¿Conocéis la Stevia? Este  arbusto tiene grandes propiedades culinarias y medicinales, además, podéis cultivarlo en tu hogar.  Por esta razón, está siendo muy utilizada en la mesa de los españoles.

Esta planta (stevia rebaurdiana Bertoni) no llega al metro de altura y se reproduce especialmente en Centro y Suramérica; sin embargo, esto no impide que la cultivéis en nuestro país porque se adapta fácilmente a cualquier medio.  En virtud de esto, no necesitáis un terreno netamente fértil. Aunque hace cierta resistencia a muy altas temperaturas, en España su cultivación ha sido exitosa.  ¡Increíble! La podéis sembrar en tu casa sin ningún problema y disponer de ella cuando queráis.

En este artículo te explicamos cómo y por qué tomar Stevia

La Stevia puede sustituir sin problemas al azúcar y endulzar hasta 200 veces más; sin embargo, esta condición no la hace dañina como el azúcar procesada, por el contrario, su aporte calórico al cuerpo es nulo, mucho menos produce grasas saturadas.

Esta planta genera hidratos de carbono, grasas o proteínas; contiene vitamina A, B, E y componentes como fósforo, calcio, magnesio, hierro, zinc, sodio y potasio entre otros.

Aun por el poder edulcorante actúa contra la diabetes, la stevia estimula la producción de insulina, incluso actúa como un diurético para los mismos diabéticos. Pero lo más interesante e importante, es que actúa contra la enfermedad, además  la previene.

Por otra parte, entre las noblezas de esta planta encontraréis que refuerza el sistema inmunológico porque regula la presión arterial. Además, actúa como estimulante de la digestión, es un gran antioxidante, un fuerte cicatrizante y bactericida.  Puedes, además, utilizarla como dentífrico para eliminar la placa bacteriana y para el cuidado de la piel. Estas son sus bondades.

Stevia: cuál plantar, cómo y cuándo

Los usos de la Stevia varían según su propósito o gusto del que la utiliza.  La podéis usar como hojas deshidratadas o fresca, de todas formas tiene el mismo beneficio. Para conseguirla, en herbolarios o por Internet.

Instrucciones para cuál plantar, cómo y cuándo

Para la siembra

Cultivar la Stevia resulta sencillo y sin complicaciones.

  1. En primer lugar necesitáis un terreno arenoso y no demasiado fértil; procura que tenga un buen drenaje para favorecer su crecimiento. En caso contrario, una maceta sería suficiente para sembrar hasta dos tallos, pero depende de vuestra necesidad.
  2. Es recomendable plantar los tallos sin flor no mayor de 10 cm. (esquejes) para que se enraícen, en vez de utilizar las semillas.
  3. Elimina las hojas que están al final del tallo para enterrarlo fácilmente, luego presiona la tierra con tu mano para que se compacte.
  4. Luego, no debéis exponerla al sol directamente ni a las corrientes de aire, antes de 30 días, porque el sol  la deshidrata y puede impedir el desarrollo de sus raíces.  La tierra debe estar húmeda hasta que aparezcan las primeras hojas, lo cual indica que ya tiene raíces. Después, puede seguir el proceso natural de desarrollo (mucha luz y poca agua) lo cual es el ambiente propicio.
  5. Solamente riégala cuando veáis que la tierra no está húmeda.
  6. Si cultiváis diferentes tallos, debes dejar una distancia entre ellas.

La estación

El cuidado del cultivo varía según la estación.

  1. En el verano debéis regarla todos los días. La temperatura óptima para el desarrollo es de 24°C aproximadamente.
  2. Durante la primavera y el otoño debéis regarla cada 2 o 3 días, pero no saturarla de agua, solo cuando la tierra esté seca o cuando  el viento sea fuerte.
  3. Durante el invierno, debido a la condición climática, el riego de la planta es mínimo para evitar que las raíces se pudran. Debéis resguardarlas  dentro de la casa o protégelas con mantas térmicas.  Recuerda cuidar la raíz para que brote otra nueva planta y no repitas todo el proceso de cultivo.
  4. El desarrollo de la stevia se da mejor al principio del verano con la luz intensa del sol y esto contribuye a su mayor dulzor.
  5. Esta planta florece al iniciar el otoño. Sus flores son blancas y claras.

El abono

  1. Si tienes abono orgánico, debéis solamente utilizarlo una vez al año durante la primavera.
  2. Puedes prescindir del abono orgánico, y utilizar abono mineral o químico pero no en exceso, porque daña el crecimiento de la planta; más bien se recomienda su uso cada 50 o 60 días cuando ya la hayas transplantado. El uso de este tipo de abono requiere un mayor cuidado y atención en el desarrollo de la planta.
  3. No te preocupes por los plaguicidas porque ella no sufre de ninguna plaga o enfermedad. Sin embargo, se dan casos en que es afectada como ocurre con otras hierbas similares, por eso debe haber control preventivo.

