Aprende con Doncomos.com a trasplantar una planta con total seguridad, sigue nuestras instrucciones y consejos, verás que es simple y sencillo.

Deberás tener en claro los motivos para realizar el cambio de ubicación y el sitio del nuevo emplazamiento, analizarlo y preparar el terreno en caso de que este fuera al suelo del jardín y tener los materiales y herramientas necesarias.

Los trasplantes pueden ser originados por muchos  motivos, algunos pueden ser  porque la planta se a desarrollado mucho y la maceta ya no puede contener sus raíces; porque la tierra ha perdido los nutrientes naturales y hay que cambiarla; porque el lugar donde crece se va a utilizar con otros fines; porque se prefiere cambiar de ubicación la planta o el arbusto por estética, etc; hay un sin fin de posibilidades que surgen para hacer necesario el trasplante.

Cómo trasplantar una planta.

Hay que tener en cuenta que cuanto más joven sea la planta y más pequeña, mayor es la probabilidad de éxito que tendrá el trasplante.

Para las plantas herbáceas y arbustos de hojas perennes la mejor época para realizar los trasplantes es el fin del invierno y el principio de la primavera, antes de que haya comenzado la explosión primaveral.

Para los arbustos de hoja caduca el mejor momento es el otoño cuando haya perdido sus hojas y haya comenzado su reposo invernal.

Cómo trasplantar una planta.

Con las siguientes explicaciones, cualquier persona puede realizar los trasplantes aunque no sea un experto en la materia, solo con un poco de tiempo, ganas y confianza se puede ejecutar el cambio con una buena garantía de éxito, en caso de arbustos de gran tamaño es preferible tener la ayuda de otra persona para poder manejar el peso con seguridad y evitar la posibilidad de lesiones sobretodo en la espalda.

A continuación daremos una serie de instrucciones y consejos con los que llevar adelante un trasplante con total seguridad y garantía de éxito, no olvidemos que la vida de la planta está expuesta en esta operación.

¿Que necesitas para trasplantar una planta?

Para plantas de pequeño porte:

  • Maceta de tamaño adecuado.
  • Grava o piedras pequeñas.
  • Tierra con abono orgánico.
  • Zarpa u otra herramienta similar.
  • Pala pequeña.
  • Guantes.
  • Agua.

Para plantas de mayor tamaño o arbustos a plantar sobre el suelo:

  • Tierra con abono orgánico,
  • Zarpa u otra herramienta similar.
  • Tijera de mano.
  • Pala pequeña.
  • Pala de punta.
  • Pico o azada.
  • Pala tipo geolia (ideal para excavar el cepellón).
  • Guantes.
  • Agua.

Instrucciones para trasplantar una planta

  1. Una vez que hayamos decidido que planta vamos a trasplantar y la nueva ubicación, se procede a prepararla para el trasplante, si la planta o arbusto es grande se le realiza una poda para darle forma y que sea más sencilla de manejar, con el objeto de que al manipularla no sufra roturas de ramas importantes, también para compensar las raíces que se pierdan en el proceso ya que luego con menos raíces le es más difícil alimentar a la planta completa. Si la planta es pequeña no hace falta esta precaución.
  2. Se procede al retiro del cepellón, si está en una maceta se vuelca la misma y con cuidado se tira del tronco principal, muchas veces es necesario dar unos golpes sobre la misma maceta mientras se va girando para que se suelte del tiesto. Si está plantada en un jardín sobre tierra, se realiza una excavación alrededor de la misma con el fin de dejar libre el cepellón, la distancia de separación de la excavación con el tronco principal será dada por el tamaño del arbusto, cavar una zanja profunda alrededor del cepellón cortando las raíces y luego por debajo haciendo palanca y cortando las raíces más grandes con la pala o con la ayuda de un hacha. Una vez que este suelta se puede mover desde el mismo tronco con cuidado hasta que se suelte del todo. Para esta operación se recomienda haber mojado la zona el día anterior.
  3. Una vez desprendida la planta o el arbusto, se procede a preparar las raíces, si se va a trasportar a otro sitio lo mejor es soltar la tierra suelta y envolver todo el cepellón con  plástico o tela para evitar que se rompa y deje las raíces desnudas. Si el sitio es cercano es conveniente tener el hoyo excavado de antemano. Es conveniente peinar las raíces periféricas si están muy compactadas por el desarrollo en la maceta, con una zarpa se desprenden a todo alrededor del cepellón.
  4. Si se va a colocar en una maceta, lo primero es preparar el drenaje, ya sea con una capa de grava o piedras pequeñas colocadas en el fondo de la misma sobre el o los orificios de salida de agua, luego se coloca una capa de tierra abonada o mantillo lo suficientemente alta para que al alojar la planta llegue el cepellón hasta unos 7 centímetros por debajo del borde superior de la maceta. Compactamos la tierra con las manos para que no queden huecos de aire, colocamos el cepellón y rellenamos con tierra alrededor mientras vamos compactando con la mano hasta llegar a unos centímetros por debajo del filo superior de la maceta. Si la planta será colocada en la tierra, se debe comprobar que el hoyo sea de mayor tamaño que el cepellón, se procede de la misma manera que antes pero no se coloca la capa de drenaje, se procede a la colocación del mantillo o tierra abonada, se compacta con la mano, se coloca la planta y se va rellenando y compactando hasta llegar a la parte superior del terreno.
  5. El primer riego suele ser abundante para que toda la tierra tome humedad con el fin de que se asiente y que la planta quede firme sobre todo los arbustos de buen tamaño. Una vez que se haya realizado el primer riego se procede al riego habitual de mantenimiento. En el caso de la tierra haya bajado de altura, se repone hasta llegar a unos centímetros por debajo del borde de la maceta o en la plantación sobre el suelo se debe completar hasta el nivel del terreno. Es conveniente realizar una pequeña poza alrededor del tronco para contener el agua de riego y que no se expanda o se pierda.

Consejos para trasplantar una planta

Si se puede elegir el momento para realizar el trasplante este debe ser antes de la formación de nuevos brotes, el final del invierno es una buena fecha para que se pueda realizar.

Una planta o arbusto joven va a resistir el trasplante de mejor manera que uno más longevo.

Cuanto más pequeña sea la planta a trasplantar mejores resultados.

Es importante observar el comportamiento posterior al trasplante de la planta para ver si presenta síntomas de alguna carencia o sufrimiento y así tomar las medidas necesarias.

Es conveniente no utilizar fertilizantes químicos hasta que la planta este totalmente recuperada y presente signos saludables.

¿Te ha gustado?
27 usuarios han opinado y a un 92,59% le ha gustado.