Todo sobre la hiedra

Contenido del Artículo

De las enredaderas más duraderas, fuertes, resistentes y bonitas tenemos a la famosa hiedra.

Una planta en color verde, con unas hojas grandes, brillantes y lucen muy bien que se pueden incluir hasta en los ramos de flores. Aunque el uso más común y para lo que sirve realmente, es para “tapar”, enredar… de hecho, luce muchísimo y es muy utilizada para tapar las imperfecciones de muchas vallas y hasta se pueden ver las hiedras trepadoras en algunas fachadas de casas que las hacen lucir con un aire majestuoso.

Eso si, como en cualquier tipo de enredadera y/o planta, también tiene su parte menos agradecida… la poda. No es que sea algo complicado (porque no lo es) pero si es necesario a no ser que queráis un espacio asilvestrado, podarlo de manera regular y hacerlo correctamente, para que no se vuelva leñosa y se os eche a perder la forma o la hiedra en general. Porque si se hace mal o se seca y vais dejándolo, se os transformará en trozos de leña que si es “mayor” puede ser de más de cincuenta centímetros de diámetro.

Instrucciones

  1. Las hiedras pueden ser muy diferentes porque hay bastantes familias entre ellas. Algunas tienen pequeñas manchitas en color blanco, otras en amarillo, algunas son de hojas muy grandes de color verde, las hay más pequeñas, con más o menos forma en triangular, etc. En definitiva, que no todas las hiedras son iguales.
  2. En cuanto a su colorido, predomina el color verde. Un color muy llamativo si se mantienen bien cuidadas sus hojas. Y creernos si os decimos, que son fácilmente tratables y no necesitan grandes historias para que luzcan preciosas. Eso si, si no se cuidan bien, rápidamente se estropean y pueda echarse a perder completamente, toda la enredadera. Por tanto, merece la pena estar cuidándola un poco, que tampoco sus cuidados son tantos…
  3. La hiedra es una planta trepadora, así que debes tenerlo en cuenta si decides tenerla en tu casa. Por ejemplo, sería una lástima si quieres tenerla y mantenerla en un tiesto porque obviamente, ella necesitará crecer. Ya sea hacia arriba, hacia abajo, trepar haciendo formas, etc.
  4. Se pueden tener tanto para interiores como para exteriores aunque en el caso de que sea en el interior del hogar, deberá tenerse en cuenta ciertos aspectos. Ano de ellos y el más importante. Si tenéis en vuestro hogar mascotas, debéis tener en cuenta que esta planta es tóxica. Por tanto, mucho cuidado en dónde se coloca la hiedra y que sea una zona donde las mascotas no puedan comerse sus hojas ni chuparla. Porque en menor a mayor grado puede entre intoxicarse y producir la muerte de vuestro animal. Lo mismo con los bebés. Cuidado que no manipulen esta planta ni la toquen. Porque los más pequeños, siempre tienden a chuparse los dedos y llevarse las manos a la cara o boca.
  5. Por tanto, en el interior siempre colocarla con sumo cuidado y en zonas altas a poder ser. De hecho, teniendo en cuenta que son plantas trepadoras y que se enredan, es muy fácil hacerla la forma que se desee, jugar a que ella misma con la ayuda de algún palo, empiece a trepar hacia arriba o recolocarla y hacer una original forma ovalada.
  6. Por contra, si quieres plantarla en el jardín, que es donde más se utiliza y donde mejor crecerá, atención a lo que puede venirte con el paso del tiempo. Lo bueno: rápidamente, con pocos cuidados, observarás que la planta empieza a crecer. Pero cuidado, porque la parte negativa es, precisamente, que estamos hablando de una planta que es invasora. Y cuidado, si la recortáis o cuando sus hojas caigan, no las olvidéis en el suelo o el parterre. Porque de hecho, hacer eso, es sinónimo de dos cosas: por una parte, que puedan acechar los roedores y hacerse su cobijo. Sobre todo en épocas de verano o zonas muy calurosas. Gracias a la hiedra, se hacen una casa más seca y húmeda y se os llenará de roedores. Por otra, poco a poco, la hiedra echará raíces y al ser invasoras, empezará a enganchar al suelo o dónde haya tierra (incluso en piedra) y de ahí, empezará a engancharse.
  7. En primavera, la hiedra florece. Aparecen unas hojas pequeñitas en una tonalidad entre blanca y amarilla, que parecen pequeñas bolitas. Cuidado en ésta época, cuando florece, porque puede llenarse de avispas.
  8. La hiedra realmente ha sido una mezcla y se ha convertido en lo que ahora es. Puede encontrarse muchas variedades de esta planta, como ya dijimos. Algunos ejemplos, la de Argelia, la de Azores, la de las islas Canarias, la de Irlanda, la típica que se le llama la hiedra común, etc. Y no todas, son tampoco iguales. La hay más verde, la común. La manchada, la que es amarilla, la roja, etc.
  9. Aunque pueda parecer que esta planta trepadora crece muchísimo casi cada mes, realmente no lo es tanto. Es más, dependerá también del lugar donde se plante, sus cuidados, si le da mucho el sol, se le riega lo suficiente (pero no demasiado), si tiene ya un tiempo y está crecida la hiedra y frondoso… siempre da la sensación de que hay mucho más, otra cosa será que haya poca cantidad y se nota más la cantidad real de hojas. Porque como curiosidad, el crecimiento de esta planta cada mes, es de no más de cincuenta centímetros.
  10. Muy importante es cortar y podar cada vez que la hiedra crezca demasiado, y sobre todo, recoger bien todo lo que caiga de esta planta. Repetimos que al ser invasora, si algo va quedando en el suelo, con más facilidad que otra cosa, se puede arraigar y sacar raíces. De hecho, es una planta trepadora resistente y puede salir y crecer en cualquier parte. Desde el suelo con tierra, en las paredes, entre piedras, en muros, etc. Pero lo que a priori puede parecer algo ventajoso y bueno, como en el caso en el que se destina esta planta trepadora para tapar imperfecciones en las paredes, en muros, o colocarlas en las vallas para que luzca mejor y sea más bonito, también puede ser un inconveniente. 
  11. El inconveniente, es básicamente en que invade todo y si se coloca en paredes, al final las raíces se van pegando y puede erosionar o romper piedras, muros y en el peor de los casos, cuando las raíces tienen años, hacen un tronco leñoso bien grueso y grande que puede incluso ser de más de cincuenta centímetros de día metro. Imaginaros…

