en el estigma de otra flor, pero de la misma especie. Para que esto ocurra es preciso la intervención de algunos agentes externos, estos son el viento, los insectos, el agua, el humano, y el agua.

  • El viento: Como los granos de polen son muy poco pesados, por lo que el viento puede levantarlos y transportarlos fácilmente. Además algunas veces estos granos poseen unas ampollitas llenas de aire, lo que los hacen más ligeros.
  • Los insectos y aves: Los colores llamativos de las flores atraen a los insectos (abejas y mariposas), estos chupan el néctar mientras el polen se pega a su cuerpo y patas, el cual dejarán en la siguiente flor donde se paren.
  • El agua: El agua transporta el polen en sus corrientes, recogiendo y dejando el polen cuando el agua choca con las flores.
  • Los humanos: realizan la polinización conscientemente.

Estas son las partes de una flor, esperamos que te haya sido de utilidad esta información, además siempre está bien aprender un poco sobre las cosas, los animales y las plantas que nos rodean. Y si eres una persona aficionada a la jardinería o te gustaría tener un huerto esta información te puede ser útil para aquellos cultivos que requieren de una ayuda extra para dar frutos.

¿Te ha gustado?
10 usuarios han opinado y a un 80,00% le ha gustado.