Cosecha

  1. Cuando la planta ya completó su desarrollo, tómala con mucho cuidado, porque la stevia es muy frágil.
  2. El tiempo adecuado para la cosecha es en septiembre e inicio de octubre.
  3. Coséchala completamente cuando ya están brotando las flores, no cuando estén totalmente abiertas porque la planta tendrá entonces un gusto amargo; en caso contrario, no esperes que se abran más de 5 flores.
  4. Para quitar sus hojas utiliza preferiblemente unas tijeras de podar.
  5. Realiza la cosecha en horas de la mañana porque ahí se encuentra su mayor concentración de azúcar.
  6. Pódala en otoño y déjala a una altura de 10cm. Podéis secar las hojas en tu casa, no es necesaria la luz directa del sol, procura que tenga adecuada temperatura.

 

¿Que necesitas para cuál plantar, cómo y cuándo?

  • Podéis encontrar el estiércol, abono o sacos de arena preparada en cualquier vivero.
  • Spray o rociador.
  • Macetas con drenaje.
  • Tijeras de jardinería.
  • Abono.
  • Mantas térmicas.

Stevia: cuál plantar, cómo y cuándo

Consejos para cuál plantar, cómo y cuándo

  1. Te recomendamos el uso de un spray para rociar la planta en temporadas de altas temperaturas.
  2. La stevia es sensible a las temperaturas altas y se deshidrata de forma rápida, lo que provoca que sus hojas se decaigan; pero al regarlas se recuperan rápidamente.
  3. Si deseáis conservarla durante todo el año, debéis trasplantarla a un lugar definitivo para lograr su máximo crecimiento.
  4. Si la stevia tiene más de 3 años su capacidad productiva se aminora, os aconsejo reemplazarla.
  5. Los brotes de stevia debéis plantarlos inmediatamente, sino mantenlas en un jarrón con agua.
  6. El abono orgánico siempre resultará mejor que el químico porque la stevia no necesita mayores nutrientes ya que puede ser plantada en un jardín de plantas comunes.
  7. Como la stevia no requiere de luz intensa, podéis colocarla cerca de la ventana.  Os recomiendo que en invierno la guardéis en la casa, la calefacción de la casa permitirá mantener una temperatura constante para sobrevivir.
  8. No insistáis en cultivar stevia en las altas temperaturas porque corréis el riesgo de que muera la planta. Espera a que pase la época de invierno.
  9. Si deseáis alcanzar el mayor concentrado de los nutrientes de la stevia, pódala antes de la floración.
  10. Podéis utilizar el horno para ayudar a secarlas o deshidratarlas. Antes os recomiendo triturarlas para que libere su poder edulcorante, y permanezcan así durante años.
  11. Para conservarlas utiliza un recipiente hermético.
  12. Una sola hoja es suficiente para endulzar cualquier infusión, té y café.
  13. Puedes utilizarla como ingrediente en las salsas y se tornará agridulce, como aderezo de ensaladas.
  14. La stevia es apropiada en la preparación de los postres (mermeladas, dulces, helados), pero en menos cantidad, porque al hornearse su dulzor se intensifica.
  15. Se puede encontrar procesada en polvo o líquido. En polvo, la dulzura es aún mayor que al natural.
  16. Para realizar un extracto casero podéis hervir 500ml de agua. Lo retiráis del fuego y lo vertéis en un frasco de vidrio y le añades 25 gr. De hojas secas finamente picadas.  Si deseáis 2 vasos debes utilizar ¼ de taza de stevia.  Luego cubres la infusión y dejáis reposar toda la noche.  Por la mañana coláis la infusión que se ha tornado verde oscuro.  Dejáis reposar y lo guardas en una botella cerrada dentro de la nevera. Una cucharada de esta infusión es similar a la cucharada que le dais al café para endulzar con el azúcar.
  17. Puede ser mezclada con especias como la canela. Además combina muy bien con el azúcar, panela y melazas.
  18. Podéis preparar una melaza si hierves la stevia en agua a fuego lento hasta que se convierta en algo parecido al sirope. Bien conservada os puede durar varios meses. Hay quienes hacen una infusión añadiendo brandy o vodka; luego la cuelan y la hierven a fuego lento hasta conseguir una melaza y darle un uso parecido al de la miel de caña.
  19. Debéis saber que su dulzor varía dependiendo de su calidad. Por otra parte, cuando se utiliza en las preparaciones de postres, su poder edulcorante aumenta cuando estos se consumen un día después os conservan por varios días.

El uso de la stevia está aprobado por la medicina.  Sin embargo, cada organismo reacciona de manera diferente y algunos muestran reacciones alérgicas ante algunas hierbas. Debéis preguntar al médico antes de utilizarla de forma terapéutica, sobre todo si sois diabético o estáis embarazada.  El médico os dará mejores sugerencias para su uso.

¿Te ha gustado?