Sembrar fresas es una actividad muy divertida para realizar en familia. Los más pequeños de la casa no solo disfrutarán de las labores de cultivo sino que en poco meses podrán estar recolectando y degustando estas sabrosas fresas. De esta manera sembrar fresas se convierte en una forma muy entretenida de iniciar a los niños en el mundo de la jardinería. El cultivo y cuidado de esta planta es muy sencillo y apenas exige trabajo. La fresa es muy resistente a las altas temperaturas, ya que el origen de su planta se encuentra en zonas de clima tropical.

Con un poco de paciencia y unos cuidados mínimos podrás recoger tu fruta directamente de la planta en apenas dos meses. Todos conocemos los beneficios de comer fruta fresca y ecológica que no haya sido tratada con químicos pero hacerlo no siempre resulta sencilla. Las frutas ecológicas suelen ser más caras que las de cultivo común por lo que no solemos adquirirlas. Sembrar fresas en tu jardín o huerto te permitirá tener acceso a una fruta de calidad de manera gratuita.

Y si no posees ninguno de estos espacios de cultivo tampoco debes desanimarte porque la fresa crece perfectamente en macetas. Si estás interesado en sembrar fresas y quieres saber cómo hacer todo el proceso continúa leyendo, a continuación de lo explicamos detalladamente.

¿Que necesitas para sembrar fresas?

  • Plantones
  • Tierra
  • Un lugar caluroso y soleado

Instrucciones para sembrar fresas

  1. A la hora de sembrar fresas el primer paso que debes realizar es el de seleccionar la variedad que deseas plantar. Existen muchos tipos de fresa. La fresa perpetua da fresas durante todo el año durante un periodo de cinco años. Es una planta perfecta para climas templados. Si habitas en un lugar de clima frío debes tener cuidado de sembrar fresas en el interior y cubrirlas con un plástico, a modo de hibernadero. La planta de fresas de verano solo da frutos en esta época del año. Sin embargo ofrece un gran número de frutas en esta época a los dos meses de haberlas plantado. Existen muchos más tipos de planta de fresa y tu selección dependerá de para que las quieres, por ejemplo la planta de fresa Day neutra da frutos durante to el año, aunque son algo escasos. Es una buena opción si deseas tener una planta para consumo propio a lo largo de todo el año. Por otra parte la planta de fresas alpinas ofrece frutos más pequeños pero con más sabor que resultan perfectos para elaborar mermeladas. Analiza con detalle las características de cada variante y decántate por la mejor opción para ti. Si no estás seguro de cuál es la planta que mejor se ajusta a tus necesidades y al clima de donde vives puedes preguntar en tu tienda de jardinería más cercana, seguro que pueden orientarte perfectamente.
    berry-197078_640
  2. En cuanto hayas seleccionado el tipo de fresa que te interesa debes conseguir los plantones. Es mucho mejor sembrar fresas con plantones y no con semillas. Si te decantas por la última opción pasará al menos un año hasta que puedas ver crecer las primeras fresas mientras que si eliges la primera puedes conseguir frutos en apenas dos meses. De todas formas al final del artículo te damos algunos consejos por si deseas sembrar fresas desde las semillas.
  3. Los plantones que puedes adquirir en cualquier tienda de jardinería vienen en una maceta. Lo ideal es que las trasplantes en cuanto llegues a casa evitando, de esta forma, que se apelmacen y se compacten las raíces.
  4. Debes recordar cultivar las fresas en la época correcta del año. Esto depende de la variedad de fresa que hayas adquirido infórmate muy bien al respecto. Las fresas alpinas se siembran en primavera y las perpetuas en otoño, por ejemplo.
  5. Escoge el lugar en el que vas a sembrar tus fresas. Que sea un lugar con mucha luz. Este punto resulta fundamental si vas a plantarlas en el jardín o en el huerto, aunque no será de tanta importancia si lo haces en una maceta, ya que podrás moverla con facilidad. Asegúrate de que el lugar en el que las plantes, ya sea en maceta o directamente en el suelo cuenta con un correcto drenaje.
  6. Remueve la tierra para que esta esté oxigenada y elimina las malas hierbas y semillas indeseadas. Las fresas necesitan muchos nutrientes así que es buena idea que ñadas una capa de mantillo a la tierra.
  7. Haz pequeños hoyos en la tierra e introduce las plantas en ellos. Ten cuidado de no cubrir con tierra la corona de la planta. La corona es la zona baja del tallo que es más gruesa y desde la que salen los tallos secundarios y las hojas. Coloca la corona a ras de suelo y cubre las raíces.
  8. Coloca cada planta a unos treinta centímetros de separación para que las fresas tengan espacio de sobra para crecer y desarrollarse sin molestase unas a otras.
  9. Una vez plantadas las fresas debes asegurarte de regarlas frecuentemente. Las fresas necesitan mucho agua pero debes tener cuidado de no encharcarlas. Riégalas frecuentemente pero poco. Que la tierra quede humedecida. Riega unicamente sobre las raíces y la corona, nunca sobre las frutas ya que de esta forma podrían pudrirse.                           strawberries-196798_640
  10. Arranca las flores que vayan saliendo. De esta forma estarás fortaleciendo las raíces de la planta y esta crecerá sana y fuerte.
  11. Arranca también los estolones. Los estolones son los brotes de nuevas plantas que surgen. Las fresas son una especie invasiva y se reproducen muy rápidamente. Sin embargo con los estolones las plantas se debilitan y producen menos fresas, por esta razón hay que cortarlos. Además al cortar los estolones estarás consiguiendo nuevos plantones para volver a sembrar en el futuro.
  12. Cuando las fresas sean de color rojo puede iniciar la recolección. Eso sí, recuerda lavarlas antes de comerlas.strawberry-7649_640

Consejos para sembrar fresas

  • Tal como te comentábamos plantar fresas desde semillas es algo mucho más difícil y las fresas tardarán bastante tiempo en salir. Si aún estás interesado en plantar las fresas de este tipo debes actuar de un modo similar al de plantar por medio de plantones. Realiza pequeños hoyos (de poca profundidad) en la tierra y coloca varias semillas en cada agujero. Entre 2 y 5 semillas en cada una. Riega la tierra abundantemente y cubre la maceta con un plástico. En cuanto la planta hay comenzado a crecer y su crecimiento se vea impedido por el plástico retíralo. Asegúrate de que las fresas reciben mucho sol y calor. En invierno coloca las fresas cerca de una fuente de calor. Cuida todo el tiempo de que la tierra esté suficientemente humedecida.
¿Te ha gustado?
60 usuarios han opinado y a un 93,33% le ha gustado.