En el mundo de los tomates siempre ha habido controversia en categorizarlo. No queda muy claro si es una fruta, una verdura o una hortaliza. La última categoría puede ser en la que más se le encasille, pero es la equivocada. Un tomate es una fruta, puesto que según la definición de ésta es la parte de la planta que contiene la semilla. ¿Y que contiene el tomate?, pues semillas, por lo que la duda quedaría resulta diciendo que es una fruta.

Este artículo también será de tu interés: Cómo Plantar Tomates

Así que si eres un apasionado de la fruta y más específicamente de los tomates, lo mejor que puedes hacer es producirla tú mismo. Su cultivo es muy sencillo, por lo que se puede hacer tanto si tienes una huerta, como en tu propia casa en un espacio más reducido.

Instrucciones para plantar tomates en una Maceta

  1. Semillas. Para plantar cualquier cosa lo primero que se necesita es la semilla de lo que queremos plantar, en este caso de tomates. Vamos al supermercado o a la frutería y compramos algunos tomates. Seleccionamos los que estén más maduros, los cortamos por la mitad y extraemos las semillas que tienen junto con el líquido. Durante varios días dejaremos el líquido del tomate junto con las semillas para que éstas reposen y fermenten y sus cualidades sean más favorables para que crezcan nuevos tomates. Si prefieres ahorrarte este proceso, también puedes comprar las semillas.
  2. Sustrato. Una vez tenemos las semillas, la otra parte importante es la tierra, el sustrato en el que las vamos a plantar. Puedes ir a una tienda y comprarlo, o si tienes un pequeño huerto, aprovechar la tierra que tengas en él.
  3. Maceta. Para que las semillas crezcan es necesario que estén en una maceta. Por ello, elige una con un tamaño acorde al número de semillas que vayas a plantar. Si solamente son un par, no es necesario que sea muy grande, sin embargo si quieres que crezcan muchos tomates, aumenta el tamaño de la maceta para que las raíces puedan crecer sin problemas. Ahora hecha la tierra que tienes en la maceta.
  4. Manos a la obra. Cuando las semillas ya hayan fermentado, las sacaremos del jugo y las meteremos en la tierra que estará en la maceta, o en el caso del huerto en el propio suelo. No las introduzcas muy al fondo de la maceta, pero tampoco demasiado en el exterior.
  5. Riégala. Es muy importante que mantengas tus semillas regadas con asiduidad. La cantidad de agua dependerá del recipiente, eso tienes que verlo tú. Nunca te pases porque ahogarás a la planta, pero tampoco seas escaso porque la matarás de sed. Si estás pendiente de regarla cada dos o tres días, pero le echas un ojo y ves que la tierra está muy seca, échale más agua. Depende de la temperatura ambiente la tierra puede secarse antes y es necesario regarla con asiduidad, pero el tomate suele necesitar mucha agua.
  6. Espacio. Colócala en un sitio con buena climatización, ni mucho calor ni mucho frío y que tenga espacio suficiente alrededor por si empieza a crecer que los tallos no se vean oprimidos por lo que pueda haber a su alrededor.
  7. Cuídala. Estate muy pendiente, no puedes descuidar tu planta porque entonces nunca crecerá.
  8. Trasplántala. En el caso de que los tomates hayan crecido demasiado y la maceta se haya quedado pequeña, lo que debes hacer es trasplantarla. Para ello debes comprar una maceta más grande y, dándole la vuelta a la actual maceta y con golpes en su base, sacaremos el interior de la maceta, es decir, toda la tierra junto con las semillas y sus raíces. Introduciremos eso en la nueva maceta y recubriremos lo sobrante con más tierra, la regaremos y volveremos a dejarla en un lugar bien aclimatado.

Consejos para plantar tomates en una Maceta

  • Agujeros. Es importante que la maceta o el recipiente en el que plantes las semillas tenga agujeros en la parte inferior del mismo. Esto sirve para que la tierra respire y para que cuando la reguemos, si nos hemos pasado, el agua sea expulsada por algún orificio.
  • Invierno. La mejor época para plantar tomates en España es entre enero y marzo, por lo tanto puedes aprovechar estos meses. En caso de que lo hagas en una pequeña maceta en tu casa, esto no es tan vinculante.
  • Vista este artículo que seguro te interesa Cómo y Cuándo Sembrar Tomates
  • Sé paciente. De una semilla no va a crecer un tomate de la noche a la mañana. Sé paciente y persistente en el cuidado de la misma. Si te vas de viaje, por ejemplo, no la dejes en casa sin nadie que la cuide, porque debido a su necesidad de estar hidratado cada día, cuando vuelvas es muy probable que no quede nada.
  • Repite. Si ha crecido y no ha evolucionado o si ni siquiera ha creado raíces, es porque algo has hecho mal. Averigua qué ha sido y vuelve a iniciar el proceso, esta vez prestando atención en el paso que fallaste para no volver a cometerlo.

¿Que necesitas para plantar tomates en una Maceta?

  • Semillas
  • Maceta
  • Tierra
  • Agua
  • Buena climatización
  • Huerta
¿Te ha gustado?
44 usuarios han opinado y a un 93,18% le ha gustado.