Remedios caseros para eliminar los caracoles del jardín

Contenido del Artículo

Aunque cada vez cuesta más con el cambio climático que estamos padeciendo, saber en qué época dela año estamos y cuando en pleno otoño y casi a un mes de invierno, hasta ahora parecía un verano, con temperaturas calurosas y mucho sol, parece que empieza a hacer el día que corresponde a su estación de año. Y como buen otoño, empieza el fresco, algo de frío, días nublados y las lluvias. Y aquí es donde aparecerá uno de los mayores problemas para los que tienen jardín. Y no sólo ellos, también para cualquier planta y/o flores. Y si nos ponemos, decimos que ahora es la peor temporada porque aparecen con más asiduidad las lluvias y en consecuencia, aparecerán más caracoles. Pero también es verdad, que los caracoles y caracolillos, se pueden encontrar durante todo el año (incluso en verano).

Los caracoles, caracolillos o hasta las babosas, no son para tomárselo a chiste. Es más, si no se pone solución, se revisan las plantas, se mira y limpia el jardín, puedes llevarte un auténtico susto al ver las plantas destrozadas. En pocos días, se pueden comer tus plantas y hojas y dejarlas casi muertas.

 

Instrucciones

  1. Por supuesto, hay infinidad de productos en el mercado que sirven para eliminar este tipo de plagas o bien, para prevenirlas y tranquilos, porque también comentaremos algunas cosas al respecto. Pero sobre todo, vamos ha hacer hincapié en los remedios que sean caseros, que cualquiera pueda hacerlo en su jardín, en su patio, en la huerta o incluso en las macetas que podáis tener en el balcón.
  2. No importa que tan grande sea el espacio, aunque evidentemente, a más espacio, más trabajo para tenerlo todo controlado. Por eso es muy importante ir echando un vistazo cada pocos días y comprobar que no hay caracoles. En caso de que haya llovido o chispeado, siempre al día siguiente salir a echar un vistazo y mirad bien que no haya ninguna caracolillo, caracol o babosa, porque es cuando salen a comérselo todo.
  3. En los hogares hay infinidad de alimentos que desperdiciamos o que desechamos pensando que ya no sirven para nada y que se consumen casi a diario y no nos damos ni cuenta. Por eso, hay que tener en cuenta este tipo de alimentos que pueden ahorrarte no sólo muchos disgustos contra estos pequeños animalitos, sino también (y mucho más importante) dinero.
  4. El huevo. Las cáscaras de huevo son uno de los mejores trucos caseros que podáis utilizar. Y no es broma. Lo utilizan la mayoría de los jardineros y payeses para proteger sus siembras y plantas. Obviamente, no os costará dinero. Cuando utilicéis para cocinar un huevo, la cáscara no la tiréis. La guardáis y previamente, la laváis. Que no quede ni un rastro de yema ni de clara. Esto es muy importante hacerlo y lavarlo bien. ¿El motivo? Si la cáscara de huevo la echáis directamente a la tierra, así, sucia de clara y/o yema, pueden terminar las plantas llenas de bacterias, hongos, hormigas, etc. Es decir, que al final estás intentando protegerlas de un animal y la vas a matar por otro motivo.
  5. Tampoco olvides colocarlas al sol y que se sequen. Si os da pereza, reservarlo en alguna caja abierta o sobre algún papel y lo colocáis ya lavado al sol. Vas guardando cáscaras y cuando tengáis varias, empezáis con la protección de las plantas. Lo que se debe hacer, es chafar, trocearlo romper en trozos pequeños. Tampoco hace falta que sea en polvo fino, a trozos pequeños ya vale. Pero que esté limpio y seco, es importante para no llenar la tierra y plantas de hongos.
  6. Los trozos de cáscara de huevo sirve para ahuyentar y combatir a las babosas, a los caracoles, a las caracolillas… Para estos moluscos gasterópodos la cáscara de huevo les da asco e intentar evitarlo a toda costa. Así que te ayudará a que se vayan a otra parte. No olvides colocar las cáscaras de huevo alrededor de las plantas, de la huerta… donde tengas plantas. No importa qué tipo de planta sea.
  7. Además, puedes intentar evitar al máximo que se te plague el jardín de estos pequeños moluscos gasterópodos haciendo pequeñas cosas o intentando tenerlo en cuenta. Por ejemplo, el riego. Es importante intentar no regar en exceso. Que no quede agua estancada, charcos, o regar entre la tarde o noche. Porque a la noche o cuando oscurece, es cuando empiezan a salir estos animalitos. Eso si, siempre deberás tener en cuenta el horario. No lo hagas de día a pleno sol porque puedes quemar las raíces y las hojas de las plantas. Y tened también en cuenta, la estación del año en el que os encontréis.
  8. Si estáis en épocas de lluvia, obviamente, no regareis y será el agua de la lluvia el que riegue. Por tanto, en estos casos, si llueve mucho, lo importante realmente es que vaciéis los tiestos de exceso de agua, los platos de los tiestos, etc. Cualquier agua que quede estancada.
