¿Sabías que la ruda es llamada por algunos como “hierba de la gracia”? Pues sí, tiene tan fabulosas propiedades y aplicaciones que la convierten en una planta interesante en su especie. ¿Sabéis, además, que la ruda es una planta que pertenece a la flora silvestre de España? Este arbusto es propio del ambiente mediterráneo; tiene predilección por los lugares áridos y rocosos, y no es raro verla crecer en los muros derruidos y en las ruinas. Es realmente un regalo de la naturaleza.

La ruda es una planta que alcanza o sobrepasa el metro de altura.  Se caracteriza por su contenido de bálsamos y aceites esenciales en gran cantidad.  Tiene propiedades antihemorrágicas, calmantes, sudoríficas, etc. en cualquiera de sus variedades: Ruta montana, Rut chalepensis; incluso se le atribuye un poder medicinal para el corazón. Sin embargo, esta planta  despide un fuerte aroma y su sabor es amargo que genera cierto rechazo su consumo. ¿Sabéis que dependiendo del clima sus hojas adquieren forma diferente?

La ruda se desarrolla muy bien bajo la luz del sol o bajo una leve sombra, pero lo más fascinante es que soporta las temperaturas frías hasta -14°C, pero debe ser resguarda de los fuertes vientos, aún así,  no requiere mayores cuidados. Para esta planta, el drenaje juega un papel importante, ya que antagoniza en un suelo arcilloso y demasiado compacto; sin embargo, el riego tampoco puede ser abundante para evitar el encharcamiento. Estos aspectos son importantes conocerlos para que descartes cualquier limitación para cultivarla en tu propio huerto.

Hay quienes le dan propiedades esotéricas. Recomiendan que si la ruda es macho (sus hojas son grandes), se ubique del lado izquierdo del jardín o de tu casa.  La ruda es hembra cuando sus hojas son pequeñas. Los magos celtas la utilizaban para contrarrestar cualquier hechizo.

También suele utilizarse como planta ornamental en los jardines por el color azulado de sus hojas, y como condimento para tus platos preferidos. En algunas casas, la ruda es utilizada para alejar a los insectos del cultivo.

Si ya has cultivado romero  podéis cultivar ruda porque estas se reproducen de la misma manera.

Instrucciones para Todo lo que has de Saber y Consejos

En líneas generales la siembra de la ruda puede realizarse a través de dos métodos: por semillas o por esquejes. Y no tiene mayores complicaciones.

  1. Desde ya puedes elegir si deseas cultivar en tu propio terreno o en una maceta. El momento idóneo para su siembra es en primavera o verano.
  2. Al sembrarla, debéis dejar una distancia de un metro de separación aproximadamente, pero esto es opcional, ya que esta planta tiende a expandirse en el suelo, aun así podéis controlarle su crecimiento.

        Por semillas

  1. No requieren ser enterradas, solo esparcirlas en el suelo, y que éste se encuentre húmedo, así de simple será su germinación.
  2. La luz del sol debe darle directamente y la temperatura debe ser mayor a los 20 grados.
  3. La reproducción de la ruda por medio de semillas puede variar según sea vuestra necesidad:
  4. Si deseáis trasplantar a mitad de primavera, prepara las semillas en un semillero caliente durante el invierno.
  5. Si preferís trasplantar a mitad de verano o al iniciar el otoño, prepara semillas a mediados de primavera.

       Por esquejes

  1. Cava un pequeño hoyo que no tenga más de 2 cm. Previamente, arráncale las hojas hasta dejar limpio el tallito. Siembra el esqueje (una ramita). Procura no enterrarla más allá de los 2 cm. es más conveniente mantenerla al nivel del suelo. 
  2. Te sorprenderás que en menos de tres semanas ya estarán brotando las raíces.

       El riego

  1. Puede ser regada un par de veces durante la semana para mantener el suelo fresco y activo. Un suelo en estas condiciones garantiza que florezca.