Que Necesitas

  • Tierra abonada.
  • La planta: hiedra.
  • Un pico, una pala.
  • Agua para regar.
  • Un palito o algo que sujete el pequeño trozo de hiedra y poder enredarlo si queréis que trepe.

Consejos

Esta planta invasora y trepadora (que ahora vuelve a estar muy de moda) y que se le da infinidad de usos por lo versátil que es, suele proliferar casi sin problemas. Si se cuida, por poco que sea, crece rápidamente y es muy vistosa. Ahí se ven las vallas con esta enredadera que queda precioso y le da un aire majestuoso precioso. Otra cosa, es el trabajo que lleva mantenerlo. Entre su mantenimiento con el riego, la poda…

También queda muy bien para cubrir pérgolas, carpas, pequeños arcos en los jardines y estar bien fresco en épocas de mucho calor.

Hay que hacer una buena poda desde los inicios. Si se va dejando y cuando se cortan las hojas se dejan caer sobre las nuevas, no se retiran las ramas y no se limpia bien para que se airee, al final, irá quedando las anteriores hojas secas y podridas dentro de las nuevas y puede echar a perderse la nueva hiedra y la parte leñosa, hacerse más fuerte. Si esto sucede, al final, la parte leñosa predomina sobre las ramas de hojas y no nacen más hojas nuevas y los troncos echan a perder la trepadora.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.