  9. Revisad también muy bien, dentro del tiesto. Mirad bien en ambas caras de las hojas de las plantas (suelen esconderse por la parte de abajo), en la zona de la tierra, al borde de los tiestos y una zona que siempre se olvidan… la zona de abajo del tiesto! Moved el tiesto y observar. Seguramente veréis alguna que otra babosa o pequeña caracolita. Esto luego que come vuestras plantas.
  10. Si tenéis un jardín muy grande y no tenéis tiempo para cuidarlo bien ni dedicarle los cuidados necesarios, puede resultaros muy útil por ejemplo, el uso del riego mediante el goteo. Es muy útil para evitar el encharcamiento en el tiesto o en el plato y así no se pudren las raíces.
  11. Hay otras plagas que son también sumamente importantes de evitar porque una vez que invaden el jardín, hay que ponerle rápidamente remedio y evitar que se eche a perder.
  12. Otro truco que ayuda aunque tal vez sea más efectivo o resulte más útil, para espacios pequeños, es colocar pequeños algodones empapados en aceites esenciales como el de romero, salvia, lavanda y geranio. También podéis echarlo directamente en la maceta, alrededor de las plantas y por todo el borde de la maceta (en el interior, entre la tierra y maceta). Por cuestiones obvias, en un jardín grande es una locura y no resulta factible, pero en pequeñas macetas puede ir muy bien. A estos moluscos les da mucho asco este aroma y se irán a otra parte.
  13. Si disponéis de un jardín con plantas aromáticas, echad un vistazo si tenéis la planta de lavanda, el romero, la salvia, etc. Estas plantas, con su aroma fuerte, les da mucho asco a las babosas y caracoles. Pero ojo, no os dejéis engañar ni tampoco os confiéis. Que estas plantas aromáticas ayuden un poco no significa que elimine completamente a estos pequeños moluscos gasterópodos. Se debe seguir con los mismos cuidados y ser igual de precavidos que si no tuvierais estas plantas cerca.
  14. En cuanto a los productos químicos, se pueden encontrar sin problemas en cualquier jardinería. La mayoría son productos químicos que llevan metaldehido. Cuando las babosas y caracolas se coman el producto, morirán a los pocos días. Es un poco cruel, pero en definitiva, hay que acabar con las plagas si no queréis perder todas las plantas.
  15. De tanto en tanto, también es muy importante ir removiendo la tierra de las macetas o de los parterres o donde tengáis la tierra. De este modo, si hay huevos de caracoles los eliminaréis o podréis en caso de que observéis que hayan muchos, cambiar la tierra. Si hay muchos o muchas bolitas blancas, cuidado. Seguramente, sean huevas de caracoles. En ese caso, lo mejor es eliminar esa tierra y observad las raíces de la planta por si quedara algún caracol o babosa y os matara la planta.
  16. Tened en cuenta siempre que estéis con plagas, eliminar completamente los residuos antes de volver a tocar otras plantas. Por ejemplo, en el caso de hacer una poda o cortar unas hojas o tallos. Si éstos, están estropeados por alguna plaga, después de cortarlo, nunca cortéis otra planta sin desinfectar. Porque si lo hacéis (y casi siempre se hace) podéis contagiar las demás plantas. Por ello, es muy sencillo el cómo desinfectarlo. Coged un trapo limpio o algodón y aplicarle alcohol. Limpiar las cuchillas de las tijeras y limpiarlas bien. De este modo, ya estarán listas para volver a cortar otra planta sin peligro de contagio.

Que Necesitas

  • Cáscaras de huevos. Qué estén bien limpios sin rastro de yema ni de clara y dejarlo secar.
  • Plantas aromáticas: la salvia, el romero, la lavanda, etc.

Consejos

Es muy importante la prevención. Por ese motivo, hacemos hincapié en hacer una revisión cada X días. No todos/as podréis hacerlo a diario y es imposible comparar una pequeña terraza, un balcón con cuatro tiestos o un jardín enorme… por ese motivo, almenos una ojeada a la semana, no vendría mal y es mejor prevenir que curar. Porque una vez que las babosas o caracoles se hayan comido vuestras plantas, habrá después, que valorar cómo han quedado. Si estás de suerte, tal vez sólo estuvieran ahí y hayas llegado a tiempo, en pequeña medida será unas mordidas en las hojas… pero ¡ay, como se hayan comido las verduras o frutas!

Tampoco os olvidéis no sólo de mirar si hay babosas, caracoles caracolillas, etc. Hay muchas otras plagas que son iguales de problemáticas, como las plagas de hormigas, la cochinilla, la araña roja, el pulgón, etc. Hay que revisar por lo menos semanalmente las plantas e ir ojeando si hay alguna que está pocha o si tiene plagas.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.