       La poda y cuidados

  1. Debéis limpiar el terreno de mala hierba y remover la tierra.
  2. La ruda no exige fungicidas, ya que no suele ser afectada por plaga alguna.  Sin embargo, a veces es atacada por la mosca blanca y los ácaros pero esto es resultado de la falta de riego.
  3. La ruda requiere una primera poda a mediados de la primavera para ir dándole forma; luego exige una poda completa, incluso a nivel del suelo durante el invierno porque esto la fortalece y estimula el desarrollo de nuevos retoños. Verás una planta hermosa y rejuvenecida.

       La cosecha

  1. El momento propicio para la cosecha es durante el mes de agosto, ya que es en esta temporada cuando se produce el florecimiento.
  2. A partir del segundo año durante el verano las plantas comienzan su florecimiento.
  3. No podéis esperar que florezca completamente para la cosecha, debéis hacerlo antes de la floración, cuando los botones de sus flores no se han abierto porque así puedes aprovechar sus aceites esenciales.
  4. Posteriormente, las podéis conservar en un lugar fresco, pero previamente deja secar sus hojas en un lugar fresco.
  5. Si apenas te adentras en el mundo de la jardinería, esta planta te introducirá gratamente como principiante, pues su proceso de cultivo te dejará grandes satisfacciones.
  6. Cuando ya ha alcanzado su completo crecimiento, es propicio para reproducirla a través de esquejes o aprovechando sus semillas.
  7. Para obtener nuevas semillas de ruda debéis dejar secar sus flores totalmente.

¿Que necesitas para Todo lo que has de Saber y Consejos?

  • Pala.
  • Tijera.
  • Abono orgánico.
  • Macetas.
  • Grava.
  • Guantes.
  • Mortero o almirez.
  • Aceite de oliva.
  • Colador.

Consejos para Todo lo que has de Saber y Consejos

La ruda  es considerada la hierba de los mil usos  ya que estos se extienden a más allá de un simple té o infusión.  Sin embargo, os queremos dar algunas recomendaciones para sus diferentes usos y aplicaciones.

       Generales

Ruda cómo y cuándo plantarla

  1. Aun cuando la ruda no exige un suelo con mayores nutrientes, el abono estimula el buen crecimiento de esta planta. Es recomendable una tierra orgánica o rica en minerales.
  2. Después del riego se recomienda dejar secar el suelo, pero siempre supervisa que la planta no esté muy seca.
  3. La ruda se desarrolla bien en el sol, pero se adapta bien a la semisombra. El balcón de tu casa es un buen lugar.
  4. Es recomendable cultivarla primero en maceta para luego trasplantarla al jardín o terreno que hayas preparado para ella.
  5. Después de su cosecha no mezcles la ruda con otras plantas, recuerda su toxicidad, podéis, incluso, etiquetar el recipiente donde la conservas.
  6. Utiliza guantes para evitar la irritación de la piel.

Terapéuticos

La ruda puede combatir diversas enfermedades comunes como: gingivitis, desmayos, histerismo, ansiedad, calambres y epilepsia.  En el aspecto ocular combate las cataratas y otras afecciones. Contribuye a nuestro sistema cardiovascular porque ayuda a reducir las várices. Sin embargo:

  1. Las drogas que contiene la ruda, deben administrarse con sentido común y moderación, ya que el abuso de la misma puede causar efectos letales.
  2. La ruda tiene grado de toxicidad, por eso debéis tener cuidado al manejarla.
  3. La ruda nunca debe ingerirse directamente. Las cantidades deben ser dosificadas por su nivel de toxicidad, pero si la utilizas con prudencia puede ayudaros a curar diferentes dolencias.
  4. Es importante saber que la ruda produce efectos secundarios: sensibilidad en la piel, cambios de humor, espasmos, erupciones, insomnio, irritación estomacal, mareo. Sin embargo, cada organismo reacciona de forma diferente a los tratamientos con esta planta.
  5. En el caso de las mujeres embarazadas, se aconseja no tomarla, pues puede provocar aborto involuntario. En el hígado y los riñones pude causar afecciones, por eso está contraindicado en forma de fármaco o natural a las personas que tengan estas dolencias.
  6. Si ya sufre de dolores estomacales o del tracto digestivo puede empeorar su padecimiento.
  7. La dosis de té no puede ser mayor de 2 tazas diarias.
  8. La irritación de la piel que puede generar la ruda se debe a que esta antagoniza ante la exposición del sol, lo cual causa un efecto fotoirritante.  Por otra parte, sus aceites volátiles  y su contenido de alcaloide, ocasiona sensibilidad debido a los rayos ultravioletas, esta irritación se puede traducir en ampollas y otras lesiones.

Caseros

  1. Para usarla como repelente de insectos puedes tomar algunas hojas, secarlas y las introduces en una bolsita de tela. Las podéis ubicar en cualquier parte de la casa donde necesitéis espantar los insectos.
  2. Para las mascotas se utiliza como
  3. Para las infecciones por hongos, coloca hojas de ruda directamente sobre la piel. Hazlo con precaución pues recuerda que es irritante. La ruda es excelente antimicótico, incluso para la dermatitis y el pie de atleta.
  4. Si tu piel ha perdido elasticidad por el transcurrir de los años, la ruda resulta un gran antioxidante, y evita el envejecimiento prematuro. Para prevenir la decomplexión, utiliza los aceites esenciales de esta planta, ya muchos spas los aplican dentro de sus rutinas de embellecimiento facial. ¿Podrías ahorrarte muchos euros si te atrevéis a cultivarla.
  5. Para devolverle el brillo al cabello, también es beneficioso este aceite.
  6. Resulta beneficioso el té de ruda para aliviar infecciones del tracto urinario, colon e intestinos.
  7. Para la artritis puedes tomar 1 o 2 tazas de té regularmente, incluso ayuda a aliviar la rigidez de los músculos y dolores de articulaciones.
  8. Como antiespasmódico y dolores menstruales puede tomar una taza de té caliente.
  9. El cataplasma combate los abscesos y forúnculos extiéndelo en el área afectada y cúbrelo con una venda.
  10. Por su alto contenido de vitamina C, la ruda se utiliza para preparar diversas salsas, incluso bebidas alcohólicas.
  11. La ruda también funciona como fungicida o insecticida de tu huerto para prevenir la plaga si elaboráis un extracto de ruda.

Té,  infusiones y aceites esenciales, cataplasmas

Según el uso que se le quiera dar como ya hemos mencionado, la ruda tiene diferentes formas de preparación:

  1. Para preparar un té de ruda hierve un litro de agua y le añades 10 hojas. Luego, mantenlas en el agua hirviendo por unos minutos, apágalo y déjalo reposar por 5 minutos.  Finalmente la cuelas.  Se puede endulzar con azúcar, miel o tomarlo amargo.  Puedes tomarlo según tu gusto: tibio, frío o caliente.
  2. Para extraer los aceites esenciales de la ruda lo puedes aprovechar en sus tallos, flores y hojas para su destilación a vapor de agua en un alambique. El azufre es recomendable para la producción del aceite esencial.
  3. Para preparar el aceite de ruda existen diferentes métodos: Debes tomar hojas de ruda fresca, recién cortada y con flores; machácalas en un mortero y el líquido que extraéis de ella viértelo en un recipiente o botella. Añádele aceite de oliva, solo un cuarto, y ciérrala herméticamente expuesta directamente al sol y al sereno. Después de cuarenta días cuela el aceite y la friccionas en el área del cuerpo donde la deseas usar terapéuticamente. Luego cubre la zona afectada con una venda.
  4. Para preparar un cataplasma machaca hojas de ruda.
  5. Para preparar un extracto de ruda podéis tomar un tallo u hojas frescas, unos 800 gr. Aproximadamente inmersas en 10 L. de agua. La dejáis fermentar y luego con un spray la rociáis sobre la tierra, así evitarás que se acerquen a vuestro cultivo los pulgones, caracoles, etc.

Realmente la ruda es una planta excepcional.  Desde la antigüedad ha sido utilizada por reyes, indígenas y científicos para aprovechar sus propiedades y por el proceso tan sencillo de cultivación.  Anímate para tener un pequeño sembradío en tu jardín.  Te será de mucho provecho.

¿Te ha gustado?